La Grave: ¿el ocaso de uno de los mejores centros de esquí de Francia?

Los locales no se oponen al desarrollo, pero temen que transformar La Grave en una estación sofisticada arranque el corazón de su auténtico y prístino entorno alpino.
La Grave  El pequeño pueblo del siglo XII en el Parque Nacional de Ecrins da acceso a hectáreas de aventura en los flancos de La Meije.  (Foto: Cortesía)
Rob Hodgetts
(CNN) -

Quizás sus escarpadas laderas son un destino de culto para el esquí fuera de pista y un paraíso para los más extremos, pero la estación francesa La Grave se encuentra en una encrucijada existencial.

Un viejo y solitario telesquí es el alma del pueblo, pero el contrato de arrendamiento está por renovarse en 2017 y la comunidad teme por el futuro.

Los lugareños temen que un operador importante, interesado únicamente en el beneficio, asuma el control y destruya el alma de este excepcional resort alpino.

Dentro del abismo

Sin embargo, La Grave está en dificultades. La gente se está marchando y hay un reconocimiento tácito de que la inversión es necesaria para reactivar el lugar.

"Todo el mundo tiene miedo de lo desconocido", dice Pelle Lang, una guía sueca propietaria de la hostería para esquiadores Skiers' Lodge en el pueblo. "Hay mucha gente que ha pasado muchos años aquí, y significa mucho para ellos porque La Grave es un lugar especial".

El pequeño pueblo del siglo XII en el Parque Nacional de Ecrins da acceso a hectáreas de aventura en los flancos de La Meije, una montaña salvaje y remota de 3,984 metros de altura, a unos 60 kilómetros al suroeste del Mont Blanc.

Este no es un lugar para esquiadores que prefieren pistas intermedias que ofrecen desafíos limitados. Tiene solo una corta pista preparada. El resto es un paisaje montañoso de glaciares, acantilados, grietas, corredores y bosques, un sueño para esquiadores de estilo libre y sus guías cuando las condiciones son adecuadas.

"Es simplemente una zona increíblemente única y un lugar especial, no solo para esquiar, sino para alpinistas y ciclistas de montaña en el verano", añade Lang, que promovió la región como un centro de esquí “hardcore”.

Lee: La ciudad china que está hecha de hielo

La única manera de llegar es a través de un teléferico de 40 años que tarda 40 minutos en ascender pasando por dos estaciones intermedias desde la aldea a 1,480 metros hasta un punto de 3,200 metros.

Nevado negocio

La extensa estación de esquí Les Deux Alpes se encuentra justo en la cresta. Es otro mundo de comercialización y grandes negocios, pero que amenaza con engullir La Grave.

El sistema de telecabinas tiene una capacidad de 400 personas por hora y lucha por ganar dinero. El diseñador, Denis Creissels, un hombre de unos 80 años, asumió el arrendamiento en 1987 y dirige a la compañía en el filo de la rentabilidad.

Durante varios años, abundaron los rumores de que el teleférico simplemente cerraría cuando el arrendamiento concluyera. El transporte detuvo su operación en la década de 1980 cuando un operador anterior se declaró en quiebra.

Dos contendientes

Sin embargo, seis inversionistas potenciales se presentaron y la oficina del alcalde favoreció a dos, la decisión final será tomada en marzo. La identidad de los dos futuros arrendatarios sigue siendo un secreto muy bien guardado.

La preocupación entre los lugareños es que una poderosa compañía de teleféricos, como Compagnie des Alpes, que gestiona muchos de los principales centros turísticos de Francia, incluyendo Les Deux Alpes, Chamonix y Val d'Isere, implemente grandes cambios para aumentar la rentabilidad y satisfacer a los accionistas.

"Ahora, como esquiadores nos adaptamos a la montaña", dice Lang. "Tan pronto como empieces a adaptar la montaña al esquiador, estarás trayendo multitudes más grandes y pronto tendrás una mayor demanda de servicios".

Lee: El turismo es ejemplo de la conservación de hábitats

Financiamiento colectivo

Los locales no se oponen al desarrollo, pero temen que transformar La Grave en una estación sofisticada arranque el corazón de su auténtico y prístino entorno alpino.

El miedo agregado es que la aldea sea descuidada a favor de un desarrollo inmobiliario insostenible.

