Cinco factores que podrían predecir un divorcio, según la psicología

La edad, la educación y la religión pueden ser predictores poderosos en la ruptura de un matrimonio.
Según la psicología, estos factores pueden predecir un divorcio
Drake Baer, Thrive Globa

Al igual que los rompimientos en sí, las tasas de divorcio son un tema complicado de estudiar.

Abundan las preguntas: ¿de verdad queremos que las tasas de divorcios disminuyan? ¿Es verdad que alrededor de la mitad de los matrimonios en Estados Unidos terminan en divorcio? ¿Por qué tantos baby boomers están decidiendo repentinamente ponerle fin a su relación?

También están las preguntas sobre los factores que predicen un divorcio, línea compleja de investigación que Justin Lehmiller, profesor asociado de la Universidad Estatal Ball, en Estados Unidos, analizó recientemente en su blog Sex & Psychology.

Aunque hay poca literatura sobre muchos de los aspectos, algunos han surgido en varios estudios.

La edad sí importa. Las parejas que tardan más en casarse suelen tener relaciones más duraderas. Entre más jóvenes sean los integrantes cuando se casan, mayor es el riesgo de que se divorcien más adelante. Es interesante que pasa lo mismo con las parejas que deciden vivir juntas cuando son muy jóvenes (adolescentes, por ejemplo).

Lee: ¡Sí, acepto! Los beneficios financieros de casarse

También importan los aspectos demográficos. Según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, tanto el nivel educativo como la religión son predictores poderosos de la durabilidad de las relaciones.

Las mujeres que tienen licenciatura tienen un 78% de probabilidades de que su matrimonio dure 20 años, en comparación con el 41% de las mujeres que estudiaron la preparatoria únicamente. En el caso de los hombres, esta proporción es del 65 y el 57%, respectivamente. Además, la duración de las relaciones de las personas que se consideran religiosas es mayor en una proporción similar.

Un rasgo de personalidad dificulta las cosas particularmente: las neurosis (o inestabilidad emocional) son un rasgo de la personalidad que indican lo sensible que eres a lo que percibes como amenaza y qué tan probable es que te obsesiones con ello. Tienen que ver con los trastornos de ansiedad y depresión y, como indica Lehmiller, se ha demostrado repetidamente que predicen el divorcio.

La infidelidad definitivamente no ayuda. Esto no es precisamente sorprendente. Cuando la gente engaña a su pareja, como se documentó en un estudio longitudinal de 17 años, en el que participaron casi 1,500 personas, la infidelidad provoca que la felicidad marital sea menor, así como un mayor sentimiento de "proclividad al divorcio" —la posibilidad de separarse— y una mayor incidencia de separaciones.

Lee: ¿Por qué son infieles las mujeres?

Es importante señalar que todo esto son correlaciones, incluso en casos de infidelidad. Estos estudios no pueden indicar definitivamente qué causa un divorcio. Esto se puede saber con investigaciones más específicas.

A lo largo de los pasados cuarenta años, John Gottman, pionero de las investigaciones sobre relaciones y autor del libro Los siete principios para hacer que el matrimonio funcione (entre muchos otros libros sobre el tema), ha desentrañado los misterios de lo que hace que una relación funcione o no.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

El asesino número uno, como se indica en el laboratorio y en el consultorio del terapeuta, es el desprecio, cosas que indican que te desagrada tu pareja y que son supertóxicas para una relación, como el humor hostil, los apodos y las expresiones de fastidio.

Pero aún hay esperanzas: si quieres que tu relación dure, se amable con la persona con la que estás. En un sentido, es así de sencillo.

Ahora ve
Así fue el inicio de las precampañas de Anaya, López Obrador y Meade
No te pierdas
×