Gas natural, un mercado que promete mayor competencia en México

El gobierno busca el último eslabón para crear un mercado que impulse la inversión en infraestructura y competencia, y se traduzca en mejores precios.
Expansión  A seis años del inicio de la expansión del Sistema de Transporte Nacional de Gas Natural, las licitaciones convocadas por la CFE llevarán al sistema a duplicarse hacia finales de 2018.  (Foto: Reuters)
Edgar Sigler /

Nota del editor: Esta nota se publicó originalmente en el suplemento Energía 360 incluida en la edición 1195 de la revista Expansión, Los disruptores, correspondiente a agosto de 2016.

(Expansión) — Atrás quedaron los días en que el sector industrial sufría desabasto de gas natural, usaba combustóleo —más caro y contaminante— o, en el peor de los casos, detenía sus operaciones. Ahora que el gobierno ha puesto en marcha un plan de infraestructura para importar y transportar este energético, ya piensa en el siguiente paso: crear un mercado de venta de gas natural que se rija por un precio libre, que detone inversiones y pueda ofrecer un producto competitivo para los consumidores. Y contentos todos.

"Me tocó ser subsecretaria de Electricidad al inicio de esta administración, y veías que (la CFE) intentaba bajar sus tarifas para bajarle el costo a la electricidad, y de repente la obligabas a usar combustóleo, más contaminante y caro que el gas natural", recuerda Lourdes Melgar, quien hasta julio de este año fungía como subsecretaria de Hidrocarburos de la Secretaría de Energía.

Esta experiencia empujó a las autoridades a poner en marcha un plan de emergencia que impulsara la infraestructura de transporte de gas natural, o ductos, para importar este energético desde Estados Unidos, pues en ese país la molécula llevaba años con bajos precios que la industria mexicana no podía disfrutar.

A seis años del inicio de la expansión del Sistema de Transporte Nacional de Gas Natural, las licitaciones convocadas por la CFE llevarán al sistema a duplicarse hacia finales de 2018.

La red de gasoductos estratégicos, aquellos con gran capacidad de transporte y que se conectan a las centrales de compresión y almacenamiento, llegaba a los 11,347 kilómetros a inicios de 2012, con 13 interconexiones con Estados Unidos y con una capacidad para traer 2,758 millones de pies cúbicos diarios.

Tras las licitaciones de 13 proyectos, junto a la construcción del megaproyecto de Los Ramones, la red de gasoductos se expandirá a cerca de 20,000 kilómetros, con 20 puntos de interconexión y una capacidad de 9,000 a 10,000 millones de pies cúbicos diarios, 7,884 millones más que a inicios de este gobierno.

"¿Por qué previo a la reforma no se dio el mercado de gas natural? Porque mantuvimos al monopolio a lo largo de toda la cadena, además de que en términos de precios lo tenías sujeto —apunta Melgar—. La infraestructura que teníamos tardó décadas en construirse, y aquí hablamos de que en una década la vamos a duplicar".

La pieza que falta

Las autoridades energéticas del país se preparan para el siguiente paso, uno que ha quedado pendiente desde la creación de la Comisión Reguladora de Energía (CRE): crear un mercado de gas natural.

La Sener, la CRE y el Centro Nacional de Gas Natural (Cenagas) lanzaron las bases del primer mercado de gas natural en México hasta finales de mayo de este año, pues la fijación de precios era la pieza que no encajaba dentro de este nuevo modelo.

Lee: Gobierno liberará el precio del gas natural en 2017

"En el precio de primera mano, la fórmula se definió cuando el valor millón de BTU del Henry Hub estaba en 20 dólares, cuando ahora se encuentra cercana a un dólar", explica la entonces subsecretaria.

El nuevo mercado de gas natural eliminará la llamada tarifa fija de Venta de Primera Mano (VPM), lo que permitirá que cada punto de abastecimiento tenga un precio que refleje los costos reales de traer la materia prima energética a cada zona.

"Vamos a movernos a precios libres por nodos, salvo en la zona sur, donde vamos a tener la tarifa de VPM para esperar a que llegue más gas a esta zona hacia 2018", dice.

Este mercado pretende generar competencia en la comercialización del gas natural. Pero los beneficios de tener a más empresas involucradas se pueden ver, incluso, antes de la implementación de este entramado regulatorio, como ya sucedió en la licitación del proyecto del ducto submarino entre Texas y Tuxpan, apunta Melgar.

