Qué tan disruptivos son los mexicanos

En #DiálogosExpansión cuatro empresas líderes en su industria ofrecen su visión sobre temas trascendentales para la comunidad de negocios.
Un ejemplo de emprendimiento innovador es el de la empresa Provive, que compra casas abandonadas, las rehabilita e invierte en mejorar la colonia.
Disruptivo  Un ejemplo de emprendimiento innovador es el de la empresa Provive, que compra casas abandonadas, las rehabilita e invierte en mejorar la colonia.  (Foto: iStock)
(Expansión) -

Orégano y naranjas como ingredientes para combatir las plagas y nutrir los cultivos. Esa es la propuesta de la empresa mexicana GreenCorp, que está colaborando con universidades y centros de investigación para encontrar, dentro de la biodiversidad mexicana, nuevos insumos, menos contaminantes, para la agricultura orgánica. Y es uno de los ejemplos de innovación que se dan en México.

Ve aquí todos los materiales del Especial #DiálogosExpansión

Hay otros emprendedores que lo están haciendo y también áreas de investigación dentro de grandes empresas que esperan cambiar sus procesos y proponer nuevos productos, a partir del análisis de millones y millones de datos que pueden obtener de sus consumidores. ¿Podrán conquistar el mercado a partir de sus nuevas tecnologías? Es decir, sus innovaciones ¿serán disruptivas en el sentido de que terminan modificando un mercado?

Ejemplos como el de la empresa GreenCorp se multiplican en México. Provive, una compañía de Tijuana que compra casas en desarrollos inmobiliarios abandonados, las renueva con mejores materiales que los que tenían e invierte en mejorar las colonias en las que están, para volverlas a vender y al mismo tiempo reactivar algunas zonas urbanas.

O está la compañía de pagos por teléfono, Sr. Pago, que permite que miles de personas que antes solo podían manejar efectivo cobren con tarjeta, sin siquiera tener que abrir una cuenta de banco, y obtener efectivo y reciban el pago de una comisión al hacerlo.

GreenCorp ha recibido apoyos de Conacyt, que la han impulsado a invertir más en investigación científica, mientras que Sr. Pago y Provive recibieron capital del fondo de capital Ignia. Son algunos ejemplos de cómo se impulsa la innovación, que podría llegar a ser disruptiva, en México.

Lee: ¿De verdad eres disruptivo?

El principal mercado de GreenCorp, por lo pronto, es el de los agricultores que necesitan certificarse para vender productos orgánicos y que por tanto deben usar biopesticidas y bioestimulantes sin los tradicionales compuestos químicos. Pero tiene la posibilidad de que la tecnología se utilice más en la agricultura en la medida en que demuestren más y mejores resultados.

La compañía, que dirige Jesús Yáñez, ya propuso a la Secretaría de Agricultura el uso de algunos de sus productos para combatir la enfermedad que ataca en estos momentos a los cultivos de limón en Colima. Si prueba que son más efectivos que los plaguicidas tradicionales, podría abrirse más mercado.

En cuanto a Provive, su director, Antonio Díaz, explica que muchas de las colonias desarrolladas hace 10 o 15 años por las empresas vivienderas, y que quedaron abandonadas por falta de servicio, ya están en condiciones de ser rehabilitadas. Díaz encontró un mercado desatendido, el de las familias jóvenes que van a tener hijos o tienen un bebé y que para escoger dónde vivir lo primero que buscan no es que la casa esté cerca, como sería lógico pensar, sino que esté cerca de donde vive la mamá de la mamá del bebé o una tía o comadre, en fin, alguien que pueda cuidar a los niños pequeños mientras los padres trabajan.

Provive compra casas abandonadas, las rehabilita, invierte en mejorar la colonia y ya solo necesita que una abuela vaya a vivir ahí para que después se establezcan más familias. “Lo que estamos haciendo nosotros es ofrecer la regeneración urbana, con la participación comunitaria, para ofrecer una casa con una ubicación en la que sí quiere estar la gente”.

Esa es la receta para crear una nueva empresa que vende viviendas. “Al principio me decía todo el mundo ‘¿por qué publicas la fórmula de la Coca-Cola?’, pero aquí lo importante es quién lo hace”, dice Díaz, con la confianza de que solo en su empresa se escogerán los materiales y se tomarán las medidas adecuadas para renovar casas y colonias.

Pablo González, director de Sr. Pago, calcula que 70% de la población de México no está bancarizada y por tanto tiene que manejar muchos pagos en efectivo. Sr. Pago ofrece un aparato que se pone en el teléfono celular para cobrar con tarjeta. “Fuimos con las típicas empresas que creíamos que podían usar nuestro teléfono, como sindicatos de taxis o empresas de multinivel; les gustó pero vieron que nadie (de sus usuarios) tenía cuenta de banco”.

Había entonces que ofrecer la tarjeta sin la cuenta. “Si queríamos hacer un producto que realmente tuviera la posibilidad de escalarse y la masa crítica como para que fuera exitoso, teníamos que atacar al mercado no bancarizado”. Desarrollaron la tecnología, hicieron las alianzas con las procesadoras de tarjetas y lograron que los cobros, incluso con American Express, pasen a la tarjeta y que con ella se hagan pagos.

¿Y cómo es que le pagan comisión a los que disponen de efectivo? La aplicación de Sr. Pago permite a los usuarios vender tiempo aire de compañías celulares, para obtener dinero en efectivo. Y al vender el tiempo aire, consiguen el efectivo y las telefónicas les pagan una comisión.

Grandes empresas comparten su conocimiento en #DiálogosExpansión

Las innovaciones van a tener que saltar obstáculos. Por ejemplo, Sr. Pago se encontró, según Pablo González, “con una industria anquilosada, muy a la antigüita, ha sido muy difícil unir todos los puntos para que este producto funcione, tratar con los bancos, sus burocracias y con la ley, en esta industria que es de las más encadenadas por regulación”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Green Corp todavía atiende a un pequeño segmento de mercado entre los agricultores y Provive ha tenido que desarrollar un sector de servicios relacionado con las casas abandonadas: “Hemos sido misioneros en Tijuana, Ciudad Juárez y ahora Hermosillo, en valuación de casas, en cómo regenerar una casa y en darle transparencia a la compra de vivienda en subastas”, dice Díaz.

Para avanzar, las empresas disruptivas, en realidad tienen que transformar su entorno. Estas empresas pueden ser la prueba de que sí se puede hacer innovación disruptiva en México.

Ahora ve
Malala estudiará en la Universidad de Oxford
No te pierdas
×