Los costos ocultos de ser freelance

Si dejaste tu empleo en una empresa para gozar de tu libertad laboral y volverte administrador de tu tiempo, no todo será ‘miel sobre hojuelas’: ya no tendrás prestaciones laborales.
Las desventajas que tiene ser un trabajador freelance
Samantha Álvarez /
(Expansión) -

Tu independencia laboral tiene un costo, el de tener que cubrir -por tu cuenta- los servicios de seguridad social a los que renuncias al volverte freelance (IMSS, afore e Infonavit). Un cálculo realizado por Expansión, con apoyo de especialistas en finanzas personales, indica que de tus ingresos deberías destinar aproximadamente 35,000 pesos anuales para pagar servicios de salud y retiro, sin contar vivienda.

El balde de agua fría te cae el día que dejas de trabajar para una empresa. Pues una enfermedad o la falta de continuidad en los proyectos y pagos puede empezar a 'atorar' tu flujo de dinero. Los gastos fijos como renta, alimentación y servicios se pueden comenzar a acumular si no tienes un presupuesto definido, reflexiona Adolfo Vargas Espínola, asesor de seguros y freelance desde hace 10 años.

“El límite de tus ingresos no está topado por el sueldo que fija una empresa, sino por tu capacidad e iniciativa de buscar nuevos proyectos, nuevos clientes. De ti depende ahora tu trabajo”, dice Vargas Espínola.

Al cierre de junio, 3.3 millones de personas prestaban sus servicios empresariales y profesionales por honorarios, es decir son freelance, según datos del Servicios de Administración Tributaria (SAT) . En lo que va del año, 31,167 personas se sumaron a este esquema de trabajadores independientes. Por lo que es importante que sepan a qué se enfrentarán si toman este camino.

Entre las ventajas de ser trabajador independiente, apunta OccMundial, están tener flexibilidad de horarios, mejor calidad de vida, trabajo por objetivos concretos, mayor tiempo para pasar con la familia, ahorro de tiempo y dinero. Sin embargo, también tiene inconvenientes: ingresos variables, tiempo de espera en el cobro de facturas, ser una persona disponible las 24 horas, gastos adicionales o imprevistos derivados del trabajo, aislamiento, distracción o falta de concentración.

“A diferencia de los empleados de una compañía, los freelance no conocen de utilidades, caja de ahorro o aguinaldo. Por ello, a falta de estos privilegios, un trabajador independiente debe destinar cierta parte de sus ingresos a contratar, mínimo, un fondo de ahorro y un seguro de gastos médicos mayores”, recomienda Alejandra Vera, gerente de Relaciones Públicas de OCCMundial.

Esto es lo que te espera si decides ser tu propio jefe:

SALUD

No es necesario tener un sueldo base para seguir inscrito al IMSS. Si ya estuviste cotizando, puedes reactivarte con el último sueldo que tuviste o uno más alto, lo que deberás pagar anualmente de cuota será el equivalente al 30% de ese sueldo.

Por ejemplo, si registras un sueldo de 100 pesos diarios (3,000 pesos al mes), pagarías 900 pesos mensuales de cuota anticipada. Con esta tienes derecho a toda la atención médica y pensión (si cotizaste antes del 97), incluso para tus asegurados, explica la contadora Ana Sarez, del despacho Sarez y Asociados.

La otra opción, si nunca has cotizado, es incorporarte voluntariamente al sistema y pagar una cuota de 6,500 pesos anuales. Sólo tendrás derecho a la atención médica para ti. También existe la opción de afiliarte al Seguro Popular, un servicio que te brindará atención médica, hospitalaria y medicinas. Después de un estudio socioeconómico puede salirte gratis o hasta 11,400 pesos anuales, detalla Sarez.

Lee: Las defensas de tu cartera

Adolfo Vargas sugiere que, para cubrir la atención médica de prevención o consultas esporádicas, contrates una membresía de un club de descuentos médicos, que tienen vigencia de un año y un costo aproximado de 500 a 1,450 pesos.

Los servicios varían dependiendo la cobertura, pero tendrás acceso a consultas con una red de especialistas cerca de tu hogar, que oscilan en 300 pesos y cupones de descuento para análisis, laboratorios y asistencia médica telefónica las 24 horas. “La tarjeta puede convenirte, ya que las consultas en médicos particulares van desde 500 a 1,500 pesos, según su especialidad”, dice.

Para protegerte de enfermedades graves o catastróficas están los seguros de gastos médicos mayores. Los precios dependen de la edad de la persona, si es mujer u hombre, el lugar de residencia y su exposición a riesgos, detalla Vargas Espínola.

Por ejemplo, para una mujer de entre 30 y 35 años la prima anual costaría entre 19,000 y 20,500 pesos. Para un hombre de la misma edad, entre 13,000 y 15,000 pesos. Si se trata de una mujer de 40 a 45 años el costo promedio puede ir desde 22,500 hasta 27,500. Pero para un hombre la prima sería más baja, de 18,000 a 23,500 pesos, según el agente de seguros.

RETIRO

Pese a que dejes de trabajar para una compañía, puedes seguir ahorrando en tu afore. Comunícate con la que actualmente administra tus recursos o haz el trámite por internet, acuerda un monto fijo mensual a depositar en las tiendas 7-Eleven, Extra, Círculo K y Farmacias del Ahorro o sucursales de Telecomm y Bansefi. O pide que se haga un depósito domiciliado a tu tarjeta de débito.

Existen también los planes personales de retiro, que puedes contratar a través de una aseguradora o un fondo de inversión. Las aportaciones mensuales van desde 1,000 pesos. Si decides sacar el dinero antes tendrás una penalización por parte del SAT y de la administradora. Es importante que la meta de este ahorro sea tener una pensión digna.

Lee: La Consar simplifica los trámites de las afore

VIVIENDA

Cuando dejas de trabajar para una empresa formal, automáticamente tu cuenta de vivienda deja de recibir aportaciones. El dinero que está dentro, si ya no vuelves a cotizar, lo podrás obtener hasta tu retiro porque se transferirá al dinero acumulado en tu afore.

Este dinero sólo se puede utilizar (acompañado de un préstamo del Instituto) si estás cotizando, debido a que tu ahorro se complementa con el dinero que pone la empresa. “Si quieres casa, será mejor que vayas creando historial en un banco”, dice Ana Sarez.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe los mejores tips para tu ahorro, gasto e inversión.

El costo anual de la vivienda dependerá del tipo que elijas, del costo del crédito hipotecario, la ubicación del inmueble y del monto que hayas dado de enganche. Es por eso que en el cálculo de los 35,000 pesos anuales para pagar tu seguridad social no incluimos este rubro.

Para comprar una vivienda, lee: Tips para comprar tu primer 'depa'

Lo que quieren los mexicanos de un empleo
Ahora ve
Una neblina tóxica y gruesa cubre el cielo de Nueva Delhi
No te pierdas
×