OPINIÓN: Difícil para Trump revolucionar su campaña

Es tarde para que el candidato republicano haga un cambio profundo y eficiente en su estrategia para ganar la presidencia de EU, afirma un experto.
El republicano Donald Trump busca ganarse el voto de las minorías

Nota del editor: Julian Zelizer es profesor de Historia y Asuntos Públicos de la Universidad de Princeton y miembro de A New America. Es el autor de Jimmy Carter y The Fierce Urgency of Now: Lyndon Johnson, Congress, and the Battle for the Great Society. Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor.

(CNN) – Donald Trump está tratando de orquestar un giro en su atribulada campaña. Comenzó revolucionando su equipo de campaña mediante la incorporación de Stephen Bannon, un ejecutivo de Breitbart News, para asumir el cargo más alto, prácticamente degradando a Paul Manafort, que luego optó por renunciar.

En uno de los momentos más impactantes de su campaña, Trump admitió que ha dicho “lo equivocado” en algunos momentos en su búsqueda presidencial y dijo que se arrepentía de ello.

Lee: Donald Trump se arrepiente por decir "lo que no debería"

Hay una buena razón por la cual está tratando de cambiar la dinámica de esta campaña. En este momento, todo parece estar desmoronándose. Trump se está desempeñando terriblemente en las encuestas: en los estados indecisos, en los estados demócratas y en los estados republicanos. Cada comentario consigue alejar a más votantes y provoca mayores dudas sobre su capacidad para ser presidente. El New York Times informó que ahora está batallando incluso con su núcleo de seguidores, hombres blancos.

En este punto, los demócratas podrían estar dirigiéndose hacia una victoria aplastante, ganando la Casa Blanca por un gran margen, asegurando el control del Senado por primera vez desde 2010 y, posiblemente, solo posiblemente, consiguiendo una mayoría en la Cámara de Representantes (aunque las probabilidades de ello siguen siendo bajas). Los republicanos están preocupados y hay amplias razones para que se sientan de esa manera.

OPINIÓN: Los 5 defectos en el discurso de Trump

Volverse un “Nuevo Trump”, como algunos lo llaman, no será fácil. No es fácil para ningún candidato a estas alturas de la campaña y desde luego no será fácil para Donald Trump. Hacer una declaración y renovar su equipo de campaña, lo cual ya ha hecho antes, no será suficiente para lograr el cometido.

Hay una razón por la cual los científicos sociales han presionado en contra del “cambio de juego” en las campañas presidenciales. El reto más difícil que Trump enfrenta actualmente es que la evidencia abrumadora de las cifras globales de las encuestas apuntan a grandes problemas para los republicanos.

El jefe de campaña de Donald Trump renuncia al cargo


Aunque siempre hay un par de encuestas que emergen para sugerir que la carrera podría emparejarse, una mirada más amplia a los datos sugiere que Trump tiene dificultades gereralizadas en casi todas las partes del país, incluso en estados muy republicanos como Utah.

OPINIÓN. Trump está siendo Trump: responde a cada provocación con furia

Mi colega en Princeton, Sam Wang, ha demostrado que si juntamos todas las encuestas, Trump realmente no tiene mucha oportunidad de ganar. En este momento, Clinton está operando 5.8 puntos porcentuales por encima de la posición del presidente Barack Obama frente al candidato republicano de 2012, Mitt Romney, en el mismo punto en la campaña que hace cuatro años. A pesar de que a los expertos les encanta recordar al público famosos errores de sondeos como “Dewey vence a Truman” en 1948, Wang nos recuerda que esos momentos son bastante excepcionales.

Los republicanos nerviosos también deben enfrentar el hecho de que Trump es la persona que es. A pesar de que la gente ha especulado durante meses que Trump cambiará a una modalidad más atractiva para el público general de los votantes en las elecciones generales, en oposición a la base conservadora del Partido Republicano, ha fracasado continuamente en mantener ese curso. De vez en cuando da discursos cuidadosamente calibrados utilizando un teleprompter, pero de inmediato vuelve a sus mensajes más extremos.

Trump no ha mostrado ningún interés en alejarse de la clase de estilo provocador que lo llevó al baile. Sus asesores no han podido presionarlo hacia una dirección distinta y a medida que cae en las encuestas, su instinto parece ser reforzar ese tipo de comportamiento.

OPINIÓN: Falsedades peligrosas, centro de la retórica de Trump

Como un perpetuo showman, Trump tiene poco incentivo personal para alejarse de lo que ahora se ha convertido en su marca personal de hablar. Y un asesor como Bannon probablemente favorezca el enfoque de “dejar que Trump sea Trump”, en lugar de tratar de crear un nuevo candidato en esta última etapa. De hecho, eso podría presionarlo aún más lejos en su provocación, debido a que se ha especializado en ello en Breitbart.com.

Los esfuerzos por llegar a los nuevos grupos no serán fáciles. En los últimos días, Trump sorprendentemente hizo un intento de atraer a los votantes afroamericanos al criticar a los demócratas por no cumplir con las promesas a su comunidad. Sin embargo, este tipo de discursos no hará nada por influir en una parte del electorado estadounidense cuyo apoyo a Trump ya registra un nivel sorprendentemente bajo de 1%.

Los afroamericanos no comenzarán a apoyar a Trump después de los tipos de declaraciones que ha hecho a lo largo de su campaña, incluyendo su lenta respuesta a los llamados para desvincularse de los partidarios de la supremacía blanca.

OPINIÓN: La tribu blanca de Donald Trump

Tampoco el partido republicano en su conjunto revertirá fácilmente su desventaja entre los votantes afroamericanos a menos que trabaje para revertir el daño que ha sido causado por las posturas del partido en asuntos clave como los derechos a voto, la desigualdad económica y la violencia policial. El hecho de que Trump contrate a un ejecutivo del polémico medio Breitbart News no es una prueba de que esté moviéndose hacia una mentalidad diferente.

A medida que el verano llega a su fin, estamos bastante avanzados en el juego electoral. Hay algunos momentos en la historia de Estados Unidos, como el repunte de Hubert Humphrey en el otoño de 1968, en que los candidatos aún han podido ganar terreno rápidamente a sus oponentes (por supuesto Humphrey igualmente perdió la elección). Pero por lo general esas remontadas no ocurren muy a menudo. Debido al estado caótico y subdesarrollado de la operación de campo de la campaña de Trump en los estados indecisos, será extremadamente difícil para él lograr algo así.

Por supuesto, la política puede tomar giros sorprendentes e inesperados, como demuestra la nominación de Trump. Los tres debates presidenciales, que comenzarán a finales de septiembre, ofrecen una oportunidad para cambiar la dirección de la carrera presidencial. Y la posibilidad de algún tipo de crisis o de nuevos datos crearían espacio para que las campañas para cambien de curso. Sin embargo, con mucha frecuencia, no hay ninguna sorpresa en octubre.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

OPINIÓN: ¿Por qué Trump arremete contra los debates?

Fundamentalmente, cambiar la dirección de la campaña será extremadamente difícil para el partido republicano. Los comentarios recientes y el nuevo personal de campaña no serán suficientes. Los republicanos podrían concluir que es mejor enfocarse en las campañas por el Senado y la Cámara de Representantes que poner demasiada esperanza en la idea de que el hombre en la cima de la boleta electoral tiene un gran as bajo la manga.

Ahora ve
El Model S de Tesla dejó más que sorprendido a este hombre de 97 años
No te pierdas
×