Cuatro razones para cambiar lo que haces

En #DiálogosExpansión cuatro empresas líderes en su industria ofrecen su visión sobre temas trascendentales para la comunidad de negocios.
Internet de las cosas, también conocida como la cuarta revolución industrial o Industria 4.0, cambiará la forma en que se produce.
Innovación  Internet de las cosas, también conocida como la cuarta revolución industrial o Industria 4.0, cambiará la forma en que se produce.  (Foto: iStock)
Roberto Morán
(Expansión) -

Un usuario de clase media en México puede tener un teléfono, una tableta y una computadora para conectarse a internet. Pero en unos cinco años más, se calcula que habrá más de 6 dispositivos conectados a internet por cada habitante del planeta. La mayoría de los dispositivos se comunicarán con la red y entre ellos para hacer muchas tareas sin necesidad de que intervenga un humano. Es el internet de las cosas o la cuarta revolución industrial.

Leer: Deja de obsesionarte por tu producto y piensa en tu cliente

En especial en la industria, las máquinas se comunicarán entre ellas para hacer más eficiente la producción. Se calcula que este año 6,400 millones de aparatos están conectados a internet y que ese número llegará a 20,000 millones para 2020, según un documento de Deloitte University Press.

Internet de las cosas, también conocida como la cuarta revolución industrial o Industria 4.0, cambiará la forma en que se produce. Las empresas tendrán que innovar para adaptarse a esos cambios. Aquí hay cuatro razones para cambiar la forma en que se produce y se trabaja.

Ve aquí todos los materiales del Especial #DiálogosExpansión

1. Los dispositivos conectados generarán más información y serán más eficientes. Un ejemplo: Hoy las máquinas de una empresa manufacturera necesitan revisiones y mantenimiento periódicos.

Con el internet de las cosas estarán conectadas a dispositivos que monitorean en tiempo real su desempeño, que analizan la información que van generando y que ordenan en el momento necesario que se les dé mantenimiento. Solo cuando es necesario, no cuando está programado.

Leer: La transformación de la fuerza laboral en la era digital

“Tenemos un cliente que cada tres meses debe detener sus turbinas para darles mantenimiento”, explica Ramón Martínez, vicepresidente de Digital Power de GE México, “tiene que detenerlas, esperar a que se enfríen, dejar de operar mientras un equipo revisa la turbina, ve si hay fisuras o grietas… cuando termina el mantenimiento, se vuelve a prender la turbina, hay que esperar a que se caliente…”.

Con internet de las cosas, un dispositivo puede definir exactamente cuándo hay que darle mantenimiento a las turbinas. Eso permitirá un uso más eficiente de los equipos.

Esta conectividad hará posible avances como la conducción autónoma de vehículos. Nissan, por ejemplo, ya trabaja con la movilidad inteligente, innovando a partir de las nuevas tecnologías. Y eso va a plantear nuevos retos hasta para la industria aseguradora, como ya lo plantea la aseguradora Zurich, porque la responsabilidad de la conducción se podría transferir del conductor a otros actores.

Qué harás para enfrentar la cuarta revolución industrial #DiálogosExpansión

2. El cambio en el proceso de producción va a requerir nuevas habilidades de los trabajadores. Según un estudio de Manpower, todavía ni siquiera existen 65% de los empleos que van a tener los jóvenes de la Generación Z, los nacidos entre 1995 y 2015. No es que no estén los puestos de trabajo, es que todavía no se sabe qué tipo de empleo se va a necesitar.

Esto hace que la capacitación sea cambiante. El ciclo de uso de las habilidades también será más corto, según Manpower, la empresa de empleo temporal que encontró que hasta 45% de los trabajos existentes en este momento podrían automatizarse con las nuevas tecnologías.

Lee: ¿Quién le teme a la disrupción?

Esto también implica más responsabilidad de los empleadores para capacitar a sus empleados. Una competencia importante será el nivel de aprendibilidad, es decir, la capacidad y la disposición de aprender nuevas habilidades, como explica Javier Vargas, vicepresidente de Right Management para América Latina de Manpower.

3. Internet de las cosas permitirá un mayor control de los procesos y un uso más eficiente de los recursos. Es decir, se podrá mejorar la sustentabilidad de las empresas.

Un ejemplo, Walmart está conectando los transportes de sus proveedores a GPS y a sensores de temperatura, lo que permite tener un mayor control del manejo de los artículos perecederos y disminuir el desperdicio. También ha podido reducir el uso de energía al controlar mejor los refrigeradores en sus supermercados. El reto será usar energías renovables a menor costo y reducir los desperdicios para estar al nivel de los competidores.

4. Habrá más información inmediata de las costumbres y los gustos de los consumidores. Las empresas tendrán el reto de analizar los datos sobre sus consumidores y al mismo tiempo proteger su privacidad. Las empresas deberán cambiar su forma de innovar e introducir una nueva cultura.

Lee: ¿De verdad eres disruptivo?

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Con las nuevas tecnologías, entre ellas las impresoras 3D, será más fácil hacer prototipos y poner a prueba nuevas ideas. Como señala Karla Paniagua, coordinadora del Centro de Investigación de la Universidad Centro, especializada en diseño e innovación, las nuevas tecnologías abren la posibilidad de experimentar: “En una cultura como la mexicana, donde el error te puede costar la chamba, decir que es necesario equivocarse como parte del proceso creativo resulta liberador hasta en el nivel personal”.

En Diálogos Expansión, cuatro empresas líderes compartirán sus experiencias para enfrentar estos cuatro cambios.

Grandes empresas comparten su conocimiento en #DiálogosExpansión
Ahora ve
Testigo relata momentos de terror en La Rambla, Barcelona
No te pierdas
×