OPINIÓN: ¿Qué se necesita realmente para que una mujer sea presidenta?

Equilibrar una carrera política con la familia usualmente se considera una razón por la que las mujeres deciden no postularse a cargos de elección popular.
Presente y futuro  El pasado 5 de marzo se realizó una marcha en Los Ángeles, California, previa a las manifestaciones de este miércoles por el Día Internacional de la Mujer.  (Foto: AFP/Archivo)
MARIANNE SCHNALL

Nota del editor: Marianne Schnall escribió el libro What Will It Take to Make a Woman President? Conversations about Women, Leadership and Power y es fundadora del movimiento What Will It Take. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

(CNN) — Durante casi una década me he estado haciendo una pregunta: ¿Qué se necesita realmente para que una mujer sea presidenta? ¿Por qué en Estados Unidos, uno de los países más avanzados de la Tierra, aún no hemos marcado el hito que ya se ha marcado en otros países?

Esperaba que el libro que publiqué en 2013, que consiste en una serie de conversaciones sobre mujeres, liderazgo y poder con personalidades como Sheryl Sandberg y Nancy Pelosi, se volviera rápidamente una reliquia porque parecía inevitable que Hillary Clinton, quien nos dijo que los derechos de las mujeres son derechos humanos, se volvería la primera presidenta de Estados Unidos.

OPINIÓN: Protestas en el Día de la Mujer: ¿Qué tal si Trump no es el problema, sino nosotras?

Esa idea se sentía cercana, muy posible. Pero cuando Donald Trump ganó, la posibilidad de que una mujer pudiera superar esa barrera invisible parecía más lejana que nunca.

En ese momento fue difícil no sentirme desilusionada y confundida. Pero en pleno Día Internacional de la Mujer y del Mes de la Historia de la Mujer en Estados Unidos, sigo preguntándome cuándo habrá una mujer en la Casa Blanca. He vuelto a revisar las entrevistas que hice para mi libro y tracé un plano de lo que creo que se necesita para que una mujer llegue a la Casa Blanca.

Mujeres Poderosas: Día Internacional de la Mujer

El primer paso es reconocer que tenemos un problema que resolver y luego hacer todo lo posible para incluir a muchas mujeres más en el aparato político. Este no es un "problema de mujeres". No es un problema de partidos. Es un problema humano. Es cuestión de asegurarse de que haya diversidad en la cúpula de la política estadounidense y que los políticos reflejen al pueblo estadounidense… ¿Acaso no es ese el espíritu de la democracia?

Lee: En 54 países marcharán contra la violencia de género

No solo no hemos tenido una presidenta, sino que la cantidad de mujeres que actualmente ostentan un cargo político es sorprendentemente baja: componen menos del 19.4% del Congreso, el 21% del Senado y solo cuatro de 50 gobernadores son mujeres.

Para dar a estas cifras un contexto internacional (después de todo se trata del Día Internacional de la Mujer), Estados Unidos ocupa el lugar 104 en todo el mundo en cuanto a la cantidad de mujeres en las legislaturas nacionales.

Estados Unidos ocupaba el lugar 79 cuando publiqué mi libro, hace cuatro años, así que literalmente vamos en retroceso. Aunque las mujeres componen más del 59% de la población de Estados Unidos, rara vez participamos en la toma de decisiones importantes.

OPINIÓN: ¿Por qué se necesitan más mujeres líderes?

El siguiente paso es aceptar y sacar provecho de la ironía de que el nivel de indignación por la elección de Donald Trump, por cómo trata a las mujeres y a las minorías y por muchas de sus políticas bien podría ser el motor que nos acerque a tener una presidenta.

El auge sin precedentes de mujeres que se postulan a algún cargo político (más de 13,000 desde la noche de las elecciones presidenciales, según algunas fuentes) ha sido una tendencia positiva tras las elecciones: las mujeres se están involucrando cívicamente y se están levantando en toda clase de formas, como quedó patente gracias a los millones de mujeres (y hombres) que participaron en la histórica Marcha de las Mujeres y que siguen activos. Una de las pruebas más recientes es la huelga nacional.

Esta ira colectiva es la fuerza que generará presidentas y mujeres líderes de todas clases: mujeres activas, comprometidas, empoderadas y valientes que quieren hacerse escuchar y defender las causas y los temas que les preocupan sin que las ignoren o las marginen quienes están en el poder.

OPINIÓN: ¿Las mujeres poderosas son 'el talón de Aquiles' de Trump?

