Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

Trasladarte al trabajo cuando eres mujer resulta más costoso

Las mujeres que trabajan en los sectores de bajos ingresos suelen hacer malabares porque trabajan muy lejos y entran muy temprano o muy tarde.

(CNN) - Tenemos la brecha salarial, la brecha de compensaciones, la brecha de ascensos… y ahora, también la brecha del transporte.

Nuevas investigaciones indican que hasta cuando se trata de la distancia entre el trabajo y el hogar, los hombres y las mujeres viven realidades diferentes. Para muchos hombres, el traslado al trabajo es una realidad de la vida, algo no negociable y relativamente poco complicado, tal vez sea molesto, pero es una simple parte de la jornada laboral; sin embargo, para muchas mujeres, el traslado diario está lleno de decisiones difíciles.

Es probable que elijan intencionalmente el lugar en el que viven o en el que trabajan para acortar sus traslados con la intención de cumplir con sus múltiples responsabilidades domésticas. Si para un trabajo es necesario trasladarse de noche o a solas, algunas mujeres gastan más dinero en taxis o en servicios de viajes compartidos como Uber y Lyft. A causa de estos gastos adicionales, muchas mujeres deciden que algunos traslados simplemente no valen la pena, así que dejan pasar un empleo (y el salario correspondiente).

Lee: Mujeres madrugadoras, con menor riesgo de padecer cáncer de mama

Los traslados de las mujeres

Sarah Kaufman, del Centro para el Transporte de la Universidad Rudin, en Nueva York, dijo que hay dos cosas que afectan las consideraciones de las mujeres en cuanto a los traslados. Descubrió que muchas neoyorquinas gastan cientos de dólares al año en servicios de viajes compartidos y taxis, tanto por comodidad (imagínate subir y bajar una carriola por las escaleras del metro) como por seguridad (imagínate también estar esperando el metro muy entrada la noche, a solas).

Publicidad

"Aunque no hay incidentes muy graves en los sistemas de transporte, hay interacciones diarias que también pueden desgastar a una persona, como pasa con el acoso laboral. Hay cosas que de verdad pueden afectar la autoestima de una persona o el grado general de comodidad en su vida cotidiana", explicó Kaufman.

Las mujeres que trabajan en los sectores de bajos ingresos suelen hacer malabares porque trabajan muy lejos y entran muy temprano o muy tarde. Si no tienen un vehículo en realidad dependen del transporte público, lo que conlleva todo un conjunto de encuentros potenciales con acosos, piropeos o cosas peores.

Lee: ¿Por qué las mujeres tienen que trabajar más para tener un ascenso?

Las mujeres que están en estas situaciones pueden rechazar un empleo por temor a los peligros potenciales de tu traslado, de acuerdo con Evelyn Blumenberg, profesora de Planificación Urbana de la Universidad de California en Los Ángeles.

"Muchos de esos temores reales y percibidos influyen la probabilidad de que las mujeres usen el transporte público. Si no es hora pico, digamos en la noche, que el autobús no pasa tan seguido, hay mucho temor respecto a qué tan seguro es estar esperando en una parada de autobús. Es probable que no hagas ese viaje, cosa que podría tener consecuencias económicas", señaló Blumenberg.

Los traslados de quienes cuidan a otros

Publicidad

La Oficina de Estadística Nacional de Reino Unido determinó que las mujeres tienen traslados más cortos que los hombres. En principio, parece algo positivo, hasta que consideras las otras responsabilidades que exigen que las mujeres estén mucho más cerca de casa.

Lee: Mujeres publican fotos de su ropa interior en Twitter y esta es la razón

"Creo que esto coincide con lo que sabemos sobre la paternidad. Si tienes hijos, estás realmente sujeto a un horario estricto, lo que significa que tomas en cuenta cosas como si podrás estar de vuelta a las 5:30 o a las 6 para recoger al niño de la guardería. También sabemos que muchos de los trabajos mejor pagados de Estados Unidos exigen que seas muy flexible con el tiempo, si no es que estar disponible todo el tiempo", dijo Ariane Hegewisch, directora de investigaciones del Instituto de Investigaciones sobre Políticas para la Mujer de Estados Unidos.

De acuerdo con Hegewisch, esta es la razón por la que muchas mujeres tienen que hacer concesiones con su carrera. Particularmente en campos de altos ingresos, como el Derecho o las finanzas, los ascensos se consiguen trabajando jornadas largas y fines de semana e incluso ofreciendo estar "de guardia" todo el tiempo. Esto queda fuera de las posibilidades de muchas personas que cuidan a otros y que de por sí hacen malabares con sus responsabilidades laborales y domésticas.

"Básicamente, no puedes llegar tarde si tienes hijos. Estás sujeto a un horario estricto", dijo Hegewisch.

Lee: El índice de fertilidad retrocede en el mundo

Publicidad

El especialista señala que es irónico que, idealmente, una vez que el empleado ha dedicado el tiempo y ha hecho las concesiones necesarias (para obtener la titularidad o para volverse socio, por ejemplo), puede controlar su tiempo con cierta autoridad. Sin embargo, para muchas mujeres que lidian con los tiempos de traslado y otros obstáculos en su camino al éxito, ese control llega demasiado tarde como para hacer la diferencia.

¿Sabes cómo usar tu tiempo libre?
Recibe un correo semanal con lo que es tendencia en el entretenimiento y la cultura pop.

has quedado suscrito al newsletter

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad