Cómo mantenerte en forma mientras viajas

Con la previsión correcta, es posible incorporar un régimen saludable en cualquier lugar y momento que viajemos.
Las personas suelen percibir los viajes fuera de casa como algo separado del resto de sus vidas y por lo tanto las mismas reglas ya no aplican.
Rutinas  Las personas suelen percibir los viajes fuera de casa como algo separado del resto de sus vidas y por lo tanto las mismas reglas ya no aplican.  (Foto: iStock)
Tim Hume
(CNN) -

Para la mayoría de las personas, mantenerse en forma significa llevar una rutina establecida de ejercicios de acuerdo con un horario semanal. ¿Pero qué pasa si tu trabajo implica viajar mucho?

Muchas personas regresan de los viajes con algo de peso extra por haber interrumpido su ejercicio regular, y también por la tendencia a dejarse llevar en las cenas de negocios pagadas con la tarjeta de la compañía.

Según la Organización Mundial de la Salud, la falta de ejercicio no solo afecta tu cintura, además puede reducir los niveles de energía y concentración –precisamente las cualidades que se requieren cuando se hacen negocios fuera.

Shani Anderson es entrenadora personal y directora de la firma londinense Anderson Fitness Consultants. La otrora competidora olímpica dice que con la previsión correcta, es posible incorporar un régimen saludable en cualquier lugar y momento que viajemos.

1) No trates los viajes de negocios como "vacaciones" de tu régimen de salud

Existe una inclinación de considerar el ejercicio como un medio para verse bien en vacaciones, más que una estrategia continua para tener salud y bienestar.

"Mucha gente hace dieta o ejercicio antes de las vacaciones. Y para mí eso es un problema, porque tienes metas a corto plazo", dice Anderson. "Te apagas cuando alcanzas la meta, y tu cuerpo dice ‘estupendo, terminamos’… y en dos semanas vuelves a la forma que tenías antes."

Lee: El envejecimiento no necesariamente equivale a deterioro

Según Anderson, esto ejemplifica el obstáculo más común para mantenerse en forma mientras se está de viaje: la actitud. Las personas suelen percibir los viajes fuera de casa como algo separado del resto de sus vidas y por lo tanto las mismas reglas ya no aplican.

2) Prepárate e investiga

Antes de viajar, investiga las mejores ubicaciones para tu forma preferida de ejercicio. Si te gusta la bicicleta, busca si hay cerca una compañía local de alquiler de bicicletas; si te gusta correr, planea la ruta más panorámica para sacar el máximo provecho de tu nuevo entorno.

El lema de Anderson es "planea, planea, planea". En su experiencia, una trampa común durante los ajetreados viajes de negocios es no programar ni piorizar tu régimen de ejercicio antes de salir.

"Debe ser exactamente el mismo proceso que la planificación de una reunión. Lo anotas en tu agenda. Si tienes una reunión de trabajo tendrías que estar allí, es lo mismo", dice Anderson. "Es una batalla mental más que cualquier otra cosa".

3) Lleva equipos portátiles de ejercicio

A veces simplemente no habrá oportunidad de acceder a un gimnasio. Si es así, hay una amplia gama de equipos de ejercicios portátiles, desde una sencilla cuerda para saltar hasta gadgets más sofisticados, como la mini-bici magnética.

Lee: Instafit, la app que “hace músculo” con el modelo `Netflix´

Para Anderson, el pequeño sistema de suspensión TRX es difícil de superar. "Es básicamente usar la gravedad contra el tobillo, es una buena idea, es completamente portátil, incluso puedes ponerlo en tu bolso. Yo lo uso mucho".

4) No abuses de las cenas de negocios

No hay forma de evitarlo, mantener una dieta saludable durante un viaje de negocios es un desafío. Hay poca o ninguna oportunidad de prepararte tus propias comidas y las deliciosas opciones de comer fuera rara vez son buenas para tu físico.

Esto, combinado con una generosa tarjeta para viáticos, es una receta para el desastre.

Pero Anderson tiene algunos trucos simples:

"En lugar de contar calorías, mira tu plato y coloca tu puño al lado de la porción de carbohidratos y debe ser del mismo tamaño", sugiere. "El tamaño y grosor de la palma de la mano es la cantidad de proteína que puedes comer, más o menos el tamaño de un filete de pollo o pavo".

Lee: Rompe el ciclo de placer y culpa

Además, puedes evitar darte un atracón de comida al final de un largo día si en cambio comes pequeñas cantidades a intervalos regulares.

"Se trata de no tener hambre. La gente se muere de hambre pensando que eso ayuda, pero no es así, especialmente si estás viajando", explica Anderson.

5) Aprovecha los servicios del hotel

Malcolm Hendry es director general del prestigioso Hotel 41 de Londres. Hace unos años su establecimiento introdujo un programa de "amigos en deportes", en el que el personal con habilidades deportivas particulares hace mancuerna con los huéspedes deseosos de mantenerse en forma durante su estancia.

"Lo iniciamos hace siete años", cuenta. "Teníamos dos huéspedes que eran muy deportistas, pero viajaban solos y para cosas como jugar al tenis y al squash, necesitas a otra persona".

Su hotel refleja una tendencia creciente dentro de la industria hotelera de proporcionar opciones de fitness a medida y de alta calidad.

Lee: Cómo ganar dinero siendo saludable

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

"Pensamos un poco más en la salud y la condición física de nuestros huéspedes que hace 30 años", señala. "Tenemos un gran gimnasio y tenemos buenas relaciones con los sitios locales... y hay alrededor de una docena de personas en mi equipo que practican deportes desde golf y equitación hasta squash, tenis y ciclismo".

Por lo tanto, si la propuesta de Hendry prospera, los viajes ya no serán ocasión para escapar del ejercicio, sino ocasión para mantenerte en forma.

Ahora ve
Ante amenaza de invasión de Trump, Maduro ordena ejercicios militares
No te pierdas
×