OPINIÓN: Trump está jugando con fuego en el tema de Irán

El analista David Andelman señala que el presidente estadounidense volvió a certificar el acuerdo nuclear con Irán, pero tuvo un precio.
La última vez que Donald Trump sacó a Estados Unidos de un tratado internacional, el resultado fue potencialmente catastrófico, aseguran analistas.
Acuerdos  La última vez que Donald Trump sacó a Estados Unidos de un tratado internacional, el resultado fue potencialmente catastrófico, aseguran analistas.  (Foto: Reuters)
David A. Andelman

Nota del editor: David A. Andelman colabora frecuentemente con CNN Opinion y escribe artículos para el diario estadounidense Usa Today. Escribió el libro A Shattered Peace: Versailles 1919 and the Price We Pay Today. Fue corresponsal extranjero del New York Times y corresponsal de CBS News en París. Síguelo en Twitter como @DavidAndelman. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(CNN) — Cada 90 días, la Casa Blanca debe certificar ante el Congreso estadounidense que Irán está respetando el tratado con el que se busca mantener las armas nucleares fuera de su alcance por una década o más. El lunes 17 de julio fue la fecha límite para la certificación más reciente. Pero esta vez, Donald Trump tuvo una idea brillante: no certificarlo.

¿Por qué no mejor retirar a Estados Unidos del tratado, implementar sanciones estilo Corea del Norte a los mulás y tratar de negociar un tratado mejor? Así, en dos años, tendríamos a dos países desesperados y hambrientos, con armas nucleares, en regiones muy inestables del mundo.

OPINIÓN: Un acuerdo duradero con Irán, el regalo de Obama a Trump

Todos podemos respirar aliviados porque Trump no se salió del tratado… al menos no esta vez. Pero todo indica que estuvo cerca. El teniente general, H. R. McMaster, asesor de seguridad nacional, y el general Joseph F. Dunford hijo, presidente del Estado Mayor Conjunto, convencieron a Trump de que se bajara de su pedestal; el secretario de Estado, Rex Tillerson, intervino en el último minuto en un enfrentamiento con Trump, según el diario The New York Times.

Pero parece que la decisión de Trump no fue gratuita: un nuevo régimen de sanciones, menos severo por el momento, por otros aspectos de las actividades de Irán en Medio Oriente y otras regiones, incluido el desarrollo de misiles balísticos de largo alcance y el respaldo a los terroristas.

Este compromiso temporal podría parecer muy astuto de parte de Trump. Mientras se sigue respetando la letra del tratado nuclear, las sanciones extracurriculares podrían provocar lo que muchos de los amigos de Trump (tanto en casa como en el extranjero) le están rogando que no haga: destruirlo. Sus manos quedarían limpias. Los mulás simplemente sacarían a su país del tratado.

Lee: Estados Unidos amenaza a Irán, pero ¿qué sucederá después?

Después de todo, estas nuevas sanciones podrían afectar al pueblo iraní a un grado similar al de antes de las sanciones nucleares. Los elementos más radicales de la jerarquía iraní podrían sentirse inclinados a simplemente mostrarse indignados, deshacer el tratado y fabricar una bomba, pensando que tal vez así obtengan el respeto que el Estados Unidos de Trump no está listo para mostrarles.

De hecho, durante su campaña por la reelección, el presidente de Irán, Hassan Rouhani, acusó a la Guardia Revolucionaria extremista justamente de eso: de tratar de sabotear el tratado a su estilo.

La última vez que Trump sacó a Estados Unidos de un tratado internacional, el resultado fue potencialmente catastrófico. El retiro del acuerdo para el clima de París podría acelerar el calentamiento de nuestro planeta y provocar que el medioambiente no sea apto para la supervivencia humana.

OPINIÓN: 31 hechos que Trump ignora al abandonar el Acuerdo de París

Ponerle fin al tratado nuclear con Irán tendría consecuencias más inmediatas y catastróficas. Las armas nucleares podrían llegar a manos de un país con pocos impedimentos para usarlas, lo que amenazaría a una gran proporción de la población mundial.

Pero hay otra cuestión que complica las cosas: el cese al fuego del 9 de julio en Siria que aparentemente Trump negoció tan hábilmente con Rusia y, por extensión, con el presidente de Siria, Bachar al Asad. El objetivo verdadero de este cese al fuego, desde la perspectiva de Rusia, fue mantener a al Asad en el poder por el mayor tiempo posible. Claro que eso incluye a Irán. Los mulás tienen un solo interés en Siria: atraerlo como Estado cliente.

El domingo 16 de julio, el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, viajó a París y dio un mensaje propio: lo último que los israelíes quieren es que los iraníes empiecen a ocupar discretamente los complejos militares de Siria, Líbano e incluso Iraq, hasta que Israel se encuentre repentinamente rodeado de Irán y sus intermediarios.

Lee: Trump hace advertencia a Irán tras atentado terrorista

A Israel no le interesa el cese al fuego como se negoció y a Netanyahu no le interesa deshacer el tratado nuclear. Por el momento, Israel está contento con las cosas como están. Aunque Netanyahu aborrece el tratado con Irán a largo plazo, él y sus generales reconocen que, por ahora, es lo único que impide que Jerusalén quede en la mira de Irán y un arsenal nuclear.

Algunos de los asesores más racionales de Trump, particularmente Tillerson y McMaster, también reconocen el daño potencialmente irreversible que causaría el retiro unilateral del tratado nuclear, particularmente en un momento en el que las relaciones de Estados Unidos con aliados europeos clave (particularmente Francia) están muy afectadas por la salida de Estados Unidos del pacto ambiental.

Pero otros (como el exembajador de Estados Unidos ante la ONU, John Bolton, quien escribió un editorial en el sitio web The Hill) han opinado que "retirarse [del tratado nuclear] lo más pronto posible debería ser la prioridad. El gobierno debería dejar de analizar y empezar a decidir".

Dos ataques simultáneos podrían ser la primera agresión de ISIS contra Irán

Ni las bravatas, ni las amenazas, ni el aparente desorden en las esferas más altas de Washington dirigen a Irán hacia alguna clase de compromiso, ni siquiera a reconocer alguna de sus demás actividades en Medio Oriente u otras partes.

Como dijo el canciller iraní, Mohamed Javad Zarif, en entrevista con Fareed Zakaria, de CNN, los actos de Trump que desaniman a las empresas de relacionarse con Irán son en sí "una violación no del espíritu, sino de la letra del tratado nuclear".

Lee: Trump y la política exterior de Estados Unidos

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Trump debe mostrarse sumamente mesurado mientras desarrolla una política clara y directa que no gire alrededor de una sucesión de momentos de suspenso cada 90 días y de políticas arriesgadas que acerquen al mundo al apocalipsis a cada paso.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
“El TLCAN es beneficioso para todos”, dice el presidente de Coparmex
No te pierdas
×