Esta tendencia dará frutos, ya que entre más mujeres líderes tengamos, más se generarán. Como muchas de mis entrevistadas mencionaron: "no puedes ser lo que no puedes ver". Las mujeres y las niñas necesitan ejemplos a seguir para poder verse como líderes.

Por esto me sentí esperanzada cuando Beyoncé recomendó mi libro en una entrevista que dio a la revista GARAGE en 2016 y exhortó a sus admiradoras más jóvenes a leerlo porque "las inspirará a volverse mejores líderes". Ella entendió que para poder contrarrestar los muchos mensajes a través de los que la sociedad y los medios restan poder a las niñas y a las jóvenes, necesitan ese estímulo activo y ejemplos de liderazgo en los que puedan creer y con los que se identifiquen.

OPINIÓN: Beyoncé y Adele muestran el futuro del feminismo

¿De qué otra forma podemos lograr que una mujer llegue al despacho oval? Vigilando y criticando la forma en la que los medios representan a las mujeres poderosas y ambiciosas… particularmente a las candidatas a la presidencia.

En esta ardua temporada de elecciones quedó patente que a las mujeres líderes suele dárseles una cobertura diferente y más agresiva que a sus colegas varones. Recordemos el comentario burlón que Donald Trump hizo sobre la cara de Carly Fiorina en las elecciones primarias; la discusión sobre el peinado y el vestuario de Hillary Clinton; los comentarios sobre que su voz es demasiado fuerte, furiosa y "estridente", y lo que Trump dijo respecto a que "no tiene apariencia" de presidenta.

Fueron muchos los medios de comunicación que reportaron estos acontecimientos como noticias en vez de denunciar lo que eran realmente: oponentes políticos usando tácticas sexistas para degradar a la oposición.

Lee: ¿Cuál es el papel de las mujeres en la política de Estados Unidos?

¿Qué más podemos hacer para fomentar el auge de mujeres líderes? Necesitamos una reforma al financiamiento de las campañas. Entre las barreras a las que se enfrentan las mujeres suele contarse la recaudación de sumas enormes de dinero para montar una campaña política.

Necesitamos un respaldo real para las mujeres y las familias trabajadoras, ya que equilibrar una carrera política con la familia usualmente se considera una razón por la que las mujeres deciden no postularse a cargos de elección popular (tal vez podamos aprender algo de los sectores empresarial y tecnológico, que también buscan mejorar en esos ámbitos).

Debemos defender las políticas sensatas tales como el permiso familiar con goce de sueldo, la paga igual y los servicios asequibles de guardería, así como exhortar a los hombres a compartir las responsabilidades y los cuidados.

Lee: ¿Cómo pueden las mujeres alcanzar alto mandos?

Reclutar a los hombres como aliados y redefinir los roles de género restrictivos que afectan negativamente a los hombres y a los niños ayudará a la sociedad, al tiempo que sirve para sentar las bases para que una mujer llegue a la Casa Blanca.

Kellyanne Conway, la mujer detrás del triunfo de Donald Trump

Cuando Trump comentó que Hillary estaba "usando la carta de las mujeres", ella respondió correctamente: "inclúyeme en el juego". Las mujeres aportan mucho: perspectivas y soluciones diferentes, su propio estilo de liderazgo, una inclinación a la búsqueda de consensos (rasgo que ciertamente se necesita mucho en el gobierno en estos días), además de que su participación es componente importante de una democracia representativa.

Como me dijo Nancy Pelosi en nuestra entrevista: "no es que las mujeres que están llegando sean mejores que los hombres, son diferentes de los hombres. Siempre he dicho que lo bello está en la combinación. La diversidad de opiniones en el debate fortalece el resultado, así que el resultado es mejor".

Lee: México destaca por avance de mujeres en puestos directivos

Algunas de las mujeres de generaciones mayores a las que entrevisté para mi libro me dijeron que no estaban seguras de que verían una mujer presidente mientras vivieran si Hillary no ganaba. Ciertamente espero que no sea así.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sin embargo, necesitamos adoptar una postura proactiva y defender la paridad de género: tenemos que votar, ser ciudadanos comprometidos, denunciar las desigualdades, postularnos a cargos de elección popular o animar a otros a hacerlo, apoyar a las líderes, a las candidatas y a las funcionarias electas… Todos podemos ser parte de este cambio.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
Estas son las cifras alrededor de la celebración de Acción de Gracias
No te pierdas
×