Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Reseña: Vivir o no vivir con una pantalla 8K en tu cuarto

Probamos durante unas semanas la pantalla Q800T 8K Smart TV de Samsung y estas son nuestras impresiones.
vie 13 noviembre 2020 06:00 AM
Q800T 8K Smart TV de Samsung

¿Qué tanto necesitamos una pantalla 8K en nuestras vidas? Durante tres semanas probé el modelo Q800T 8K Smart TV de Samsung y les cuento mis impresiones.

En este caso utilicé la pantalla Q800T QLED 8K Smart TV de Samsung. Esta viene en tres tamaños: 65, 75 y 82 pulgadas con precios desde los 80,000 pesos hasta los 180,000. Es posible que muchos de estos precios sean diferentes de hoy al 20 de noviembre gracias al Buen Fin , o que incluso recibas algún tipo de bonificación en tu compra en retailers como Costco o Best Buy.

Lo primero que nos solemos preguntar cuando tenemos una pantalla 8K es si vale la pena tenerla, por un lado sabemos que hay poco contenido desarrollado en esta resolución en el mercado, la mayoría en plataformas como YouTube o Vimeo, sin embargo, este televisor cuenta con inteligencia artificial y un procesador Quantum 8K capaces de optimizar contenidos de menor calidad. Siendo este punto, tal vez, uno de los más relevantes.

Publicidad

A este procesador, le acompaña también un modo inteligente que modifica la imagen y el sonido de acuerdo con el lugar en donde está colocado y el contenido que se está viendo. En ese sentido, durante las semanas que tuve a prueba esta pantalla, pude notar cómo del día uno al último, la resolución del contenido mejoró, especialmente en aquellas series que vi repetidamente durante este tiempo. Cabe señalar que este trabajo de mejora en la imagen a través de IA es parte de una tecnología que la empresa viene desarrollando durante, al menos, los últimos 3 años.

Regresando al tema de 8K, si bien ahora no hay suficiente contenido al respecto y no tenemos claro cuándo comenzará a generarse de manera masiva, lo que queda claro cuando uno adquiere este tipo de televisores es que lo que se está comprando es una experiencia inmersiva que te permita ver hasta el más mínimo detalle del contenido que tienes enfrente.

Ahí, este televisor tiene algunos pros clave, el contenido que presenta siempre es vívido, con contrastes bastante evidentes y negros que son realmente negros.

Video 8K
Aunque difícil de captar en una foto, lo que encontré es que la pantalla daba colores vivos y negros que realmente son negros.

Además tiene una cobertura anti reflejos que es clave para poder apreciar en todo momento el contenido y se puede decir que también es posible verlo desde casi cualquier ángulo sin perder imagen. Durante el tiempo que la tuve, la pantalla tuvo que “vivir” en mi cuarto, porque es el único lugar en donde cupo, y normalmente cuando vemos algo en este lugar, luchamos contra el brillo que viene de la calle y con nuestro propio reflejo. Pocas veces podemos ver lo que ocurre en escenas oscuras, por ejemplo, y creo que esto sí cambió al tener la Q800T de Samsung.

Pantalla anti reflejo
La pantalla anti reflejo y la posibilidad de ver el contenido casi en cualquier condición y posición también son un plus.

Por otro lado, parte de la inteligencia que tiene este televisor está en todas las optimizaciones disponibles: además de la escalabilidad a 8K, también tiene un modo de mejora para películas, tiene también un sensor de luz que ajusta automáticamente el brillo de la pantalla según se necesite e incluso adapta el audio rastreando las escenas que estás viendo. Tiene también un mapeo dinámico de tonos de HDR10+ con lo que logra ajustar el color y el contraste escena por escena.

Publicidad

Podemos decir que la parte visual es muy buena y eso que estamos viendo contenidos que no requieren ni de 8K, ni de 4K ni de gran “trabajo” por parte de la pantalla. Sin embargo, donde pude ver algo más de poder es cuando se usa para gaming.

En este caso, de entrada tiene la función de reconocer inmediatamente qué se conecta al puerto y pone en automático el “modo juego”. Aquí lo probamos con un Playstation 4 Pro y notamos que el movimiento es muy sutil, sin desenfoques en las escenas más rápidas. Además cuenta con un puerto HDMI 2.1 (y otros tres 2.0), lo cual permitirá poder usar consolas de la siguiente generación.

Videojuegos en una Samsung Smart TV

Cabe recalcar que en casa usamos la pantalla únicamente a través de la app de SmartThings, que permite integrar todos los aparatos conectados en un solo “control”, lo cual se vuelve funcional porque no tienes controles por todas partes.

También tiene integraciones con asistentes inteligentes como Alexa, el cual probamos en casa, Google Assistant y Bixby de Samsung. Algo que no probé, pero que existe en estas pantallas de Samsung, es la posibilidad de transmitir lo que tienes en el teléfono con tan sólo acercarlo al televisor.

Por último, en cuestión de diseño, este televisor sigue mucho la tendencia de otras propuesta de Samsung en años anteriores, con biseles delgados y líneas muy estéticas, escondiendo prácticamente todos los cables. Además se integra al ambiente en el que se encuentra incluso cuando está apagado.

Ahora, ¿qué opino sobre la pantalla? La verdad es que sí da una experiencia muy inmersiva y de las que he probado, tal vez es la que mejor imagen ha presentado. Si bien el 8K no es todavía algo que vemos por todas partes, como toda tecnología, es una tendencia que tarde o temprano sucederá. La pregunta aquí es si quieres y puedes desembolsar este dinero y qué tan importante es para ti tener una experiencia así en calidad de imagen. Para mí, la respuesta es que sí extraño tener esta pantalla en mi cuarto.

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad