Donald Trump causa indignación, críticas y tensiones en el Partido Republicano

Varios integrantes del grupo político han retirado su apoyo al magnate o lo critican por sus polémicas acciones, lo que ha hecho extraña su campaña política.
Una campaña llena de polémicas  Trump sigue sorprendiendo a sus críticos, recientemente, lo hizo tras expulsar a una madre porque su bebé lloraba durante uno de sus eventos políticos.  (Foto: CNN)
Por: STEPHEN COLLINSON
(Reuters) -

Donald Trump está poniendo a prueba qué tan poco convencional puede volverse su campaña sin arruinarse.

El candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos sacudió los límites políticos tradicionales este martes cuando le dijo al diario estadounidense The Washington Post que no respaldará al legislador de su partido Paul Ryan ni al senador John McCain durante las elecciones primarias. Ambos líderes republicanos habían enfadado al magnate al criticarlo por sus comentarios contra la familia de un soldado musulmán muerto.

Los comentarios de Trump—dados a conocer por un periódico al que el empresario prohibió asistir a sus eventos desde junio pasado—fueron la cereza en el pastel de un día bizarro, en medio de una campaña que ya suma expulsar de uno de sus eventos políticos a un bebé que lloraba y caldear los ánimos de veteranos de las Fuerzas Armadas en Estados Unidos.

En su entrevista con el Post, Trump criticó a Ryan diciendo: “Necesitamos un liderazgo muy, muy fuerte”, indicó. “No estoy ahí todavía”.

La frase final de la declaración del magnate—“no estoy ahí todavía”—es una referencia a los comentarios que Ryan hizo a Jake Tapper de CNN en mayo pasado, al explicar que todavía no estaba listo para respaldar al entonces principal competidor por la nominación a la Casa Blanca del Partido Republicano. Zach Roday, vocero de la campaña de Ryan para las primarias legislativas, dijo que no se ha solicitado el apoyo de Trump ya que “confía en una victoria en las próximas semanas, de todos modos”.

Lee: El método de Wall Street para saber quién ganará entre Clinton o Trump

Una fuente cercana al presidente del Comité Nacional Republicano, Reince Priebus, dijo a CNN que el dirigente estaba indignado con Trump por no respaldar a Ryan en las primarias legislativas.

La fuente indicó que para Priebus, es un tema “personal” porque él y Ryan—ambos de Wisconsin—son muy cercanos y Priebus fue director de la primera carrera de Ryan en el Congreso.

“Lo está tomando muy personal”, dijo la fuente, especialmente porque “ya le ha aguantado muchas cosas” a Trump.

Los comentarios del candidato presidencial llegan después de que su compañero criticara sus comentarios contra Khizr y Ghazala Khan, padres del soldado musulmán Humayun Khan, quien murió sirviendo al ejército estadounidense en Iraq en 2004.

Los Khan aparecieron la semana pasada en la Convención Nacional Demócrata, donde Khirz dijo que el magnate nunca “ha sacrificado nada ni a nadie”.

Padre de soldado musulmán critica a Donald Trump

La respuesta de Trump

Trump respondió a las acusaciones en su contra criticando el silencio de Ghazala Khan, al sugerir que no tenía permitido hablar en público por su religión, y asegurando que había hecho grandes sacrificios por sus negocios.

El candidato republicano ha luchado por recuperarse de ese episodio más que de sus controversias pasadas. Una fuente del Partido Republicano dijo a CNN que varios miembros del equipo de Trump—incluso el líder de su campaña Paul Manafort—están increíblemente frustrados con el candidato. Algunos integrantes “sienten como si estuvieran perdiendo el tiempo” porque el magnate se ha desviado de su mensaje desde la convención demócrata.

Lee: Las frases de Donald Trumpo en la Convención Nacional Republicana

El vocero de Trump, Jason Miller, rechazó que Manafort se sienta así. La campaña “apenas terminó su mes con más recaudaciones hasta la fecha. Estamos sumando talentosos y experimentados integrantes diariamente y el señor Trump se encuentra con más multitudes entusiastaS de lo que podría conseguir Hillary Clinton”, dijo.

