¿Cómo es la vida de un influencer mexicano?

Un número cada vez mayor de marcas se acerca a los jóvenes creadores de contenido digital para acercarse a una generación que no consume medios tradicionales.
Éxito en la red  Yuya y Werevertumorro son los dos mexicanos con mayor número de seguidores en redes sociales. Sus fanáticos provienen de varios países de habla hispana.  (Foto: Especial)
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Con 23 y 27 años respectivamente, Mariand y Gabriel representan la máxima aspiración de una generación de jóvenes mexicanos: son youtubers, y son influencers. Quizás sea más fácil ubicarlos con sus nombres “artísticos”: Yuya y Werevertumorro.

Cada uno tiene más de 1,700 millones de visualizaciones en sus videos, que de forma fresca y divertida platican con una audiencia de millones en todo el mundo, y los ha convertido en los youtubers más exitosos de México. Lo que comenzó como un juego sin muchas pretensiones, los ha convertido en verdaderas celebridades, y paga sus cuentas, aunque prefieren no revelar cifras.

Un influencer es una persona que realiza contenidos a través de internet y cuentan con miles de seguidores, sobre los que tienen una influencia en cuanto a opiniones, decisiones de compras, etc. ¿Ellos se consideran influencers?

“Pues lo que pasa es que tengo un alcance muy grande y muchas personas me siguen, así que sí podría decir que sí, aunque yo realmente sigo haciendo mi vida como cualquier otra persona”, dijo Yuya, en entrevista con Expansión.

Werevertumorro dice que no se considera como tal un factor definitorio en la toma de decisiones de sus seguidores, “pero sé que hay gente que puede tomar cierta actitud gracias a lo que yo diga o deje de decir”.

Actualmente, un número cada vez mayor de marcas se están acercando a jóvenes como Mariand y Gabriel para convertirlos en voceros y acercarse a un público cada vez más joven y elusivo, que en muchos casos consume menos medios tradicionales y huye de la publicidad, incluso la que encuentra en internet, con la ayuda de los adblockers.

“Las marcas se acercan conmigo, me escriben. Yo junto con mi equipo checamos el producto, muchos ya los conozco, así que es una relación tranquila. Para poder trabajar con una marca sí pido que me dejen expresarme como yo quiera, las marcas confían en mí porque me gusta hacer las cosas bien, pero sí pido no decir nada que ellos me digan, y que sea todo muy natural”, cuenta Yuya.

“Tengo 10 años en esto, hay gente que ya trabajó con nosotros, que nos conoce y sabe cómo trabajamos. Nos buscan directo”, dice Werever. “Nosotros solicitamos más información de lo que quiere la marca y ofrecemos cuál será el proceso o los panoramas que podemos seguir. No siempre es puro dinero o intercambio. Yo ya veo mi canal como una marca”.

El tema de los influencers lleva varios años cociéndose, pero en México está teniendo un boom en cuanto al uso que le dan las marcas, que con cada año dedican una mayor parte del presupuesto en publicidad al área digital.

¿Esta estrategia tiene futuro o es solo una moda? ¿Se puede vivir de ello? Termina de leer las entrevistas con influencers, analistas y marcas en el número 1202 de la revista Expansión, dedicada a Los Monstruos de la mercadotecnia e influencers. Ya a la venta en puestos de revistas y tiendas de autoservicio.

Ahora ve
El director Ron Howard revela cuál será el nombre de la película de Han Solo
No te pierdas
×