OPINIÓN: Home office, ¿una realidad en México?

El esquema de trabajo remoto responde a las necesidades de las nuevas generaciones de tener un mejor balance entre la vida personal y profesional.
Esquema laboral  El home office ha evolucionado en los últimos años y se ha formalizado dentro de las empresas y organizaciones.  (Foto: iStock)
Por: FERNANDO CALDERÓN

Nota del editor: Fernando Calderón es director de mercadotecnia y relaciones públicas de OCCMundial. Licenciado en Administración de Empresas en la Universidad Iberoamericana, con especialización en finanzas y mercadotecnia, se ha desempeñado en diferentes funciones directivas de marketing en empresas como Avantel y Axtel. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Mucho se habla de cómo la tecnología ha optimizado todo tipo de procesos administrativos, operativos e industriales dentro de las organizaciones, pero debemos analizarlo también desde la influencia que tiene ésta en el activo más importante de cualquier organización: el talento humano.

Desde el reclutamiento y selección de personal a través de internet -lo cual comenzó a desarrollarse hace 20 años con la llegada de la primera bolsa de trabajo en línea, pasando por el desarrollo y sofisticación de los procesos internos de gestión de personal-, el uso de la tecnología ha fomentado el desarrollo de nuevos esquemas laborales, como la inserción de trabajadores independientes en la dinámica empresarial y la contratación de trabajadores bajo un esquema de trabajo remoto o lo que se le conoce como home office.

Lee: Adiós a las oficinas, tal y como las conocemos

El home office, con alrededor de una década y media de existencia, ha evolucionado en los últimos años y se ha formalizado dentro de las empresas y organizaciones, no solo como consecuencia de los múltiples beneficios de la tecnología, sino también de la tendencia en las empresas de ser más flexibles en los espacios y horarios de trabajo.

Además, esta modalidad responde a las necesidades de las nuevas generaciones de tener un mejor balance entre la vida personal y profesional. De acuerdo con la encuesta 2016 de la firma Deloitte sobre millennials, tres cuartas partes de los ellos preferirían trabajar desde casa u otras locaciones donde consideran que serían más productivos. Sin embargo, solo a 43% se le ha permitido.

Los beneficios del home office son múltiples: mayor productividad de los colaboradores al ahorrar tiempo en traslados, menos desgaste emocional por los mismos, economía en recursos e instalaciones y un mejor ambiente laboral. En realidad, el esquema incluye la oportunidad de trabajar no solo en casa sino en cualquier lugar distinto al escritorio de una empresa que permita a la persona realizar su trabajo de manera ordenada y oportuna; un café, un restaurante, un parque o incluso un club deportivo.

Lee: Tres pasos para ser flexibles e implementar el home office

De acuerdo con la encuesta del “Empleo del Tiempo Americano” del Departamento del Trabajo de los Estados Unidos, en 2015, el 38% de los trabajadores de ese país con empleos gerenciales, financieros y de negocios hace algo o todo su trabajo desde casa.

Aunque no hay cifras oficiales en México, un sondeo realizado en julio pasado señala que a 3,700 profesionistas que buscan empleo a través de OCCMundial mostró que 4 de cada 10 personas ha visto que en la empresa en donde labora existe la posibilidad de hacer home office; y un porcentaje similar ha tenido oportunidad de hacer home office en alguna empresa en la que ha laborado. Lo anterior, a pesar de que 8 de cada 10 cuenta con la tecnología y espacio físico necesario para trabajar a distancia.

La tendencia todavía no alcanza todo su potencial en México; sin embargo, cada vez hay mayor flexibilidad de parte de las empresas para integrar nuevos esquemas laborales. Si eres empleador o empresario debes de considerar esta modalidad que te permitiría ahorrar recursos y mejorar la productividad de tus trabajadores.

OPINIÓN: Coaching de vida, una opción para motivar a los trabajadores

Lo importante es considerar que implica buscar profesionistas con alto sentido de responsabilidad, establecer un programa de cumplimiento por objetivos y considerar proporcionar las herramientas tecnológicas necesarias para que puedan trabajar de manera eficiente.

Ahora ve
El director general de izzi, Adolfo Lagos, muere en un intento de asalto
No te pierdas
×