EU pide a Aeroméxico y Delta tres condiciones para la nueva alianza

Para lograr la alianza, deberán entregar horarios de aterrizaje y despegue a las aerolíneas de bajo costo, propone el DOT.
Vuelo condionado  La nueva alianza, valuada en unos 1,500 millones de dólares, les permitirá acordar precios, vuelos, inversiones en instalaciones aeroportuarias y estrategias de promoción.  (Foto: Getty Images/Archivo)
Adrián Estañol
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Las aerolíneas Aeroméxico y Delta tendrán que ceder al menos 30 pares de slots –horarios de aterrizaje y despegue- en aeropuertos de México y Estados Unidos a aerolíneas low cost, para lograr su nueva alianza, de acuerdo con la resolución provisoria del Departamento de Transporte de Estados Unidos (DOT, por sus siglas en inglés).

En primera instancia, el DOT propone a los solicitantes del joint venture ceder 24 pares de slots del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y seis pares en el aeropuerto neoyorquino John F. Kennedy (JFK) para que aerolíneas de bajo costo de México y Estados Unidos los puedan operar.

“Tentativamente concluimos que, bajo algunas condiciones, esta alianza no reducirá sustancialmente o eliminará la competencia. Sin embargo, la aplicación levanta preguntas si los solicitantes del joint venture impulsarán el mercado en el AICM y JFK, donde existe una oportunidad limitada para la entrada de nuevos jugadores”, justifica la propuesta preliminar del DOT publicada este viernes, y firmada por Jenny T. Rosenberg, asistente secretario para la aviación y asuntos internacionales.

En dicha ruta que conecta a dos grandes ciudades y controlan cuatro aerolíneas, Aeroméxico y Delta tendrían alrededor de 81% del tráfico de pasajeros de origen y destino. Al cierre de marzo de 2015, Aeroméxico dominaba la ruta JFK-AICM con 56% de la participación del tráfico, mientras Delta controlaba una cuarta parte. Los dos restantes participantes son la mexicana Interjet (17%) y American Arilines (2%).

Esta propuesta de ceder slots a favor de las aerolíneas de bajo costo había sido comentada por las estadounidenses Southwest y Jetblue, así como la mexicana Volaris. Las empresas estadounidenses y la mexicana habían presionado al DOT mediante escritos para que la nueva alianza se aceptara bajo la condición de que Aeroméxico y Delta cedieran un determinado número de horarios de aterrizaje y despegue en aeropuertos de México y Estados Unidos.

Al cierre de junio de 2016, las aerolíneas mexicanas y estadounidenses de bajo costo tenían una participación de alrededor de 32%, en contraste con American Airlines, United, Aeroméxico y Delta concentran 68% de los 26.5 millones de pasajeros que viajaron entre México y Estados Unidos. Al mirar las cifras en el AICM, la participación de estas cuatro últimas aerolíneas asciende a 83% de los seis millones de pasajeros que viajan entre Estados Unidos y la Ciudad de México. Con la colaboración conjunta, Grupo Aeroméxico -que incluye a Aeroméxico Connect- y Delta tendrían 48% del tráfico de pasajeros, seguido por United y American, de acuerdo con datos del DOT.

"El Departamento tentativamente encuentra que la aprobación de la aplicación no reducirá sustancialmente o eliminará la competencia en el mercado Estados Unidos-México, excepto en los mercados que involucran al AICM", puntualizó la dependencia que encabeza el estadounidense Anthony Foxx.

Además de esta reducción en los slots, el DOT también propone otras condiciones a la nueva alianza como limitar a cinco años la inmunidad antimonopolio –figura que permite el joint venture- con opción a renovarla previa autorización de la dependencia.

Por último, el DOT pide que Aeroméxico y su socio estadounidense Delta envíen reportes de tráfico de manera anual, una vez que operen en alianza.

La dependencia estadounidense consideró otorgar la inmunidad para formar el joint venture, pues estiman que aumentará la capacidad en el mercado transfronterizo, mejorara los precios y servicios, así como la eficiencia en ambas aerolíneas.

“Sujetos a estos remedios propuestos y condiciones, tentativamente damos nuestra aprobación a la aplicación y a la inmunidad antimonopolio a los solicitantes”, agregó el DOT.

El Departamento de Transporte dio hasta el 29 de noviembre para que se presenten objeciones contra su decisión. Aeroméxico y Delta se encuentran revisando la propuesta provisional de la dependencia. "Delta espera con anticipación el momento de implementar el acuerdo de cooperacion conjunta con Aeroméxico", respondió en un correo electrónico la aerolínea estadounidense a Expansión.

Aeroméxico y Delta, que controlan 45% de los horarios de los vuelos en el aeropuerto capitalino, esperaban desde hace un año y medio la respuesta del Gobierno estadounidense a la petición para obtener una inmunidad antimonopolio que les permitiera concretar un nuevo acuerdo de colaboración conjunta.

La nueva alianza, valuada en unos 1,500 millones de dólares, les permitirá acordar precios, vuelos, inversiones en instalaciones aeroportuarias y estrategias de promoción. Además de que les permitirá ampliar su red de destinos entre México y Estados Unidos, esto de cara al convenio bilateral aéreo entre ambas naciones, que entró en vigor en agosto pasado.

El convenio bilateral aéreo desregula al sector y permite a las empresas concentrarse de manera legal y competir en el mercado como si fueran una sola compañía en la operación –una figura conocida como Inmunidad Antimonopolio o ATI, por sus siglas en inglés-.

En México, la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) ya autorizó la concentración de Aeroméxico y Delta en mayo pasado bajo la condición de ceder ocho pares de slots –horarios de aterrizaje y despegue- que operan en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y renunciar a rutas en las que coincidan, que comprenden México-Nueva York y Guadalajara- Los Ángeles. Grupo Aeroméxico tiene 45% del total de los slots en el aeropuerto capitalino.

Ahora ve
Elon Musk presume Roadster, el auto deportivo eléctrico de Tesla
No te pierdas
×