Publicidad
Publicidad

Cómo ayudar a los niños a recuperarse de los desastres

La exposición de un menor a situaciones de estrés, durante e inmediatamente después del desastre, es un factor clave.
niños lluvias inundaciones
Experiencias traumáticas Para un niño, perder su casa puede significar perder el único hogar que ha tenido en la vida. (Foto: CARLO ALLEGRI/REUTERS)

Nota del editor: Betty Lai es profesora adjunta de Salud Pública en la Universidad Estatal de Georgia, Estados Unidos. Recibe recursos de la Fundación Nacional para la Ciencia de Estados Unidos. El trabajo que se describe aquí recibió financiamiento del Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos y del Departamento de Seguridad Interior de Estados Unidos.

(CNN) – Las inundaciones históricas del huracán Harvey han cobrado la vida de docenas de personas . Hasta el jueves 31 de agosto, se estimaba que había 32,000 personas refugiadas en albergues y aproximadamente 210,000 habían pedido ayuda de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias de Estados Unidos.

Los desastres, ya sean naturales (como los huracanes o las inundaciones) o provocados por el hombre (como las guerras), pueden trastornar enormemente la vida de la gente.

Lee: Tres mexicanos mueren al participar en rescates por 'Harvey'

Publicidad

Imagínense qué se siente que te evacuen de tu casa, aunque sea temporalmente. ¿Qué sentirías si tu casa y todas tus posesiones quedaran destruidas? En el caso de los adultos, son experiencias traumáticas y profundamente perturbadoras. En el caso de los niños, tal vez lo sean aún más. Para un niño, perder su casa puede significar perder el único hogar que ha tenido en la vida.

Según Naciones Unidas, los jóvenes, incluidos los niños, son el grupo de personas más numeroso que siente los efectos de los desastres en todo el mundo. Más de 100 millones de jóvenes están expuestos a los desastres cada año. Se estima que en Estados Unidos, aproximadamente el 14% de los niños vivirá un desastre durante su niñez.

Como profesora de la Universidad Estatal de Georgia, he estudiado la forma en la que los niños se sobreponen a desastres como el huracán Katrina o a incendios forestales de gran magnitud y cómo responden los niños a experiencias traumáticas continuas como la Guerra del Golfo. He descubierto que la mayoría de los niños supera muy bien esas experiencias. Pero hay una minoría en la que los efectos persisten durante años.

null

Publicidad

Es común que haya síntomas de perturbación después de los desastres

Es común que los niños muestren síntomas de estrés postraumático, depresión y ansiedad después de un desastre.

Algunos de estos síntomas pueden ser pesadillas o reminiscencias del desastre, evitar las cosas que les recuerdan el evento o estar más preocupados por los eventos en general. También es posible que los niños tengan problemas en la escuela o que se vuelvan más sedentarios . Los niños muy pequeños no han desarrollado bien sus habilidades verbales, así que tal vez no puedan describir su perturbación emocional.

Publicidad

Sin embargo, en el caso de la mayoría de los niños, los síntomas no duran mucho. Mis colegas y yo estudiamos a varios niños después del huracán Andrew, en 1991 , y descubrimos que un año después, la mayoría de los niños se había recuperado o se estaba recuperando de los síntomas del trauma. Tan solo el 20% mostró síntomas elevados.

OPINIÓN: Holanda tiene solución a las inundaciones, ¿por qué Estados Unidos no?

En otro estudio, analizamos a niños después del huracán Katrina , en 2005; descubrimos que el 71% se había recuperado y mostraba un grado de funcionamiento normal tras un año o dos del desastre.

Una pequeña minoría se ve más afectada. Alrededor del cuatro por ciento de los niños a los que estudiamos después de Katrina mostró síntomas graves que no habían desaparecido más de dos años después. Por ejemplo: algunos niños dijeron que tenían reminiscencias de Katrina, que evitaban las cosas que les recordaban el evento y que se sentían irritables.

