Acciones de la DEA originaron la masacre de Allende en 2011, según un reportaje

Una investigación de ProPublica y National Geographic señala que operaciones de agentes de EU dieron pie a represalias de 'Los Zetas' en esa localidad de Coahuila. La DEA rechaza los señalamientos.
La periodista Ginger Thompson detalla que, a seis años de los hechos, algunas casas y negocios todavía no han sido reconstruidos.
Ciudad fantasma  La periodista Ginger Thompson detalla que, a seis años de los hechos, algunas casas y negocios todavía no han sido reconstruidos.  (Foto: Reuters)
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

"Esta no es una historia en la que la DEA tenga las manos manchadas de sangre", asegura Russ Bear, portavoz de la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés). Pero una investigación de la periodista Ginger Thompson, ganadora del Premio Pulitzer, sobre los hechos sucedidos en Allende, Coahuila, en 2011, muestra una versión distinta.

El reportaje "Anatomía de una masacre", realizado por ProPublica y National Geographic, narra cómo la captura de Jose Vasquez Jr. por los agentes de la DEA Richard Martinez y Ernest Gonzalez llevó a una masacre de Los Zetas en esta localidad del norte de México, una de las más impactantes registradas en el país durante los últimos años.

Acerca de estos hechos, un informe de El Colegio de México (Colmex) publicado en octubre pasado da cuenta de que al menos 26 personas desaparecieron en dos días, mientras que la procuraduría estatal reporta 42 desapariciones en 14 meses y organizaciones civiles aseguran que la cifra de víctimas llegó a 300.

En tanto, ProPublica y National Geographic identifican alrededor de 60 muertes o desapariciones ligadas al asedio de Los Zetas en la zona en 2011.

La cadena de hechos

De acuerdo con la investigación —publicada este lunes—, Vasquez era distribuidor de cocaína de Los Zetas en el este de Texas cuando uno de sus choferes, Gilberto Moreno, fue detenido con 802,000 dólares escondidos en el tanque de gasolina de su vehículo.

Moreno dijo entonces que trabajaba para El Diablo —apodo de Vasquez—, quien huyó a México en busca de protección de la organización criminal.

Después, los agentes Martinez y Gonzalez no fueron tras él, sino por su esposa y su madre. A cambio de no mandarlas a la cárcel, le exigieron colaborar para desmantelar al grupo liderado por los hermanos Miguel Ángel y Omar Treviño, conocidos como Z-40 y Z-42, respectivamente, y le pidieron los PIN de sus teléfonos.

Lee: Exalcalde de Coahuila, detenido por matanza perpetrada por 'Los Zetas'

Vasquez le ofreció su abogado a Gilberto, quien es hermano de Héctor Moreno, entonces mano derecha de uno de los lugartenientes de Los Zetas, Mario Alfonso Poncho Cuéllar. Y a cambio de ese favor, el detenido le consiguió a Vasquez los PIN de los Treviño, que tenía su familiar.

"Tres semanas después de que Vasquez le diera los números PIN a la DEA, los jefes de cártel recibieron la noticia de que uno de los suyos los había traicionado y lanzaron un ola de venganza", dice el reportaje.

La noche del viernes 18 de marzo de 2011, habitantes de Allende comenzaron a sospechar que algo pasaba. Personas empezaron a desaparecer y, de acuerdo con testimonios recuperados por Thompson, hombres armados entraron al pueblo y recogieron a todo aquel que tuviera algo que ver con los Moreno, los Cuéllar y los Garza. Desde 2007, miembros de esta última familia de rancheros y mineros habían emparentado con integrantes de Los Zetas, y hace seis años la organización criminal usó el propio rancho familiar para cometer asesinatos e incinerar cuerpos.

"Conseguí todos los números: el de 40 y 42, y de todos ellos. No sabía lo que iban a hacer con ellos. Pensé que iban a intentar interceptarlos o algo así. Nunca pensé que iban a mandar los números de vuelta a México. Les dije que no hicieran eso, porque iban a causar la muerte de mucha gente. No sólo eso, yo todavía estaba allí. Todavía andaba con esa gente. Me dijeron que no lo harían. Richard me dijo que tenía que confiar en él", confesó Vasquez, luego de que supiera qué estaba pasando en Allende y escapara a EU.

Lee aquí el reportaje completo con los testimonios de los familiares de las víctimas

La información en manos de la DEA

De acuerdo con el reportaje, fuentes oficiales cercanas al caso dijeron que un supervisor de la DEA en la Ciudad de México compartió información relacionada con los números con un área de la Policía Federal mexicana conocida como Unidad de Investigaciones Sensibles.

Hasta ahora no se sabe cómo ocurrió la filtración en esas instancias, pero a principios de este año un supervisor de la unidad mexicana, Iván Reyes Arzate, se entregó a las autoridades de EU para enfrentar cargos por compartir información sobre las investigaciones de la DEA.

Los números PIN que Vasquez consiguió llegaron tanto a manos de autoridades mexicanas como de Los Zetas. Los agentes de la DEA que solicitaron los números aseguraron que ellos sólo recibieron órdenes de sus superiores.

La DEA se atribuye las capturas de los hermanos Treviño, realizadas dos y tres años después de aquellos sucesos, pero no ha dicho cómo terminó la información de los PIN en manos de Los Zetas.

ProPublica y National Geographic buscaron a Terrance Cole, supervisor de Martinez en Dallas, y a Paul Knierim, exsupervisor de la DEA en la Ciudad de México y quien ejerció como enlace con la unidad de la Policía Federal entrenada por la DEA, pero éstos se negaron a dar entrevistas.

Ve: El 'Z-40' tramita amparos contra la PGR por tortura y maltrato

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Durante el encuentro de Thompson con Martinez estuvo presente el portavoz Baer, quien, según el reportaje, interrumpía al exagente de la DEA para enfatizar que Los Zetas más importantes estaban en prisión y que la investigación de la agencia tuvo éxito.

"Es por completo culpa de Omar y Miguel Treviño (lo sucedido en Allende). Estaban matando gente antes de que aquello pasara y mataron gente después de que se entregaron los números. La DEA hizo el trabajo de ir por ellos e intentar enfocar y dedicar nuestros recursos en sacarlos del negocio. Al final tuvimos éxito en este sentido", señala la institución.

Ahora ve
Periodista hispana vivió en carne propia la intolerancia de integrante del KKK
No te pierdas
×