OPINIÓN: Lo que Trump dijo sobre inmigración, un truco publicitario

El presidente estadounidense da a la gente la impresión de que le interesa la reforma inmigratoria y los defrauda con su discurso ante el Congreso.
¿Que propone Trump en su reforma migratoria?
RAÚL A. REYES

Nota del editor: Raúl A. Reyes es abogado y pertenece al consejo de colaboradores del diario estadounidense USA Today. Escribe regularmente para CNN Opinion. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(CNN) — Pueden considerarla la gran farsa sobre inmigración. El martes 28 de febrero, Donald Trump, presidente de Estados Unidos, dijo a los reporteros en la Casa Blanca que le interesaba ayudar a que se aprobara la propuesta de reforma inmigratoria siempre y cuando hubiera "compromiso de ambas partes". CNN reportó que a Trump le interesaba una propuesta de ley con la que pudiera darse un estatus legal a millones de inmigrantes indocumentados.

Lee: Trump alista plan para que inmigrantes tengan estatus legal

Aunque Trump no llegó a respaldar una vía a la ciudadanía para los indocumentados, esta medida ciertamente fue un cambio sorprendente respecto a su antigua postura radical en el tema de la inmigración. Un alto funcionario de la administración también les dijo a los periodistas que Trump estaría abierto a la legalización de los inmigrantes indocumentados que no hayan cometido delitos graves o violentos.

Luego, Trump dio su discurso ante el Congreso estadounidense y reveló sus verdaderas intenciones. Ahora sabemos que lo que dijo sobre la reforma inmigratoria fueron solo palabras. En el mejor de los casos, sus primeras declaraciones sobre la reforma inmigratoria fueron un mero truco publicitario con el fin de despertar el interés (y de elevar los índices de audiencia, cosa con la que Trump está obsesionado) por su discurso.

El pueblo estadounidense pide implementar las leyes de inmigración: Trump

En el peor de los casos, este engaño fue un timo cruel contra los millones de personas indocumentadas que por un breve momento esperaban el indulto ante una posible deportación.

De hecho, Trump propuso pocas medidas significativas en el tema de inmigración, fuera de confundir a los migrantes con la delincuencia y de manipular los hechos clave que subyacen a la inmigración ilegal. Lo más revelador fue que no mencionó que le ofrecería a nadie una opción para la legalización.

OPINIÓN. ¿Qué opinan los expertos del discurso de Trump en el Congreso de EU?

"En este momento —dijo Trump en su discurso— estamos retirando a los pandilleros, a los narcotraficantes y a los delincuentes que amenazan a nuestras comunidades y que acechan a nuestros ciudadanos inocentes". Sin embargo, esta afirmación queda socavada por los propios datos del gobierno.

Las estadísticas del Departamento de Seguridad Nacional y del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) muestran que aunque la ronda más reciente de redadas del ICE estuvo enfocada en "extranjeros retirables" que habían recibido condenas por una amplia variedad de delitos e infracciones menores, la categoría más grande de personas arrestadas entraba en la descripción de "no delincuentes".

De hecho, durante la presidencia de Trump, el ICE ha estado deteniendo y deportando a madres de familia, a beneficiarios del programa de Consideración de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) y a víctimas de violencia doméstica… y estos son solamente los casos que conocemos.

OPINIÓN: Presidente Trump, no me deporte

Trump dijo a los miembros del Congreso estadounidense que creía que "es posible lograr una reforma inmigratoria real y positiva", siempre y cuando los legisladores se comprometan a mejorar los empleos y los salarios de los estadounidenses, a aumentar la seguridad interna y a restaurar el respeto al Estado de derecho.

Sí, es posible lograr esa reforma, pero es improbable que Trump use su capital político para ello. Lo eligió una base que se opone fervientemente a cualquier cosa que se parezca a una "amnistía". Se ha rodeado de asesores, como el defensor del nacionalismo blanco, Steve Bannon; el xenófobo Stephen Miller, y Jeff Sessions, el fiscal general que quiere frenar la inmigración legal.

Trump tendría que pelear con sus principales partidarios y con sus asesores más cercanos para que avance cualquier plan de legalización, lo que equivaldría a traicionar su promesa de campaña principal. Así que a pesar de que Trump anuncie un "compromiso", no va a pasar.

Lee: ¿Qué de lo que dijo Trump en el Congreso es verdadero o falso?

En vez de escuchar el discurso de Trump sobre inmigración, veamos los actos de su joven administración. Su prohibición antimusulmana a los viajes hizo salir a las calles a los estadounidenses, quienes protestaron furiosamente antes de que el 9.º Tribunal de Circuito de Apelaciones la frenara.

Su administración ha expandido considerablemente la lista de inmigrantes indocumentados sujetos a deportación, cosa que ha despertado el temor, la sorpresa y el nerviosismo en las comunidades de inmigrantes de todo Estados Unidos. Ha amenazado con castigar a los ayuntamientos que no respeten su plan de deportar a la mayor cantidad posible de personas.

Ha pedido que se incremente en 15,000 la cantidad de agentes del ICE y de la Patrulla Fronteriza en una época en la que las entradas ilegales por la frontera sur de Estados Unidos están en el nivel más bajo en décadas.

Lee: Los principales temas que Trump abordó en su discurso

Es cierto que Trump recicló parte de las políticas inmigratorias de las que hemos oído hablar desde hace un tiempo. Habló de su "gran, gran muralla" aunque no se dijo nada de que México la pagaría.

Dijo que quiere que Estados Unidos adopte un sistema de inmigración legal basada en los méritos, con lo que desechó el principio de unidad familiar que ha guiado la política inmigratoria estadounidense desde hace décadas.

¿EU se queda sin aliados en Latinoamérica tras el nuevo decreto migratorio?

Además, Trump anunció la creación de una nueva oficina (inútil), llamada Oficina de Contacto para las Víctimas de Delitos de Inmigrantes (VOICE, por sus siglas en inglés), para resaltar los delitos cometidos por inmigrantes indocumentados. Esto provocó las quejas y los abucheos de algunos de los demócratas presentes y con razón.

OPINIÓN: Ridícula, la efusividad por el discurso de Donald Trump

¿Qué función legítima podría tener una oficina como esa, fuera de fomentar el sentimiento antiinmigrante y antilatino? Los delitos los cometen toda clase de personas, no solo los inmigrantes indocumentados.

De hecho, se asocia a los inmigrantes, incluidos los indocumentados, con niveles más bajos de delincuencia que los de quienes nacieron en el país. Además, ya tenemos una oficina federal para víctimas del delito, cuyas funciones aparentemente se empalman con las de esta dependencia propuesta.

Lee: Trump registra menos audicencia que Obama en su discurso ante el Congreso

En el discurso que Trump dio ante el Congreso, no hubo gran cosa sobre inmigración. Lo sorprendente fue lo fácilmente que los medios se creyeron, una vez más, la idea de que estaba ocurriendo alguna clase de "cambio radical" con Trump.

Dejemos algo en claro: este es el presidente más antiinmigrante en la historia moderna… y sus actos dicen más que sus palabras.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
Cumplimiento o no de contrato enfrenta a Neymar con el Barcelona
No te pierdas
×