Publicidad

Tanto para estos niños como para los que se recuperaron relativamente rápido, el estrés postraumático puede tener efectos duraderos. En un estudio, evaluamos a niños que vivían en Kuwait y que estuvieron expuestos a la Guerra del Golfo de 1991 y les dimos seguimiento 10 años después. Los niños que mostraron síntomas más intensos de estrés postraumático tuvieron más dificultades en el sentido educativo y en el laboral conforme entraban en la adultez .

Lee: Los animales, las otras víctimas de 'Harvey'

¿Por qué a algunos niños les cuesta y otros se recuperan rápido?

Publicidad

La exposición de los niños a situaciones de estrés, durante e inmediatamente después del desastre, es un factor clave que predice qué tanto le costará recuperarse a situaciones potencialmente traumáticas. Por ejemplo: ¿el niño pensó que moriría durante el desastre? ¿Vio que alguien salió lastimado? ¿A qué otras situaciones de estrés estuvo expuesto?

Los niños de edad escolar usualmente son capaces de describir claramente estas situaciones de estrés a pesar de que sus habilidades lingüísticas están menos desarrolladas. Por ejemplo: mis colegas y yo les pedimos a niños de tercero y cuarto año que escribieran sobre sus experiencias durante el huracán Ike. Un niño escribió: "Mi casa se hundió. Mi tractor se hundió. Mi gato se escapó". Otro niño escribió: "No podíamos conseguir comida, pero la cruz roja [sic] nos dio".

Lee: 4 datos para entender las afectaciones de 'Harvey' en EU

Los adultos no siempre saben qué sienten los niños

Publicidad

Sorprendentemente, los adultos no son buenos para juzgar lo que los niños sienten durante los desastres. De hecho, algunas investigaciones indican que los padres generalmente no son los mejores jueces de la conducta y de los sentimientos de los niños.

En nuestro estudio de los niños del huracán Katrina , les pedimos a las mamás y a sus hijos que nos contaran qué había pasado durante y después de la tormenta. Les preguntamos si sus casas habían quedado muy dañadas y si su ropa y sus juguetes habían quedado arruinados.

Entre mayor fuera el grado de discrepancia entre las respuestas de la madre y los hijos, se predecía un grado mayor de perturbación en el niño. Parece que estas diferencias ponen de relieve que los padres tienen que reconocer la perturbación de sus hijos para poder satisfacer sus necesidades.

Publicidad

null

¿Cómo puedes ayudar a un niño a ser más adaptable después de un desastre?

Los cambios en el desempeño académico, la frecuencia con la que ven a sus amigos o la disminución en el disfrute de las actividades favoritas pueden ser señales que advierten que al niño le está costando sobreponerse del desastre.

Publicidad

Las situaciones de estrés (tales como que los padres cambien de empleo o que algún familiar enferme) suelen aumentar después de los desastres y pueden provocar que a los niños les sea difícil recuperarse del desastre.

Los adultos deberían estar conscientes de ello y enseñarles a los niños a salir adelante, enseñándoles a identificar sus sentimientos y a resolver problemas, por ejemplo.

Lee: La tormenta tropical Lidia golpea Baja California Sur

Como los padres tal vez no sean tan buenos para adivinar cómo se sienten sus hijos, lo mejor es preguntarles. No asumas que sabes. De igual forma, si los niños dicen que se sienten bien después de una situación traumática y aparentemente funcionan bien, no asumas que están "ocultando" sus verdaderos sentimientos.

Publicidad

Además, en los noticieros a menudo se muestran las peores experiencias de la gente durante los desastres. Exponer a los niños a un exceso de imágenes e historias de esta clase puede volver a traumatizarlos. Hay que darles información adecuada para su edad.

Lee: La Ciudad de México vive los estragos de la lluvia

Lo más importante es hacer que los niños retomen su rutina lo más pronto posible. Las rutinas dan alivio a los niños y les sirven para sentir que la vida "ha vuelto a la normalidad".

Copyright 2017 The Conversation. Algunos derechos reservados.

Publicidad
¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

has quedado suscrito al newsletter

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad