Las 10 habilidades que debe tener el CEO ideal

En un mercado tan competitivo y cambiante, el director general debe ser una persona que transmita energía, demuestre su ambición y asuma nuevos retos.
No se trata de contratar a la persona que mágicamente va a resolver los problemas de la empresa, sino de reclutar a un individuo con habilidad para negociar y que se adapte a las necesidades del mercado.
No superhéroes.  No se trata de contratar a la persona que mágicamente va a resolver los problemas de la empresa, sino de reclutar a un individuo con habilidad para negociar y que se adapte a las necesidades del mercado.  (Foto: Shutterstock)
Zyanya López /
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

En un mercado laboral donde lo único constante es el cambio, el éxito de las empresas depende de la formación y las habilidades de los integrantes del equipo de trabajo, principalmente de un profesional: el Chief Executive Officer (CEO). Este individuo, que hasta hace ocho años era valorado por su capacidad para seguir las reglas, hoy tiene que demostrar su ambición, energía y apetito por el riesgo.

“Las reglas han cambiado. El CEO del siglo XXI necesita aportar idea y buscar cambios constantes; atrás quedó el individuo estructurado que solo se acoplaba a una compañía”, indica Arleth Leal, socia directora de la empresa de recursos humanos Red Ring.

La headhunter, que ha reclutado altos ejecutivos para más de 3,500 empresas a nivel internacional, explica el perfil de los líderes se modificó a partir de la crisis financiera de 2009. Pasaron de ser individuos estables que no requerían grandes cambios a profesionales siempre fuera de su área de confort.

Lee más: 5 características que definen a un líder persuasivo

Con el ojo en el CEO

Inmersas en un ambiente competitivo, las empresas no se pueden dar el lujo de entrar al juego de prueba y error durante el proceso de contratación de un CEO. Los costos de una curva de aprendizaje de 90 días son altos: cuando un empleado abandona la compañía en los primeros tres meses, ésta pierde 6,000 dólares, según el ‘Estudio Saratoga’ de la consultora PwC.

“Si bien es necesario atravesar un proceso de adaptación, las organizaciones esperan que desde el día uno el trabajador dé lo mejor de sí mismo. Aunque esto únicamente se logra cuando está claro el perfil de liderazgo que se requiere y el reclutamiento se hace con responsabilidad”, asevera Pilar Brogeras, directora en Stanton Chase México, empresa de búsqueda de talento de alto nivel.

Pero no se trata de contratar a superhéroes, sino a un individuo íntegro, con facilidad de palabra, que se adapte a las necesidades que exige el mercado e incluya la palabra innovación en su diccionario personal, explica Luis Martínez, director general de la consultora internacional de talento Dynargie México.

Lee más: Cuando el ego puede arruinar la empresa

Salvador De Antuñano, director de Recursos Humanos de Adecco México, agrega que el profesional que va a ocupar la posición más compleja de la empresa debe tener una amplia visión de negocios, comercial, financiera y operativa. “Además de ser flexible, visionario y emprendedor, cualidades que le van a permitir trabajar con con equipos multidisciplinarios y multigeneracionales”, agrega.

¿Receta del éxito?

A pesar de que no hay una fórmula exacta para convertirse en el CEO ideal, el estudio Competencias del Top Management Mexicano 2017, realizado por la firma de reclutamiento Hays, enlista las 10 habilidades que debe poseer el líder del siglo XXI:

1. Leal. Los buenos líderes son fieles a sus pasiones, a sus compromisos y principios, lo que se traduce en lealtad con sus equipos y las compañías.

2. Potencia y desarrolla sus equipos. Una de las principales características del buen CEO es su habilidad para identificar las fortalezas de sus empleados y cultivarlas para fortalecer su desarrollo personal y profesional.

“El líder no puede olvidar que trabaja con personas, tiene la responsabilidad de desarrollar equipos de alto desempeño y que, en conjunto, logren el éxito empresarial”, expone Brogeras.

3. Incluyente y humilde. No por ser el jefe tiene que tomar el crédito de todos los éxitos, al contrario, genera espacios de integración en donde se labora en equipo.

4. Alinea y respeta. Uno de los factores que pueden entorpecer los resultados de una compañía es la desorganización de las áreas. Los buenos líderes tienen como objetivo unificar los equipos de trabajo y promover la colaboración entre ellos.

Lee más: Las cosas que nunca debe decir un líder

5. Es claro y se enfoca. Si bien es cierto que los líderes reconocen y exaltan los buenos resultados, también deben hacer énfasis en mantener el foco en los objetivos a corto, mediano y largo plazo.

“Quien dirige un avión jamás lo hace pensando que nunca va a llegar a su destino final, lo mismo sucede con el CEO, enfoca sus esfuerzos en el presente para salir adelante en el futuro”, explica Martínez.

6. Enfrenta adversidades. El secreto de un buen líder se encuentra en la forma de abordar los problemas y brindando soluciones. Anteponerse a las crisis y sacar a flote una compañía es la clave de su éxito.

7. Resiliente. El CEO es persistente y no se rinde ante las dificultades. Enfrenta situaciones complejas día a día y, aunque existan tropiezos, continúa haciendo su trabajo con más esfuerzo.

“Un CEO que sea capaz de afrontar los problemas de forma correcta y salir adelante va a funcionar como navegador para compañía”, menciona Leal.

Lee más: Los retos de un líder, según su personalidad, y cómo resolverlos

8. Comunica asertivamente. Manejar, equilibrar y llevar las relaciones conflictivas a un mejor nivel es tarea del líder, que se caracteriza por entender quién es el interlocutor, comprende con quién habla, analiza cuál es su lugar en la compañía e identifica la situación en la que se encuentra.

9. Se forma continuamente. Estos individuos siguen aprendiendo aunque estén en la cima de sus carreras. Reconocen y asumen que las nuevas tecnologías y los cambios en el mercado laboral implican actualizaciones.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

10. Impulsa nuevas generaciones. Un mentor con décadas de experiencia se ha enfrentado a una amplia gama de desafíos y fue testigo de muchas transformaciones en el mercado, por ello la importancia de guiar a los profesionales más jóvenes.

“El CEO debe entender que está trabajando con cinco generaciones distintas, a las cuales debe apoyar y capacitar. Su trabajo va más allá de la convivencia diaria, él se encarga de formar a los próximos líderes”, concluye De Antuñano.

Ahora ve
¿Quién pagará los honorarios de los abogados de ‘El Chapo’?
No te pierdas
×