El residente belga Joost Van Zundert lanzó una iniciativa de crowdfunding para proteger el sitio para la comunidad. El proyecto atrajo 64,000 dólares de 1,012 auspiciadores para aumentar la concienciación, y tiene ya alineada la inversión privada para la siguiente fase, pero ésta fue una de las ofertas rechazadas por el ayuntamiento.

"El peor de los casos para mí es un operador que no desarrolle la vida del pueblo y solo opere las telesillas y piense en sus beneficios, no en el producto", dice Van Zundert, quien se mudó a La Grave en 2005. "Eso podría poner en peligro la autenticidad del esquí."

Montaña de cuidado

La Grave es una montaña que infunde respeto y requiere habilidades especializadas para negociar sus pendientes.

De las 23 "rutas legendarias" que figuran en el sitio web de Skiers 'Lodge, 16 tienen una dificultad técnica de "muy seria" o "extremadamente seria".

Ha habido varias muertes a lo largo de los años, incluyendo el famoso esquiador estadounidense Doug Coombs, quien murió después de una caída en la Couloir de Polichinelle en 2006.

Joven esquiador atrapado en telesilla; se necesitó una escalera para el rescate

No por nada La Grave tiene la segunda población más alta de guías de montaña en el mundo, después de Chamonix, a los pies del Mont Blanc.

"Atrae a esquiadores de todo el mundo, esquiadores experimentados y personas que tienen el sueño o la ambición de esquiar allí", agrega Van Zundert, cuyo grupo continuará cabildeando para la preservación de La Grave.

Preocupaciones comerciales

Aumentar los números con mayor infraestructura y alojamiento, o conectando a La Grave con el sistema de telecabinas de Les Deux Alpes, podría tragarse al pueblo y atraer a visitantes sin la experiencia ni el equipo necesarios.

Pero La Grave se enfrenta a un delicado dilema. Sin inversión, las perspectivas son sombrías.

Y tampoco ayudó a su situación el colapso de un túnel en el camino a La Grave, bloqueando el acceso occidental durante casi dos años. La alternativa, un desvío sinuoso de cuatro horas al este, afectó gravemente a los negocios, aunque la reapertura del túnel este invierno le dará al pueblo algo de oxígeno, según Van Zundert.

"Es muy difícil ganar dinero aquí, y la gente está muy cansada de vivir con esa preocupación", comenta Lang. "Lo triste ahora es que muchas personas se están yendo de La Grave, las escuelas están disminuyendo, ha sido una época difícil para la gente aquí".

A golpe de dinero

Asegurar el futuro del ‘lift’ o telesquí es vital, pero la otra cara de la moneda es que las grandes compañías que agitan los talonarios de cheques ante terratenientes empobrecidos podrían acelerar el éxodo y la expansión.

Una de las estipulaciones del nuevo contrato de arrendamiento será construir una tercera etapa del teleférico hasta 3,600 metros, reemplazando el antiguo remonte, antes de 2021.

Esto no solo permitirá una conexión más fácil con Les Deux Alpes, sino que se espera prolongue la temporada e incremente el tráfico de verano.

"Han estado intentando abrir el telesquí para el esquí de verano desde que lo construyeron, pero nunca han podido ganar dinero", dice Lang. "Pero si hay un teleférico hasta 3,600 metros competirá con la Aiguille du Midi en Chamonix. La vista es impresionante, se puede ver Italia y el Monte Rosa, hasta el Mont Blanc, el Massif Central y Mont Ventoux..."

Nada de nieve artificial

El contrato de arrendamiento contempla también entre sus términos que no se permitirán nuevas pistas y se prohibirá la fabricación de nieve artificial para preservar la autenticidad del entorno. Las mejoras al telesquí también podrían limpiar algunas de las viejas infraestructuras en la montaña.

Lee: Los fríos destinos para pasar una 'blanca Navidad' en México

Sin embargo, los lugareños temen que algunos de estos puntos aparentemente positivos se pierdan en medio de las negociaciones millonarias.

"Rezamos para que se les ocurra una solución y por una buena relación laboral a largo plazo con cualquiera de las compañías", dice Lang.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Como su esquí, La Grave está en un precipicio. Queda por ver si cae de pie.

Rob Hodgetts es periodista y editor que ha trabajado para CNN Sport, BBC Sport, BBC News y Reuters y ha cubierto algunos de los eventos deportivos más grandes del mundo, incluyendo numerosos Juegos Olímpicos de invierno y verano y torneos de golf.

Ahora ve
El cambio climático está afectando los lugares más bonitos del mundo
No te pierdas
×