Documentos del FBI muestran el método de Rusia para reclutar espías

A pesar de los cambios que ha sufrido el mundo desde el fin de la Guerra Fría, las tácticas para conseguir espías siguen casi intactas, de acuerdo con el FBI.
Las técnicas utilizadas para intentar reclutar espías son similares a las empleadas en los operativos de la KGB durante la Guerra Fría, según un exfuncionario de contrainteligencia.
Estrategia soviética  Las técnicas utilizadas para intentar reclutar espías son similares a las empleadas en los operativos de la KGB durante la Guerra Fría, según un exfuncionario de contrainteligencia.  (Foto: CNN/Kelly Flynn)
ZACHARY COHEN
WASHINGTON (CNN) -

Es una escena copiada de las películas de espías de Hollywood: agentes rusos que viven y trabajan como cualquier ciudadano estadounidense, para encubrir su verdadera misión de robar secretos de Estado.

En el mundo real, es altamente improbable que en tu barrio, un compañero de trabajo o el cartero sea realmente un funcionario clandestino ruso que trabaja con una identidad falsa. Pero eso no quiere decir que el arte del espionaje haya pasado de moda en el mundo de la inteligencia internacional, sobre todo entre Estados Unidos y su antiguo enemigo de la Guerra Fría.

Lee: FBI: No hay evidencia que apoye denuncias de Trump sobre espionaje

Entre todas las acusaciones y especulaciones que han surgido sobre la injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, en noviembre del 2016, la idea de que espías extranjeros estén usando viejas tácticas y reclutando personalmente a agentes para revelar información confidencial es ampliamente aceptada entre los funcionarios de inteligencia.

No hay duda de que la guerra de la información y el ciberespionaje han cambiado el juego de espías desde que terminó la Guerra Fría, pero las tácticas siguen siendo prácticamente las mismas.

Estrategia de reclutamiento de espías

Estas tácticas son prácticamente explicadas, paso por paso, en los expedientes judiciales de un caso del 2015 que identifica a una persona solamente con el nombre de “Male 1” (Hombre 1).

Aunque el gobierno nunca reveló su identidad, Carter Page le reconoció a CNN que es el individuo al que se refieren los documentos, como el objetivo de reclutamiento de tres agentes de inteligencia rusos, en una noticia que primero fue revelada por BuzzFeed el pasado 3 de abril.

El FBI nunca acusó a Page, quien más adelante se convirtió en asesor de la campaña de Trump, de haberse convertido en espía. Él ha negado en repetidas ocasiones haber cometido una irregularidad y dice que nunca fue consciente de que lo habían abordado espías rusos.

Lee: Rusia y EU admiten que la confianza mutua se ha deteriorado

“Consecuente con los estándares de desenmascaramiento políticamente motivados del gobierno de Obama, que han sido expuestos recientemente, mi identidad personal y ayuda temprana a las autoridades federales en el caso del 2015 de Estados Unidos versus Buryakov, Sporyshev y Podobnyy fue usada para ampliar los daños en contra de mi reputación”, le dijo Page a CNN en un comunicado.

También dijo que la autorización de la FISA (Ley de vigilancia de inteligencia exterior) sobre sus comunicaciones, reportada por The Washington Post, es injustificada, y ha rechazado la acusación de que actúa como agente extranjero.

Pero lo que demuestran los documentos del FBI es la estrategia que muestra cómo los agentes rusos lo señalaron a él como objetivo. Las técnicas utilizadas para intentar reclutar a Page son similares a las empleadas en los operativos de la KGB durante la Guerra Fría, según le dijo a CNN un exfuncionario de contrainteligencia.

Lee: La campaña de Trump tuvo contacto con espías rusos, dice el NYT

Paso 1: Construir una relación

El comienzo del proceso de reclutamiento se construye sobre los mismos principios que sostienen las interacciones humanas positivas, como la amistad o las citas románticas. Lo primero es determinar si el individuo califica para ser considerado un blanco posible por su personalidad, su ocupación o sus conexiones, según el exfuncionario de contrainteligencia.

