OPINIÓN: El gasto militar de Trump no ayudará a que EU vuelva a estar a salvo

El presidente estadounidense quiere gastar mucho dinero por razones muy distintas a las de Ronald Reagan o de George W. Bush.
¿Por qué quiere Trump un presupuesto millonario para la seguridad militar?
TIMOTHY STANLEY

Nota del editor: Timothy Stanley es historiador y columnista del periódico británico The Daily Telegraph. Escribió el libro Citizen Hollywood: How the Collaboration Between L.A. and D.C. Revolutionized American Politics. Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad del autor.

(CNN) — Donald Trump quiere dar nueva forma al Estado estadounidense. No quiere encogerlo, como prometieron los conservadores de antaño, sino redefinir sus prioridades.

Por ello prometió recortar el gasto en ayuda exterior, diplomacia, cambio climático, etc.… e incrementar radicalmente el gasto militar. Incrementarlo en un asombroso 10%, es decir, 54,000 millones de dólares. Es mucho dinero y tanto republicanos como demócratas deberían estar haciendo cuestionamientos.

Lee: Trump propone 54,000 mdd más al gasto militar para seguridad

Tal vez te preguntes si elevar el gasto militar contradice la promesa de Trump de hacer que Estados Unidos deje de hacer el papel de policía del mundo. No necesariamente. Esencialmente, Trump quiere gastar mucho dinero por razones muy distintas a las de Ronald Reagan o de George W. Bush.

Ellos querían tener unas fuerzas armadas poderosas para poder desplegarlas rápidamente en cualquier parte. Por otro lado, Trump quiere que Estados Unidos se transforme en una fortaleza gigante. Con suerte, el ejército nunca saldrá; esperemos que ningún ejército entre jamás.

OPINIÓN: ¿Cómo le fue a Trump con su discurso ante el Congreso?

Mientras invierte en equipo nuevo, también exigirá que los miembros de la OTAN paguen más, reducirá la ayuda exterior, probablemente desmantele el Departamento de Estado, trate de proscribir a clases completas de migrantes con base en presuntas amenazas a la seguridad y levante un muro a lo largo de la frontera con México.

Entonces, aunque parezca que Trump está dándoles a los partidarios de la guerra el dinero que quieren, no significa que respalde su estrategia mundial. Por el contrario: si Estados Unidos queda sellado, supuestamente se reducirá la probabilidad de que ocurra otro ataque como el del 11-S y otra guerra de Iraq, cosa por la que el mundo reza.

Pero ¿Estados Unidos realmente necesita más bombas para lograrlo?

Trump propone aumentar el presupuesto de las fuerzas armadas de Estados Unidos

La amenaza más grave es China, que está extendiendo su poder en la región del Pacífico. Sin embargo, parece que sus objetivos siguen siendo revanchistas: reclamar territorios fronterizos que considera propios.

Rusia sigue siendo un tigre de papel en sentido militar. Cierto es que tiene un nutrido arsenal de armas nucleares, pero sus capacidades convencionales están limitadas. Hace poco, cuando su único portaaviones llegó al Mediterráneo, los espectadores europeos quedaron atónitos al ver que emitía humo negro… como una locomotora destartalada.

Sabemos muy bien que Rusia es una amenaza en internet. La piratería política y el espionaje industrial son los mayores desafíos de parte de los antiguos actores de la Guerra Fría… y exigen que se hagan inversiones inteligentes en cuanto a información de inteligencia.

OPINIÓN: ¿Qué tipo de escándalo es el 'Rusiagate' de Trump?

Pasa lo mismo con el terrorismo islámico. Reino Unido ha demostrado que las amenazas terroristas internas pueden vencerse a través de la infiltración, la recopilación de información y la difusión de información de inteligencia. La mejor forma de atacar al terrorismo es la prevención: desmantelar las células, frenar la radicalización, entrar en contacto con los jóvenes musulmanes.

Trump tiene razón al decir que la corrección política ha incubado extremistas, pero la experiencia también muestra que colaborar sensiblemente con las comunidades islámicas da resultados.

Hay cierta clase de partidario de Trump que considera que está en una cruzada contra el islam. Este enfoque es incorrecto y puede resultar terriblemente contraproducente.

OPINIÓN: ¿Quién, exactamente, dirige la política exterior de Estados Unidos?

Los conservadores en el sentido fiscal harían bien en preguntarse si estas prioridades en el gasto son correctas. Los conservadores libertarios tienen que preguntarse si les parece bien que Trump le extienda un jugosísimo cheque al complejo militar industrial, grupo que no merece más generosidad fiscal que los bancos o el programa Planned Parenthood.

Finalmente, quienes hacen campaña en contra de la guerra deben estar atentos a la posibilidad de que la retórica beligerante de Trump se extienda más allá de sus objetivos.

Sí, quiere construir una fortaleza. Sí, quiere que el resto del mundo se cuide solo. Pero también quiere aplastar a ISIS. Ha hablado de la posibilidad de tomar el petróleo de Iraq.

Es famoso por negarse a hablar de estrategia, por lo que todo es posible. ¿Quién sabe? Tal vez termine pensando que es mejor combatir a los enemigos islamistas de Estados Unidos "allá" que "acá".

OPINIÓN: Lo que afirma Trump sobre el terrorismo, un sinsentido

Aunque el trumpismo se basa en el escepticismo ante la globalización, también se basa en hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande… y para muchos, eso sigue midiéndose según su capacidad de patear traseros.

No encuentro nada en la psicología ni en el lenguaje de Trump que indique que su oposición a la intervención se basa en un análisis minucioso de la historia constitucional o del temor pacifista de hacer daño.

OPINIÓN: Trump y la psicología de la culpa

Tan solo hay que analizar las palabras que Trump usó al proponer este aumento al gasto militar: "Debemos asegurarnos de que nuestros valientes soldados, hombres y mujeres, tengan las herramientas que necesitan para impedir la guerra y para que, cuando los llamen a pelear en nuestro nombre, hagan una sola cosa: ganar. Tenemos que ganar. Tenemos que empezar a ganar guerras otra vez".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sin embargo, al oponerse a la intervención durante la campaña presidencial, Trump explotó astutamente el miedo de la gente a las guerras fallidas. Dado que ahora exige cantidades estratosféricas de dinero para volver a armar a Estados Unidos, los conservadores y los liberales que se oponen a la guerra tienen que esforzarse para garantizar que el Estados Unidos-fortaleza no se vuelva el detonante de una nueva generación de conflictos.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
¿La ciencia puede responder si la homosexualidad tiene razones biológicas?
No te pierdas
×