La CFE había estimado que esta infraestructura costaría unos 3,100 millones de dólares (mdd), mientras que TransCanada y iEnova, los ganadores de la licitación, ofrecieron realizarla por 2,100 millones de dólares.

"Esa es la belleza del esquema de CFE, y que quedó plasmado en la ley. Ahora, como pones a competir su construcción con varias empresas, ellas empiezan a ver dónde le pueden bajar el costo", explica Melgar.

Un mercado donde los competidores busquen reducir los costos en cada uno de los eslabones para traer el hidrocarburo, y no solo en la infraestructura, debe ayudar a transmitir los bajos precios que ahora prevalecen en Estados Unidos.

"Ahora el mercado nos va a exigir que seamos competitivos”, dice Fernando Calvillo, director general de Fermaca, una de las firmas mexicanas que se han adjudicado proyectos de la CFE para ampliar la red de gasoductos.

El nuevo mercado también deberá otorgar la información para generar índices de precios, que cambiarán según la oferta y la demanda. Estas diferencias en las tarifas permitirán que el mercado impulse sus proyectos, bajo los ductos de tipo comercial.

"Veremos variaciones de precios más claras, y eso es muy importante, porque el que se mande la señal adecuada de cuál es el precio del gas natural en un punto dado del país es muy importante”, señala Melgar.

Lee: Debe haber un mercado mexicano de gas natural

La construcción de una red de gasoductos estratégicos permitirá la proliferación de infraestructura comercial, impulsada por la iniciativa privada, para convertir al sistema en uno más ramificado. "Esto, lo único que nos va a dar son mejores precios al usuario final", asegura el directivo de Fermaca, que espera participar y colaborar en la formación de este mercado.

Meta 2018

Las autoridades del sector pusieron a consulta la política que fundamenta el nuevo mercado de gas natural, y esperan que para el segundo semestre de este año se tengan las primeras temporadas abiertas y las reservas de capacidad, el equivalente a la Ronda Cero en la apertura petrolera. La liberación del precio iniciará a partir de 2017 en la zona norte del país.

"Es necesario consolidar todo antes de 2018, con el mercado abierto para que tengamos precios estables, y para que los proyectos que se generen nuevos de energía eléctrica tengan tarifas bajas", opina Ramsés Pech, analista de la consultora Caraiva y Asociados.

El experto añade que se van a requerir reglas claras para las empresa transportistas, las que construyen los ductos, una vez que ocurra la cesión de contratos a la cual está obligada Pemex a partir de este año.

"Deberá haber una clarificación correcta y un modelo único de contrato regulado por la CRE en la molécula de gas", subraya.

La subsecretaria de Hidrocarburos prevé que la cesión de contratos de Pemex, que para 2018 deberá operar no más de 30% del transporte de gas natural en el país, tal vez enfrente alguna resistencia por parte de los clientes, quienes quizá quieran quedarse con el servicio de la petrolera. Pero, al final, Pemex deberá desprenderse de ellos, pues la CRE puede imponer sanciones a la petrolera mexicana si no alcanza estos objetivos.

"El punto es que toda la información tiene que estar ya, y empezar la cesión gradual de los contratos", afirma Melgar.

La exfuncionaria admitió que aún existe el problema de la producción interna de gas natural. Durante los últimos años, México ha apostado por la importación de la molécula desde EU, pues Pemex ha disminuido la extracción de este hidrocarburo debido a su baja rentabilidad en el país.

Lee: Pemex deberá ceder 70% de la venta del gas natural

En julio, durante la presentación de la Ronda 2.2, la dependencia incluyó áreas de exploración y campos de gas natural.

México importa más de la mitad del gas natural que se consume en el país, mientras que la producción de este hidrocarburo por parte de Pemex ha caído a una tasa de 15% anual desde 2009. "Hay 63 centrales eléctricas de este tipo, que representan 35.3% de la capacidad instalada y 50.1% de la generación eléctrica del país", dice la Sener.

Cerca de 41% del gas natural que se consume en México sirve para la generación eléctrica. Ahora, el sector busca beneficiarse de los bajos precios de la molécula que provienen de la frontera norte con EU. "El precio estimado del gas natural, de 2015 a 2040, estará dentro de una banda de 2.6 a máximo 5 dólares por millón de BTU", explica Pech.

Melgar espera que en 2018 se establezca un mercado de gas natural impulsado por la oferta y la demanda. Y dejar atrás los días de las alertas críticas que hace apenas un lustro amenazaban la competitividad del país.

Ahora ve
El ataque más mortífero en la historia de Somalia deja más de 100 muertos
No te pierdas
×