Sin embargo, el reto de Trump se hizo claro luego de una serie de momentos incómodos este martes.

En un evento en Virginia del Norte, Trump reviró el estereotipo de los políticos que besan bebés cuando pidió a la madre de un menor que lloraba que saliera de su evento—luego de decir que amaba a los bebés. Además, desató revuelo cuando un militar veterano le entregó su Corazón Púrpura (una condecoración que dan las Fuerzas Armadas a los soldados heridos o muertos en batalla) y el candidato contestó que “siempre quiso uno” y que así era “mucho más fácil” que combatir.

Mientras el evento político del magnate se desarrollaba, el presidente Barack Obama aseguró desde la Casa Blanca que Trump “no está preparado para ser presidente”.

“La idea de que puede atacar a una familia que hizo sacrificios extraordinarios por nuestro país, el hecho de que no parece tener conocimiento básico de los temas críticos en Europa, el Medio Oriente o Asia, significa que está increíblemente poco preparado para este trabajo”, señaló el mandatario.

En una entrevista con la cadena WJLA-TV de Washington, Trump dijo que Obama es el “poco preparado” para la Oficina Oval.
“Es un presidente terrible”, dijo. “Posiblemente será conocido como el peor presidente en la historia de nuestro país. Ha sido un desastre total”.

Y, para horror del mundo político, los seguidores del empresario permanecen leales a él, le aplauden.

Alienación del partido

Pero su separación del resto del Partido Republicano no hace más que crecer.

Maria Comella, quien fue durante mucho tiempo asistente del gobernador de Nueva Jersey Chris Christie, dijo a CNN este martes que planea votar por Hillary Clinton y dijo que los republicanos están “en un momento donde el silencio no es una opción”.

Donald Trump ha sido un demagogo todo este tiempo, cazando las ansiedades de la gente con información suelta y una retórica salaz, elevando el miedo y el odio hacia ‘el otro’ ”, dijo Comella.

Donald Trump anuncia su propuesta contra el terrorismo si llega a la Casa Blanca

“En lugar de promover algo remotamente parecido a unificar el país, tenemos un candidato que prefiere pelearse por lo que siente que es una cobertura política positiva”, dijo. “Eso puede hacerlo mediático, pero no lo califican para ser presidente”.

Meg Whitman, presidenta ejecutiva de Hewlett Packard, que compitió con el Partido Republicano por la gubernatura de California en 2010, dijo este martes que apoyará a Clinton.

En un comunicado, criticó la “demagogia” de Trump y dijo que sus posiciones sobre inmigración, economía y relaciones exteriores “han hecho abundantemente claro que carece de la profundidad política y el buen juicio que se requiere en la presidencia”.

Lee: ¿Trump o Clinton? Estos son los multimillonarios que los respaldan

“Me queda claro que el temperamento de la secretaria Clinton, su experiencia global y su compromiso con los valores fundamentales de Estados Unidos la hacen la mejor opción en 2016 para ser presidenta del país”, indicó. “Urjo a todos los republicanos a rechazar a Trump este noviembre”.

El diario estadounidense The New York Times reportó la decisión de Whitman este martes.

Estas posturas secundan la de Sally Bradshaw, consejera de Jeb Bush, quien dijo a Gangel Monday que había renunciado al partido y votaría por Clinton si Florida estaba dividida.

“Es un momento en que el país tiene que tener prioridad sobre los asuntos políticos. Donald Trump no puede ser electo presidente”, dijo Bradshaw.

Lee: Opinión: Por qué se necesitan más mujeres líderes en la política

Mientras tanto, el congresista republicano por Nueva York Richard Hanna anunció su voto por la candidata demócrata a la presidencia en una editorial del medio Syracuse.com, diciendo que Trump está “profundamente dañado en muchas formas”.

