OPINIÓN: ¿Jared Kushner merece autorización de acceso de seguridad?

Las lagunas mentales del yerno de Donald Trump dan la impresión de que, en el mejor de los casos, es un tonto que no debería tener acceso de seguridad, asegura Jill Filipovic.
Jared Kushner corrigió su solicitud de acceso de seguridad por tercera vez desde que la presentó en enero.
En la mira  Jared Kushner corrigió su solicitud de acceso de seguridad por tercera vez desde que la presentó en enero.  (Foto: Expansión)
Jill Filipovic

Nota del editor: Jill Filipovic es periodista y trabaja en Nueva York y en Nairobi. Es autora del libro The H-Spot: The Feminist Pursuit of Happiness. Síguela en @JillFilipovic. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autora.

(CNN) — Parece que Jared Kushner tiene problemas de memoria. Hace poco tuvo que actualizar su lista de contactos extranjeros en su solicitud de acceso de seguridad por tercera vez.

Kushner es, sin lugar a dudas, uno de los asesores más cercanos y de confianza del presidente de Estados Unidos, Donald Trump; es uno de los miembros más visibles del círculo íntimo de Trump y lo han enviado a reunirse con líderes extranjeros y a representar los intereses de Estados Unidos en el exterior.

Lee: El yerno de Trump eclipsa a consejeros del presidente de EU

La gente olvida cosas y comete errores. Pero ¿te tomó tres intentos llenar correctamente los formularios de divulgación que determinan si tendrás o no acceso a la información más delicada del país? Y si se supone que tienes un equipo de abogados bien pagados a tu mando, ¿no sería delito federal que te aconsejen que des información falsa en el formulario?

En el mejor de los casos, Kushner es tremendamente descuidado; en el peor, está confundido o de plano está mintiendo. Pero consideremos todas las posibilidades y, por un momento, démosle el beneficio de la duda.

Recabar las divulgaciones para una solicitud de acceso de seguridad nacional no es tarea fácil, particularmente para el heredero de un imperio inmobiliario que, a diferencia de la mayoría de la gente que sí está calificada para empleos en los niveles más altos del gobierno, tal vez no haya llevado un registro cuidadoso de cada una de sus reuniones e interacciones.

Lee: El yerno de Trump propuso comunicación secreta con rusos, apunta WP

Seguramente sus abogados no nada más metieron a Kushner en una sala y le dijeron que hiciera memoria sobre todos los extranjeros que ha conocido. No, uno se imagina que, desde el principio, un equipo jurídico competente le habría pedido a Kushner que revisara su viejo calendario y sus archivos de correo electrónico para determinar con quién habló, cuándo y sobre qué. Uno se imagina que por ser una persona de tan alto perfil, con una tarea gubernamental tan importante, Kushner y su equipo habrían sido sumamente cuidadosos al respecto.

A pesar de todo, son pocas las personas muy ocupadas, y que se reúnen con docenas de personas al mes, las que pueden recordar a todas las personas con las que se reúnen. (Esto no explica los otros errores torpes que Kushner cometió en su formulario de divulgación: se equivocó con la fecha de su graduación de licenciatura y se equivocó con la dirección de su suegro).

Esto nos lleva a la reunión con la abogada rusa, misma que Kushner finalmente agregó a su divulgación hace poco menos de un mes, el 21 de junio. Parece improbable que la haya olvidado.

Lee: El FBI investiga la conexión del yerno de Trump con Rusia

Las campañas son una locura, desde luego, pero cuando las "acusaciones de que Rusia ayudó a la campaña de Trump a ganar las elecciones" han sido la noticia más importante del año anterior, uno pensaría que, en algún momento, Kushner se habría preguntado si podría terminar involucrado en todo esto.

Uno también pensaría que, al revisar los rincones de su mente en busca de cualquier contacto o reunión que pudiera parecer indecorosa, habría destacado la invitación a una reunión con una abogada rusa que prometía entregar información comprometedora sobre Hillary Clinton. Uno asumiría que, después de todo, eso no pasa todos los días (y si fuera así, entonces Kushner y el resto del equipo de Trump tendrían más de qué preocuparse).

Pero digamos que Kushner, de alguna forma, olvidó totalmente que acompañó a su cuñado a una reunión que, de acuerdo con este último, demostró que la campaña de Trump estaba dispuesta a coludirse con Rusia para perjudicar a Clinton. Es raro olvidar algo como eso, como afirman los abogados de Kushner, pero Kushner es un padre trabajador y está muy ocupado… tal vez tenía otras cosas en la cabeza.

OPINIÓN: Trump, Kushner y la trampa de la lealtad

Sin embargo, uno pensaría que algún miembro de su equipo le hubiera recomendado que buscara la palabra "Rusia" cuando finalmente recabó la lista importante de contactos extranjeros… tras omitirlos (accidentalmente, de acuerdo con su abogado) la primera vez que presentó su solicitud de acceso de seguridad nacional en enero, o incluso cuando la modificó, en mayo.

Si lo hubiera hecho, habría encontrado un correo electrónico de su cuñado, Donald Trump hijo, con el título: "FW: Rusia – Clinton – privado y confidencial". Tal vez eso le habría refrescado la memoria.

De hecho, es sorprendente enterarse a través de un reportaje de que, de acuerdo con una persona cercana a Kushner, sus abogados lo encontraron (por su cuenta) cuando revisaron sus correos electrónicos, después de que presentara su solicitud de acceso de seguridad.

Incluso si le damos el beneficio de la duda a Kushner, la conclusión tiene que ser que, si no es un mentiroso, entonces es un tonto que posiblemente carece de la competencia básica para cumplir sus deberes.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Y que no es apto para tener acceso de seguridad de alto nivel, para empezar.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
La vida y la muerte de la princesa Diana sacudieron a la realeza británica
No te pierdas
×