OPINIÓN: México-EU, una relación bilateral en tiempos de Twitter

Alguien de este lado del muro debería tomar nota que en la arena de las redes sociales, no le van a ganar a Donald Trump.
Mediante Twitter, la mañana de este jueves anunciaba que si México no pagaba el muro, no tendría sentido el encuentro entre ambos presidentes a fin de mes.
Peña-Trump  Mediante Twitter, la mañana de este jueves anunciaba que si México no pagaba el muro, no tendría sentido el encuentro entre ambos presidentes a fin de mes.  (Foto: Cortesía)
Horacio Vives Segl / / Profesor del Departamento Académico de Ciencia Política del ITAM y miembro del Sistema Nacional de Investigadores.

Nota del editor: Horacio Vives Segl es Licenciado en Ciencia Política por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y doctor en Ciencia Política por la Universidad de Belgrano (Argentina). Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad del autor.

(Expansión) — Las últimas horas han sido trepidantes y nefastas para la relación entre Estados Unidos y México. Trump vuelve a marcar la agenda, la forma y el fondo en la relación con el pasmado gobierno mexicano, que no ha podido ser asertivo en el complejo momento actual.

OPINIÓN: Una falta de reflejos del gobierno mexicano ante las acciones de Trump

Tras el fracaso de la delegación mexicana de alto nivel que visitó Washington el miércoles para adelantar los acuerdos de la anunciada reunión entre los presidentes de ambos países programada para el 31 de enero, el resultado no podría ser más adverso para México.

Ante el silencio de la delegación mexicana, Donald Trump avanzó con acciones ejecutivas: la construcción (para ser precisos, ampliación) del muro fronterizo y el ahorcamiento presupuestario para las denominadas ciudades santuario, que focalizadamente dan protección a comunidades de extranjeros —principal, aunque no exclusivamente, a mexicanos.

Lee: Una semana de tensión entre México y Trump

Tras el fracaso en las negociaciones, el presidente mexicano emitió la noche del miércoles un mensaje a la nación inconformándose con la construcción del muro y dejando en suspenso la visita a Washington de final de mes. Una vez más, perdió la oportunidad de ser él el que, dado el infructuoso resultado de las negociaciones y las acciones unilaterales tomadas por Trump, se plantara con mayor arrojo y firmeza y fuera él, con un amplio respaldo de la clase política y de la opinión pública en México, el que cancelara la visita.

Lee: Empresarios dan espaldarazo a Peña frente a Trump

Pero de nueva cuenta, Trump tomó las riendas y vapuleó al gobierno mexicano. Mediante Twitter, la mañana de este jueves anunciaba que si México no pagaba el muro, no tendría sentido la visita del día 31. En una palabra, “desinvitó” al presidente mexicano. Y más tarde, por el mismo medio, Enrique Peña anunciaba que no iría a la cita con Trump. Tarde, otra vez tarde y de manera reactiva a la jugada de Trump. Por cierto, alguien de este lado del muro debería tomar nota que en la arena de las redes sociales, no le van a ganar.

El presidente de México y yo hemos acordado cancelar nuestra reunión: Trump
Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Por último, Trump en el discurso en Filadelfia —en el que por cierto se reprodujo lo que ha sido el ánimo polarizante desde que asumió la presidencia, aplaudido adentro por seguidores; repudiado en las calles—, volvió a cambiar las reglas del juego al fijar un ultimátum para el gobierno mexicano: le dio 30 días para tratar “con respeto” a Estados Unidos. Un diagnóstico esquizofrénico del que solo se obtienen pocas certezas: Trump le sigue marcando la línea a Peña y su gobierno, la relación de por sí crítica entre ambos países sigue en picada y el gobierno mexicano no acierta en nada en la relación con su vecino del norte.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
Los campos eólicos en La Ventosa, Oaxaca, dividen opiniones
No te pierdas
×