Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Quién es Travis Kalanick, el polémico cofundador de Uber?

Tras la filtración de los Uber Files han surgido dudas en torno al empresario y programador estadounidense que fundó la empresa de movilidad y cuyo perfil está plagado de polémicas y demandas.
lun 11 julio 2022 04:10 PM
travis kalanick
El empresario tuvo un mal encuentro en México y en París.

La historia de Travis Kalanick, fundador de Uber, está llena de polémicas y demandas que este domingo terminaron de salir a la luz gracias a los Uber Files; una investigación que logró el acceso a más de 124,000 documentos que evidencian los tratos del ex CEO.

Desde muy jóven, Kalanick supo fusionar la ambición por los negocios con la tecnología, siempre acompañados por su particular personalidad e irreverencia. Incluso, se puede decir que la historia de la app de movilidad comienza en México, cuando el ejecutivo se encontraba en un viaje de negocios en Tulum y no le pareció justa la tarifa que quería cobrar el taxista. En lugar de pagar, saltó del vehículo en movimiento y decretó que odiaba el modelo de negocio de los taxis.

En numerosas entrevistas, el empresario mencionaba que una de sus principales premisas en la vida era resolver problemas que aparentemente no tienen solución. Irónico pensar que alguien así esté envuelto en tantos escándalos.

Publicidad

El joven Travis Kalanick

Kalanick creció en los suburbios de Los Ángeles. Es hijo de judíos vieneses que migraron a Estados Unidos en el siglo XX. Desde siempre se presentó como un niño con muchas ambiciones y en la escuela era conocido por ser sumamente competitivo.

Su primer empleo fue de adolescente, vendiendo cuchillos de casa en casa para la empresa Cutco. Se graduó de la preparatoria en Los Ángeles y decidió que estudiaría ingeniería informática en la Universidad de California (UCLA). Pero, como pareciera ser la tradición de muchos CEO’s, no concluyó sus estudios.

Salió de UCLA en 1998 para incorporarse en una start-up llamada Scour Inc; un motor de búsqueda multimedia que también permitía el intercambio peer-to-peer. Desde aquí comienzan las polémicas de Kalanick, puesto que aunque lo fundaron cinco estudiantes y él se incorporó un año después, se atribuía como uno de los creadores de Scour.

Pero este emprendimiento se vio envuelto en una demanda de 250,000 millones de dólares por infringir derechos de autor, a lo que Kalanick mencionó: “la idea era tomar a esos 33 litigantes que me demandaron y convertirlos en mis clientes. Ahora, los que me están demandando me pagan”.

Fue ahí donde fundó Red Swoosh con Michael Todd; una compañía de intercambio de archivos peer-to-peer, nombrándolo su “negocio de venganza”. La empresa fue adquirida por 19 millones de dólares por Akamai Technologies en 2007.

A partir de ahí, Kalanick utilizó ese dinero para hacer pequeñas inversiones en startups de San Francisco, como Expensify, Livefyre y CrowdFlower. Pero, para un hombre como él no basta con solo ser inversionista, por lo que adecuó su departamento en Castro District para ser un salón informal para entusiastas de la tecnología, al que bautizó: JamPad.

Un botón que cambió al mundo

En una entrevista, Kalanick contó que se encontraba con Garret Camp, también co fundador de Uber, en París. Habían salido de noche y, de regreso a casa, no encontraban un taxi, a lo que su amigo le dijo: “sería genial poder apretar un botón y que llegará un vehículo”. Después de ese viaje, regresaron a California y empezaron a desarrollar el concepto de la aplicación.

Su nombre original era UberCab y el primer viaje se realizó el 5 de julio de 2010 en San Francisco. De ahí la aplicación comenzó a expandirse a través del mundo, pero lo que revelaron los Uber Files es que Kalanick no logró esto de la manera más ética y legal. Incluso, él mismo mencionó: “somos jodidamente ilegales”.

De acuerdo con los informes, ordenó a sus empleados en Francia a alentar a conductores locales de Uber a protestar contra las huelgas de taxistas en París. Cuando un ejecutivo advirtió a Kalanick que “matones de extrema derecha” formaban parte de la protesta, el ex director ejecutivo respondió: “vale la pena. La violencia garantiza el éxito. Y estos tipos deben ser resistidos, ¿no?”

 

¿Por qué dejó Uber y qué hizo después?

Pero el 2017 fue el peor año para Kalanick. La empresa estaba envuelta en escándalos por una notoria cultura del acoso denunciada por Susan Fowler, una ex ingeniera de Uber, en su blog. En su publicación destacaba la rampante misoginia que se vivía dentro de la empresa, a lo que el ejecutivo tardó en contestar.

Posterior a este incidente, otra empleada de la compañía denunció que Kalanick la invitó a ella y a otros cuatro colegas más a un bar en Seoul, conocido por ofrecer servicios de escorts.

Para 2017 y bajo el mando de Kalanick, Uber ya contaba con 215 denuncias del personal, entre las cuales 54 estaban relacionadas a discriminación, 47 a acoso sexual, 45 a conductas poco profesionales y 33 por bullying. Solamente se tomaron acciones sobre 54 denuncias.

Pero las acusaciones por la cultura empresarial no eran la única polémica a la que se enfrentaba Travis. Su segundo gran problema estaba relacionado con Google, uno de sus principales inversores, puesto que en 2013 habían invertido 258 millones de dólares en la compañía de movilidad.

“Era como una relación de hermano mayor”, mencionó Kalanick durante el juicio con Google, puesto que estaban siendo denunciados por robo de información secreta de Waymo, la empresa desarrolladora de vehículos autónomos perteneciente al conglomerado Alphabet.

A lo largo de los testimonios presentados por los abogados de Google, intentaron demostrar que Kalanick estaba haciendo todo lo posible por ponerse a la par de Google en torno a la competencia de automóviles que se manejan solos.

Pero la tecnológica de Mountain View no fue la única Big Tech que tuvo problemas con Kalanick. El New York Times publicó una investigación que revelaba que, en 2015, Timothy Cook se enfrentó al cofundador de Uber, puesto que en Apple se dieron cuenta que la aplicación seguía recopilando información de los usuarios, aún cuando habían borrado la aplicación. Cook amenazó con retirar la aplicación de la app store.

Kalanick renunció a Uber en 2017. Aunque él mencionó como una de sus principales razones la muerte de su madre, de acuerdo con una publicación de Esquire, después de dejar su puesto en Uber lanzó una empresa de análisis de riesgo llamada 10100, así como City Storage Systems, una compañía que reconstruye bienes raíces en dificultades.

Actualmente es CEO de City Storage Systems, que sirve como empresa matriz de Cloud Kitchen, quienes se encargan de rentar cocinas para empresas que buscan incursionar en el negocio de la comida a domicilio.

A propósito de la filtración de los Uber Files, Devon Spurgeon, en nombre de Travis Kalanick, mencionó en un comunicado oficial:

“Travis Kalanick nunca autorizó ninguna acción o programa que pudiera obstruir la justicia en ningún país. El Sr. Kalanick nunca autorizó ni dirigió ninguna conducta ilegal en los esfuerzos de expansión de Uber en Rusia y, de hecho, tuvo una participación muy limitada en esos planes de expansión. Y el Sr. Kalanick nunca sugirió que Uber debería aprovechar la violencia a expensas de la seguridad del conductor. Cualquier acusación de que el Sr. Kalanick dirigió, participó o estuvo involucrado en cualquiera de estas actividades es completamente falsa”.

 
TechRoom
Suscríbete a nuestro newsletter de tecnología

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad