Publicidad
Publicidad
mba-2018 desktop header.png

Así conseguirás una beca para estudiar un MBA

Cuidar la calidad de los ensayos, entrevistas y CV despierta el interés de las escuelas y los organismos para financiar una posgrado. El 56% de los estudiantes en América Latina estudia con becas.
Candidatos.
Candidatos. Para lograr un apoyo económico, el futuro estudiante tiene que demostrar qué le diferencia de otros aspirantes. (Foto: tolgart/Getty Images/iStockphoto)

Estudiar una maestría en México o en el extranjero requiere una fuerte inversión. En Estados Unidos, el costo promedio de un máster de negocios (MBA) en una de las 200 universidades con mejor evaluación internacional, promedia los 100,000 dólares (1.8 MDP) y en Europa, los 60,000 (1 MDP), según estimaciones de la Fundació Mexicana para la Educación, la Tecnología y la Ciencia (Funed).

Con este escenario, las becas y los préstamos se convierten en las principales herramientas para realizar un posgrado. Pero obtenerlas hoy no es sólo cuestión de excelencia académica y de contar con un aval. “La creatividad para aplicar a los apoyos y demostrar por qué se es el mejor candidato está siendo recompensada. Las escuelas financian a quien sea su mejor embajador en un futuro”, señala Tannia Martínez, directora de Be International, firma que asesora a mexicanos sobre estudios en el extranjero.

Cuando Javier Ochoa puso su mira en la Escuela de Negocios de la University of the West of England (UWE), en Bristol, Reino Unido, pensó en pedir financiamiento a través del Fondo para el Desarrollo de Recursos Humanos (Fiderh), administrado por el Banco de México, pero no tenía un aval que cumpliera los requisitos. Tras buscar asesoría, encontró la Country Specific Scholarship, una ayuda financiera de la universidad para estudiantes de países con poca representación en el programa y sin otras becas.

Lee también: Estudia un MBA en el extranjero... con beca

“Sólo dan un apoyo de este tipo al año y debía ganarlo. Preparé un ensayo donde expliqué lo que aportaría un mexicano, procedente de una economía con ciertas características, a la escuela. Y hablé de cómo aplicaría el MBA en una industria a la que quería incursionar, pero en la que no tenía experiencia”, cuenta el egresado de Negocios Internacionales del Instituto Politécnico Nacional.

Marieli Rojas, directora de la Funed, dice que los criterios de selección han cambiado. Hasta hace una década, llenar un formulario y cumplir con ciertos requisitos, como el aval, era suficiente. “Hoy buscamos ciertas competencias en las cartas del alumno, como la responsabilidad social con su carrera y su entorno”, agrega. Esta asociación, que entre 2016 y 2017 apoyó a 500 mexicanos, tiene un comité de egresados de maestrías que evalúa, en entrevistas, a los aspirantes a un financiamiento.

Publicidad

La fundación realiza preguntas a los candidatos, como por qué es pertinente apoyarlos o qué los diferencia de otros estudiantes. Funed es el filtro de otros organismos, con los que trabaja para prestar dinero. “A ellos debemos demostrarles que les tenemos al mejor candidato”, explica Rojas.

El proceso para obtener financiamiento se parece, cada vez más, al de buscar empleo. Ante la competencia, es necesario convertirse en un perfil atractivo para el organismo que abrirá la cartera. Y es importante demostrar qué puede aportar el estudiante a la escuela.

Te interesa: ¿Tienes un MBA? El empleo puede estar en línea

Fue lo que funcionó para Juan Maldonado Alcázar, quien egresó este año de la Rotterdam School of Management. La escuela le otorgó aproximadamente 15,000 euros tras demostrar en su entrevista qué compromiso podía adquirir como receptor de la beca Dean’s Assistance Award. “No se trataba sólo de ser buen estudiante, sino de especificar cuál era mi extra para la escuela y para otros estudiantes”, afirma.

Con su experiencia en el área de Relaciones Públicas de Sony, propuso encargarse de las estrategias de publicidad y el presupuesto de marketing para los eventos organizados por los alumnos, entre éstos, el Private Equity Competition, que reúne a 15 de los mejores programas de MBA del mundo en Amsterdam para resolver un caso y ganar 5,000 euros.

Maldonado dice que trabajar un plan financiero también ayuda. Recomienda enviar al gerente de admisiones un documento en el que se muestre el plan para pagar el programa, que incluya qué porcentaje provendrá de ahorros y qué parte, de financiamiento, becas de gobierno o ayuda familiar. Esto permite a la escuela detectar qué tan planificado tiene el candidato su ingreso y eleva las oportunidades, dice el estudiante, quien completó su programa con un préstamo de la financiera Prodigy (55%) y con sus ahorros (10%).

Publicidad

Hay varios apoyos económicos que pueden ser explotados. Algunas universidades, como la Nyenrode, en Países Bajos, cuentan con becas para incrementar la presencia de diversas nacionalidades. La Facultad de Administración de la Universidad McGill, en Canadá, ofrece el premio MandiMuggenburg Family para apoyar hasta con 10,000 dólares a estudiantes latinoamericanos. A esto hay que sumar los programas de crowfounding y los premios financieros que se otorgan a estudiantes de economías emergentes.

Son varios los recursos para completar el presupuesto, pero hay que saber ganarlos. “El estudiante suele contestar rápido por qué quiere entrar en cierta escuela, pero tiene dificultad para exponer qué lo hace único y cuál será su diferencial en el programa”, aclara Martínez, quien agrega que preparar un buen ensayo y la entrevista es clave.

RESPUESTAS GANADORAS

Entre las preguntas que le plantearon a Sergio Becerra, egresado en 2016 de la Maestría en Negocios en la Escuela de Administración de Empresas, en Barcelona, se encontraba por qué un máster le ayudaría a cumplir sus sueños. “Era una pregunta mañosa, porque cuestiona sobre algo que no sabes con certeza si se cumplirá en el programa”, dice. Optó por centrar su respuesta en el deseo de laborar en el extranjero, explicó cómo lo haría y qué podría aportar, como latinoamericano, a una empresa trasnacional.

Lee también: Cómo financiar tu posgrado en el extranjero

Publicidad

En la misma escuela, Ana Jimena Ferrer se preparó para ser aceptada en un máster en Marketing y Gestión Comercial. Para tener un mejor desempeño con el responsable de admisión, aconseja preparar tres escenarios en los que el candidato quiera desempeñarse profesionalmente. “Puedes basar tu respuesta en aspectos hipotéticos, pero que el reclutador observe que organizaste tu información”, añade.

Eliana González, egresada de la maestría en Leyes en Northwestern, obtuvo un apoyo de 25,000 dólares. Considera que el puntaje en inglés y esmerarse con el CV es importante: es una garantía sobre el desempeño en las clases. “Me pasa mucho que escucho sobre gente que acaba de recibirse y quiere una maestría. Se entiende, el mundo laboral exige vanguardia académica, pero sin comprobar tu experiencia resultas menos atractivo”, dice la abogada.

Para asegurar su beca y la aceptación en la Universidad del Sur de California, José Carlos Elizondo, estudiante de una maestría en Negocios, se asesoró con la Institución Foster Thompson. “Aprendí a identificar que las universidades seleccionan valorando si tu perfil encaja con ellos. Yo apliqué a muchas de prestigio, pero mi trayectoria no correspondía a ese lugar, y eso, emocionalmente, te desgasta. Y, lo peor, puede frustrar tu meta de salir y recibir recursos”, cuenta.

Este reportaje (nota) se publicó originalmente en la edición de Expansión 1221.

¿Ya lograste tu ascenso?
Te enviamos la información para que alcances tus metas profesionales.

has quedado suscrito al newsletter.

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad