OPINIÓN: Los buenos deseos de Tillerson y Kelly en medio de un “viaje difícil”

Comparado con otros encuentros bilaterales entre funcionarios de EU y México, la delegación mexicana encaró mejor la visita de sus homólogos este jueves, aunque sin grandes anuncios.
Mientras el vocero de la Casa Blanca calificaba de “fenomenal” la relación con México, Donald Trump descalificaba los alcances de la visita ministerial de Kelly y Tillerson a la capital mexicana este jueves.
'Viaje difícil'  Mientras el vocero de la Casa Blanca calificaba de “fenomenal” la relación con México, Donald Trump descalificaba los alcances de la visita ministerial de Kelly y Tillerson a la capital mexicana este jueves.  (Foto: EFE)
Horacio Vives Segl / / Profesor del Departamento Académico de Ciencia Política del ITAM y miembro del Sistema Nacional de Investigadores.

Nota del editor: Horacio Vives Segl es Licenciado en Ciencia Política por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y doctor en Ciencia Política por la Universidad de Belgrano (Argentina). Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad del autor.

(Expansión) — A pesar de lo que algunos señalaban, la reunión de alto nivel entre los secretarios de Estado (Rex Tillerson) y de Seguridad Nacional (John Kelly) de Estados Unidos con sus contrapartes mexicanas (Luis Videgaray y Miguel Ángel Osorio) era necesaria. Pero que se quedara a nivel ministerial, que los secretarios no fueran recibidos por Enrique Peña Nieto, encuentro privado que finalmente se dio en Los Pinos.

La reunión en la Ciudad de México era pertinente tras el retiro de la invitación que Donald Trump hizo a Peña para un encuentro entre ambos presidentes prevista para el 31 de enero pasado.

El entorno de la visita era complejo. En los días previos se dio en Estados Unidos la detención del dreamer mexicano Daniel Ramírez, así como las marchas del día sin latinos, pero aún más importante, se dieron a conocer nuevas medidas que endurecen las prácticas de detención y deportación de migrantes. La posibilidad de que cuerpos policiacos puedan discrecionalmente activar el mecanismo de detención y deportación por faltas tan menores como cruzar mal una calle, en un ambiente de profunda discriminación y racismo, ha incrementado el clima de indefensión ante detenciones arbitrarias.

Lee: El nuevo 'descalabro' del gobierno de Trump a México

Del lado mexicano, hay que hacer notar las declaraciones de la Cancillería en el sentido de que México no estaría dispuesto a recibir a inmigrantes de otros países. Si se piensa, por ejemplo, en la colonia de haitianos que ya se encuentran varados en Baja California, sería muy complejo que se multiplicaran las de ciudadanos de otros países a lo largo de la frontera norte. No está claro que Estados Unidos deporte a los países de origen a los inmigrantes ilegales, cuando sería más fácil dejarlos en la frontera mexicana.

Lee: México no aceptará imposiciones en inmigración: EPN

Con toda razón, México está en condiciones de exigir la acreditación de los migrantes deportados, para solo recibir a mexicanos. En ese sentido, también resulta pertinente el anuncio de la Cancillería mexicana de acudir a instancias internacionales (Organización de Naciones Unidas, Comisión de Derechos Humanos de Ginebra Organización de Estados Americanos, por citar algunas).

Lee: México y EU acuerdan responsabilidad compartida en migración

Los anuncios

No se dieron grandes anuncios y eso responde a las bajas expectativas de la visita. No se dijo nada sobre la construcción y pago del muro, ni sobre la renegociación del Tratado de Libre Comercio. Hubo un esfuerzo por señalar las coincidencias entre ambos países a pesar de las complejidades y desafíos que deben enfrentarse en la nueva relación bilateral. El único anuncio concreto importante fue de Kelly sobre deportaciones ordenadas, en el sentido de que no serán masivas ni se utilizaría personal militar, algo que coincide con sus declaraciones de ayer tras visitar Guatemala, pero no con las acciones ejecutivas de hace dos días, anunciadas en Estados Unidos. Ese ha sido el clima de las acciones y anuncios: inconsistencias e imprecisiones.

Lee: México rechaza nuevas disposiciones inmigratorias de Trump

En ese sentido, mientras el vocero de la Casa Blanca calificaba de “fenomenal” la relación con México, Donald Trump descalificaba los alcances de la visita ministerial de este jueves: no solo dijo que era un “viaje difícil”, sino que no le importaba tener una mala relación con México con tal de cumplir sus promesas de campaña y sus objetivos de gobierno.

En suma, comparado con otros encuentros bilaterales, la delegación mexicana encaró mejor la visita, el encuentro se realizó en un clima menos hostil para México y se obtuvo una declaración sobre deportaciones ordenadas que no genera mayor entusiasmo. Y los secretarios estadounidenses fueron recibidos por el presidente mexicano, cortesía que no concedieron a la delegación mexicana que viajó en enero.

Pero como todo en esta era, habrá que esperar a que los acuerdos sean validados o descalificados en la cuenta de Twitter de Trump.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

×