Una mujer de 70 años corre siete maratones en siete continentes en siete días

Chau Smith, habitante de Missouri, Estados Unidos, tiene 70 años y le encanta ponerse desafíos.
Ser ‘running’, ¿un deporte costoso y un negocio redondo?
Ellie Kaufman
(CNN) -

Correr cuatro maratones en cinco semanas no fue suficiente. Correr 10 maratones en un año tampoco. Haber corrido más de 70 maratones en toda su vida no bastó.

Chau Smith, de 70 años, quería desafiarse aún más, así que decidió correr siete maratones en siete días, en siete continentes. En enero de 2017, la mujer de Missouri, Estados Unidos, cumplió su objetivo.

Entre el 25 y el 31 de enero corrió maratones en Perth, Australia; Singapur; El Cairo; Ámsterdam; Garden City, Nueva York; Punta Arenas, Chile, y King George Island, Antártida. Todos los días, Smith se levantaba y corría 42,195 metros. Luego se subía a un avión para ir al siguiente destino, en el que lo haría todo de nuevo.

Lee: Cómo mantenerte en forma mientras viajas

"No quería que la gente supiera lo que iba a hacer antes de que lo hiciera", dijo Steve Hibbs, propietario de Marathon Adventures, una agencia de viajes especializada que se encargó de la organización del viaje.

"Superó muchos obstáculos y fue realmente impresionante verla correr y terminar el evento".

Otras nueve personas acompañaron a Smith y corrieron en siete continentes. Aunque ella había corrido muchos maratones, el entrenamiento para correr siete seguidos le llevó varios meses.

"Me tomó ocho meses entrenar de verdad", cuenta Smith. "Los últimos cuatro meses hice carreras muy, muy largas. Cada semana corría entre 24 y 210 kilómetros".

Correr alrededor del mundo

El desafío, al que Hibbs llama Triple 7 Quest, representa un conjunto de obstáculos singulares. Durante la primera carrera, en Australia, la temperatura era de más de 38 grados centígrados, de acuerdo con Smith.

Lee: 25 formas para aprender a amar correr

Chau sufrió quemaduras graves. La carrera más desafiante fue la de El Cairo. El vuelo de conexión que el grupo tomó en Singapur se demoró en Abu Dabi, así que cuando llegaron a Egipto, tenían apenas unos minutos para cambiarse y comenzar la carrera.

"Tenemos 10 minutos para subir a nuestra habitación a cambiarnos, no desempaquen", dijo Smith. "La llave de mi habitación no servía. Casi me tardé los 10 minutos. Estaba llorando".

La mayoría de los corredores tiene un tiempo determinado para terminar la carrera, lo que les sirve para llevar el ritmo para aguantar los siete maratones. Smith se había impuesto el objetivo de terminar la carrera de El Cairo en siete horas, pero como llegaron retrasados, Hibbs le dijo al grupo que terminaran en seis.

Lee: Cómo ganar dinero siendo saludable

A Smith le preocupaba terminar a tiempo, así que Hibbs le sugirió que mejor corriera el medio maratón. Terminó el maratón completo en cinco horas con 51 minutos. "A partir de ese día, nunca me volvieron a proponer que pensara en correr un medio maratón", dijo Smith.

Toda una vida de aventuras

Aunque Smith no le contó a mucha gente que participaría en el Triple 7 Quest, no fue su primera hazaña física. Un año antes corrió un maratón en Tanzania y escaló el monte Kilimanjaro al día siguiente.

"Toda mi vida… he hecho locuras", cuenta Smith. "Cuando era joven, en Vietnam, era una niña terca. Mi familia nunca sabía qué iba a hacer. Siempre les demostré que podía hacerlo, igual que los niños".

Correr para superarse

Smith empezó a correr maratones en Missouri, pero pronto quiso correr en otros estados y otros países. Corrió el maratón de Boston en 2013 pero no pudo terminarlo por los atentados. Lo corrió los dos años siguientes.

En 2016, Smith corrió cuatro maratones en cinco semanas. Viajó por sureste asiático durante un mes y corrió un maratón en Myanmar. Seis días después, corrió un maratón en Nueva Zelandia y unos días más tarde, otro en Tanzania. "Nunca vamos a un sitio sin buscar una carrera", dijo Smith.

Smith nació en Vietnam y llegó a Estados Unidos en 1972. Es propietaria y gerente de una tintorería y sastrería en Independence, Missouri. Aunque trabaja muchas horas, correr siempre la hace sentir mejor.

"Mi vida es muy estresante. Todos los días trabajo hasta 10 horas… pero siempre me siento mejor", dijo Smith. "Creo que lo importante es cómo me siento después de correr. Te hace sentir bien. En realidad no puedo expresarlo".

Lee: Correr, aunque sea poco, podría ayudar al corazón

Smith suele correr con su esposo, quien también ha corrido la mayor parte de su vida. Cuando se le ocurrió completar el Triple 7 Quest, él la apoyó, pero se preocupó por su salud, al igual que sus dos hijas.

"Cuando le dije a mi esposo, me dijo: 'Bueno, te apoyo y siempre estoy contigo, pero lo único que me preocupa es que te lastimes'", cuenta Smith. Ella les dijo que si algo le pasaba mientras hacía algo que amaba, valdría la pena.

Hibbs ha organizado solo dos Triple 7 Quest y está planificando un Triple 8 Quest para 2018, que comprende carreras en el microcontinente de Zelandia. Cree que estos desafíos más prolongados pueden dejar ver todos los aspectos del ser de una persona.

Lee: Mitos: qué sí y qué no hacer para correr un maratón

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

"Se trata en realidad de desafiar tanto los límites del cuerpo como los de la mente", explicó. "¿Qué puedes soportar? ¿Qué límite puedes superar?".

Parece que para Smith, no hay desafío insignificante. Cuando se retire, le gustaría recorrer a pie la ruta de los Apalaches. Por ahora, está interesada en el Triple 8 Quest.

Ahora ve
Estatuas de la Confederación, los símbolos de la discordia
No te pierdas
×