Atún, cereal y gas natural lideran... en alzas de precios durante 2016

Algunos alimentos como el frijol y el limón subieron más de 25%, servicios como las tarifas aéreas no se quedaron atrás en el año que terminó.
Cierre de 2016  Los precios al consumidor se ubicaron al cierre del año en 3.36%, una cifra superior al 2.1% de 2015.  (Foto: Cuartoscuro)
Yussel González
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Los precios al consumidor cerraron el 2016 con un alza de 3.36%, una cifra dentro del objetivo de Banco de México (Banxico), la institución en el país encargada de mantener a raya a la inflación.

Sin embargo, los precios de varios productos y servicios para los consumidores superaron por mucho el objetivo de Banxico de 3% +/- un punto porcentual.

Estos son algunos de ellos:

Mercancías: Este rubro está contenido dentro de la inflación subyacente, una medición de los precios que elimina los elementos volátiles como la energía y los alimentos, y que es seguida de cerca por el Banco Central. Es también uno de los rubros más sensibles al tipo de cambio porque muchos productos utilizan componentes importados.

Incluye productos como las cremas humectantes o los alimentos procesados.

Entre los productos que más subieron en este rubro están el atún y la sardina en lata, que subió 9.89% en el año, seguido del arroz, que avanzó 8.49%. Si notaste un desayuno más caro, se debe a que el cereal en hojuelas trepó 6.11% mientras que el yogur avanzó 5.24%.

Servicios: Esta medición también está contenida dentro de la inflación subyacente y mide el precio de distintos servicios como el transporte aéreo o un corte de cabello.

Si notaste que tus vacaciones fueron más caras en 2016, quizá se deba en parte a que las tarifas aéreas subieron 9.82% en el año mientras que los servicios turísticos en paquete aumentaron 6.38% y las tarifas de los hoteles lo hicieron en 7.77%.

Otros productos que aumentaron más allá del objetivo de Banxico fueron los servicios médicos, que aumentaron 5.03%.

Frutas y verduras: Estos alimentos suelen ser volátiles porque su precio obedece a los factores estacionales de las cosechas, por lo que si una helada golpea la producción, por ejemplo, de jitomate, habrá menos oferta y aumentará su precio.

El INEGI incluye esta medición en la inflación no subyacente, que sí incluye elementos volátiles como los propios alimentos y la energía. Entre las frutas y verduras que más subieron en el año están el limón, que aumentó 25.27% y la uva, que subió 11.09%.

Los nopales aumentaron 16.04%, la manzana subió 21.25% mientras que el frijol trepó 30.78%.

Resto de agropecuarios: También son productos sumamente volátiles cuyo precio puede ser afectado por un brote en alguna granja, y están incluidos aquí la carne de cerdo, pollo y res y los mariscos, por ejemplo.

Si notaste que tu cóctel de camarón fue más caro este año que terminó se debió a que el precio de ese crustáceo trepó 25.43%, mientras que el rubro de otros mariscos subió 17.97% y el pescado avanzó 9.16%.

Otros alimentos también subieron de precio. La carne de cerdo, 6.99%, mientras que el pollo trepó 5.56%.

Energéticos: El año pasado, los precios de la gasolina fluctuaron en una banda que fijó la Secretaría de Hacienda, lo que explica que hayan subido 5% durante todo el año. Una situación que difícilmente se repetirá este año tras el aumento que se registró en enero.

Sin embargo, el gas doméstico natural sí tuvo un aumento más importante y fue el rubro de los energéticos que más subió al haber tenido un alza de 22.43%.

Ahora ve
Robert Mugabe reaparece en fotos tras aparente golpe militar en Zimbabue
No te pierdas
×