OPINIÓN: La vida en el tránsito vehicular, el mundo a ‘vuelta de rueda’

Las crecientes necesidades de movilidad han hecho que el tráfico haya reconvertido paulatinamente nuestra existencia y nuestra economía.
El efecto de tráfico tiene una serie de capas que paulatinamente han reconvertido nuestra existencia y nuestra economía.
Tráfico  El efecto de tráfico tiene una serie de capas que paulatinamente han reconvertido nuestra existencia y nuestra economía.  (Foto: Cuartoscuro)
VICENTE ANDRACA

Nota del editor: Vicente Andraca encabeza el área de contenido y estrategia de www.piggo.mx, aplicación de inversión desarrollada por GBM Grupo Bursátil Mexicano. Incursionó en el mundo digital al lado de umbral.com, uno de los primeros portales de noticias en México, así como submarino.com.mx, Televisa, Yahoo, TV Azteca y El Economista. Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad del autor.

(Expansión) — Pasar una vida atrapado en el tráfico se ha vuelto algo cotidiano, una anormalidad que acaba por transformarse en el pan nuestro de cada día.

Esa realidad, ante la que poco podemos hacer, nos coloca en una encrucijada la cual nos ha obligado a modificar gradualmente nuestro estilo de vida y nuestros gastos.

Pero vayamos por partes, un estudio llevado a cabo por la compañía Global Positioning Specialists refiere que los trabajadores mexicanos pasan 4.9 semanas varados en el asfalto, sacrificando 9.7% de sus ingresos anuales a causa de los atascos.

Lee: Los mexicanos invierten más de 2 años de su vida en trasladarse al trabajo

Lo cual, de acuerdo a la firma, equivale a aproximadamente 774 dólares —casi 15 mil pesos—.

Y no es para menos. De acuerdo al TomTom Traffic Index 2016, la Ciudad de México escaló al primer lugar en el ranking de congestión de tráfico, superando a Bangkok y a Brasil.

Lo cual representa que cada vez que nos subimos a un vehículo para movernos, tenemos que sumarle por lo menos un 60% de tiempo extra para llegar a nuestro destino.

Lee: México fuera del podio de los mejores países para manejar en Latam

El mundo a ‘vuelta de rueda’

En este mundo a ‘vuelta de rueda’, las personas comen, se maquillan, leen, son sociales, se sacan selfies o simplemente miran por el parabrisas esperando avanzar unos metros más mientras el tiempo corre y ellos no.

Nuestras crecientes necesidades de movilidad hacen que aprendamos a soportar ciertas cosas:

Menos tiempo, menos vida: El tráfico se ha convertido en un factor que nos hace tomar decisiones radicales que no solo implican salir cada vez más temprano de casa o más tarde de la oficina, también vivir más cerca de nuestras fuentes de trabajo. Ante esto el home office se vuelve una alternativa cada vez más cercana y factible para que empleados y empresas encuentren un punto de equilibrio.

El primer teleférico como transporte público en México

Aprender a llegar tarde: No estar en nuestros escritorios a la ‘hora del timbre’ no solo se traduce en un regaño del jefe. Es una fuente de estrés que arranca cuando llevamos varios minutos sin movernos. Es en ese momento que empezamos a sentir una extraña urgencia, a ponernos de malas e incluso a sudar. Esto no solo se traduce en un mal rato o en llegar en ‘llamas’ a la oficina, también afecta directamente la productividad.

Según datos de la Coparmex, el tráfico en la Ciudad de México cuesta 70,000 millones de pesos anualmente.

Esto ha hecho surgir esquemas escalonados de horarios en zonas del alto conflicto vial como Santa Fe, para facilitar los accesos y no afectar la ya de por sí complicada vida laboral.

Road Rage: Los embotellamientos son un caldo de cultivo ideal para esta furia incontrolable que hace que te toquen el claxon como si no hubiera un mañana o que te avienten el auto sin temor de la ira de Dios. De acuerdo, a la NBC cerca del 80% de los conductores han sufrido de estas emociones en EU.

Muchos conductores para evitarse el ‘mal trago’ han preferido dejar sus autos y cambiarlos por motos o bicicletas o simplemente aprovechar los beneficios de servicios como Uber o Rappi, para moverse o no tener que moverse para realizar actividades habituales como ir al súper o a la lavandería.

Lee: Emprendedores buscan solucionar el tráfico con scooters eléctricos

El efecto de tráfico, más allá de lo que se observa a simple vista, tiene una serie de capas que paulatinamente han reconvertido nuestra existencia y nuestra economía.

Hasta qué punto llegará, es difícil de saber, lo cierto es que tan sólo en agosto las ventas de autos crecieron casi 20%.

Ahora ve
Estas son las últimas campanadas del emblemático Big Ben
No te pierdas
×