Hanna no competirá por la reelección, así que tiene menos que perder que otros republicanos. Pero no es el único miembro del partido que se está alejando de Trump.

Dirigentes del partido como Ryan y el líder de mayoría en el senado, Mitch Connell, sienten presión. A pesar de sus recientes críticas a Trump, todavía tienen que retirarle su apoyo.

McCain, en tanto, fue más lejos que sus colegas en un comunicado este lunes.

“A pesar de que nuestro partido le dio la nominación, esta no venía acompañada con una licencia para difamar a los mejores entre nosotros”, dijo McCain. “No puedo enfatizar más mi desacuerdo hacia las declaraciones del señor Trump. Espero que los estadounidenses entiendan que sus comentarios no representan la visión del Partido Republicano, sus autoridades o candidatos”.

Pero incluso el senador de Arizona, quien busca una reelección donde necesita apoyo tanto de seguidores como quienes rechazan al magnate, ha evitado hacer un llamado a abandonar al candidato.

Ese momento podría llegar si los siete puntos de ventaja de Clinton se convierten en una sólida constante en las encuestas.

Lee: 'Los Simpson' ya tienen a su favorito para la Casa Blanca

Durante su conferencia de prensa, Obama habló sobre las medidas de emergencia que tomará el Partido Demócrata para convencer a los republicanos de no elegir a Trump en noviembre, a pesar de que le den su voto al partido en otras plantillas.

‘¿Por qué lo respaldan todavía?’

“Si tienes que repetir frecuentemente que lo que dice es inaceptable, ¿por qué lo respaldan todavía?”, preguntó Obama. “Esta no es una situación donde tengas un error pasajero”.

Continuó: “Tiene que haber un punto donde te des cuenta que no es alguien que puedas apoyar para convertirse en presidente de Estados Unidos, a pesar de que sea un miembro de tu partido… Debe haber un punto donde digas ‘basta’”.

Recomendamos: Deserciones republicanas: un donante y una congresista apoyan a Clinton

En otro episodio de la campaña del magnate, su hijo Eric habló sobre la renuncia del director de Fox New, Roger Ailes, por acusaciones de acoso sexual.

Eric Trump dijo a CBS que su hermana Ivanka era “fuerte” y “poderosa” y que no permitiría ser acosada sexualmente por su jefe.

Lee: ¿Qué pasaría si a Ivanka Trump la acosan? Esta fue la respuesta de su padre

La conductora de la cadena Fox, Megyn Kelly, quien fue atacada por Trump durante el primer debate republicano en agosto del año pasado, reaccionó a los comentarios con un tuit de una sola palabra: “Suspiro”.

A pesar de la acumulación del caos cerca de Trump, las preguntas siguen rodeando su campaña y a aquellos que lo apoyan.

Es tan poco ortodoxo que algunas veces se vuelve rudo con aquellos que lo critican tomando en cuenta parámetros políticos creíbles. Sus críticos veteranos se preguntan si la lógica de campaña de Trump lo ha llevado a tener una conexión con votantes a los que los políticos tradicionales no llegan.

Pero, de la misma forma, es posible que Estados Unidos esté presenciando la caída de la campaña del multimillonario. Quizás el candidato menos ortodoxo e impredecible llegó al límite de su convención política.

Las fuerzas políticas estadounidenses no son las únicas que intentan descubrir la lógica de esta elección—el mundo también está pendiente.

El primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong, fue un expectador más mientras el presidente Obama hablaba este martes. El dignatario señaló que a menudo, luego de unas campañas electorales volátiles, la atmósfera fría prevalece y el barco “no se vuelca por completo”.

“No es fácil hacer las cosas, pero tampoco es fácil arruinarlo todo”, dijo.

Dana Bash de CNN contribuyó con esta historia

Ahora ve
Escultores del hielo alistan sus piezas en mercado de Edimburgo
No te pierdas
×