En el caso de Page, los agentes rusos supuestamente abrieron una línea de comunicación a través de correos electrónicos, después de reunirse con él en un simposio sobre energía en el 2013, de acuerdo con los documentos del FBI.

La estrategia de Rusia para presuntamente controlar a los medios

Las interacciones que siguieron obedecían a tácticas de manual de reclutamiento que incluyen investigar los antecedentes del objetivo y determinar si estaría o no dispuesto a compartir información, según el exfuncionario.

En el mundo del espionaje, los espías tratan de identificar cualquier vulnerabilidad que puedan usar para presionar o seducir a un individuo y para lograr que hagan lo que quieren, como chantejearlos con revelar algún secreto u ofrecerles un pago.

En el caso del 2015, los expedientes hablan de una conversación sobre un espía ruso que mantuvo reuniones ocasionales con Page y destacan sus frecuentes viajes a Moscú, con los negocios como su esfera de interés. “Me escribe en ruso para practicar el idioma. Vuela a Moscú más de lo que yo vuelo”, dijeron los dos agentes rusos sobre Page, según los documentos del FBI basados en escuchas telefónicas. “Es claro que quiere ganar mucho dinero”.

Lee: La compra de la energética Citgo, por parte de Rusia, alarma a EU

Paso 2: ¿Objetivo adecuado?

En última instancia, los agentes rusos determinaron que la combinación de la ambición profesional de Page, sus conexiones con Rusia y su entusiasmo general por comunicar lo mostraban como un objetivo adecuado para convertirlo en una fuente de inteligencia, según el análisis del FBI en los expedientes.

Por eso, las tácticas pasaron luego a métodos para convencer a Page de compartir información con ellos, según los documentos.

OPINIÓN: Trump no hace nada por limpiar su nombre en el caso Rusia

Aunque compartir documentos públicamente accesibles es legal, la disposición de un objetivo de compartir esa información muestra voluntad de cooperación y permite afianzar la relación, le dijo a CNN el exfuncionario de contrainteligencia.

"Prometes un favor por un favor", se lee en la transcripción de una conversación entre dos agentes rusos obtenida gracias a la vigilancia del FBI. Los investigadores concluyeron que esa conversación reflejaba "un método de reclutamiento que incluye hacer trampa y prometer favores y luego descartar a una fuente de inteligencia, una vez que el servicio de inteligencia extranjera de Rusia ha obtenido información relevante".

Lee: Jefes de inteligencia reportan que Rusia obtivo información personal de Trump

Último paso

Según el exfuncionario de contrainteligencia, un reclutamiento exitoso de una fuente de inteligencia entra en su última etapa cuando el espía decide cooptar al objetivo para que comparta información confidencial y sensible. En ese momento, el espía extranjero usa información de los antecedentes del objetivo y apela a pasiones individuales, le ofrece favores o dinero o, incluso, lo chantejea para que coopere.

En el caso del 2015 que involucra a Page, el FBI dice que sus interacciones con los individuos bajo investigación no progresaron hasta el punto que permitiera que la agencia pensara que había sido exitosamente reclutado como espía o fuente de inteligencia.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Recomendamos: Las herramientas preferidas por los hackers de Rusia

Los tres acusados en el caso fueron imputados de participar en una conspiración para actuar como agentes extranjeros en Estados Unidos sin informar al fiscal general. Dos de ellos abandonaron el país antes de los procesos judiciales y tienen inmunidad diplomática por sus trabajos con el gobierno ruso. El tercero fue arrestado y enviado a Moscú a principios de este mes, tras declararse culpable de sus crímenes en el 2015.

Ahora ve
Periodista hispana vivió en carne propia la intolerancia de integrante del KKK
No te pierdas
×