Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Cómo pedir ayuda sin convertirte en el tonto de la oficina

Debido a que no siempre tienes todas las respuestas para realizar tus actividades laborales, es importante no tener miedo de acercarte a los demás siempre y cuando respetes su tiempo.
mar 20 agosto 2019 05:01 AM

Habrá un momento en tu carrera en el que te sentirás perplejo o inseguro.

Nadie quiere parecer incompetente o inexperto ante su jefe o compañeros de trabajo, pero una gran parte de avanzar en tu carrera es aprender cosas nuevas y no tener miedo de buscar ayuda.

"La gente tiene miedo de pedir ayuda porque no quiere parecer tonta o como si no supiera lo que está haciendo", menciona Jodi Glickman, autora del libro ‘Great on the Job: What to Say, How to Say It. The Secrets of Getting Ahead’.

Publicidad

Pero esta es la cuestión: nadie lo sabe todo y los mejores líderes no son tímidos para recibir aportes de otros. Incluso, hay formas de pedir ayuda que pueden hacerte lucir inteligente.

No te minimices

Que se te pida tomar la iniciativa en un nuevo proyecto puede ser atemorizante y puedes caer en la duda. Pero no dejes que eso te controle.

"Con mucha frecuencia las personas saben más de lo que creen saber, pero se enfocan en lo negativo", asegura Anna Bray, ejecutiva y asesora de carrera en Jody Michael Associates.

El síndrome del impostor es común en el lugar de trabajo. Erosiona nuestra confianza y nos hace sentir inadecuados y cuestionar nuestras capacidades, a pesar de nuestros éxitos previos.

Lee más: El síndrome del impostor, la inseguridad que ataca a los líderes exitosos

"Haz una lista de todas las cosas que haces bien", sugiere Bray. "Separa los hechos del miedo que sientes".

Y, en algún momento, simplemente tienes que sumergirte y comenzar a abordar el problema. "A veces, nos sentamos en el borde y observamos y pensamos: 'No puedo hacerlo'. Pero si simplemente entras, te das cuenta de que puedes hacer más y comenzar a florecer", agrega Bray.

Publicidad

Admite que todavía estás aprendiendo y elabora una estrategia

Si realmente no tienes idea de por dónde empezar en una tarea, la clave es mostrar entusiasmo .

Dile a tu jefe que suena como una gran oportunidad, pero también sé transparente acerca de que nunca has hecho algo así antes, recomienda Glickman. "El objetivo es prepararte para el éxito".

Luego, desarrolla un plan de acción sobre cómo abordar el proyecto. Crea un esquema o una lista con las que puedas hacer referencia más adelante y solicita orientación sobre si estás en el camino correcto.

También es una buena idea pedir recomendaciones de personas que hayan trabajado en proyectos similares, en lugar de tratar de resolverlo todo tú mismo.

"Si alguien te pide que hagas algo y no sabes cómo hacerlo y dices 'genial' y luego vas y lo buscas en Google, ¿cuáles son las posibilidades de que lo hagas bien? Entre muy pocas y ninguna", dice Glickman.

Lee más: Cómo mostrar tu potencial de liderazgo, aunque no estés a cargo

Pide ayuda cuando te quedes estancado

Si has estado avanzando en un proyecto y de repente te encuentras con un obstáculo que parece que no puedes superar, no dudes en pedir ayuda .

Al solicitar ayuda a alguien, brinda el mayor contexto posible. Actualiza tu progreso y luego explica el problema y las diversas formas en que has intentado solucionarlo.

Publicidad

"Prepárate para dar una nota positiva", menciona Glickman. "No debes entrar y decir: 'No sé qué hacer".

También debes venir preparado con algunas ideas sobre cómo avanzar.

Luego puedes preguntarle a tu gerente si está de acuerdo con el enfoque o si hay algo que estás pasando por alto. "Esto te pone en mayor pie de igualdad, en lugar de solo decir '¿qué debo hacer?", dice Glickman.

Sé específico con tu solicitud

La mayoría de las personas están felices de echar una mano, pero a nadie le gusta sentirse usado o aprovechado. Una solicitud vaga como: "Oye, necesito tu ayuda con algo", puede ser desalentadora.

Lee más: Pedir consejo a tu jefe ¿te hace ver incompetente?

"Las personas quieren ayudar, pero no quieren que sea algo impuesto", asegura Nora Bouchard, ejecutiva y asesora de liderazgo. Todos tenemos nuestros plazos y tareas que estamos tratando de gestionar.

Además de dejar en claro que has hecho tu debido trabajo para resolver el problema, proporciona un marco de tiempo de cuándo deseas conversar y durante cuánto tiempo.

"No solo exijas su atención justo ahí y en ese momento, respeta su tiempo", recomienda Bray.

Y si te estás acercando a un colega, también es útil explicar por qué lo elegiste para recibir ayuda.

No te conviertas en un disco rayado

No hay nada de malo en pedir ayuda. Los gerentes y jefes deberían alentarlo e incluso ejemplificarlo.

El problema es cuando solicitas repetidamente el mismo tipo de ayuda.

"Si le haces la misma pregunta a la misma persona tres veces, entonces tienes un problema", comenta Marc Cenedella, director general de Ladders.

Asegúrate de aprender de su guía y aplicarla a medida que surjan problemas futuros.

Capacítate más

Si te encuentras atrapado en el mismo problema, se proactivo en reforzar tus habilidades.

Hay varios tutoriales y cursos gratuitos en línea y grupos de industrias que organizan conferencias y cursos de capacitación.
Si todavía sientes que necesitas más instrucción, investiga los programas de capacitación y acércate a tu jefe para inscribirte.

Pero evita parecer incompetente . "Di que tienes una base adecuada, pero que quieres mejorar y dar razones empresariales por las que ellos deberían pagar", sugiere Glickman.

Ven preparado con información sobre la clase o conferencia y su costo.

"No debes llegar con tu jefe con un problema, llega con una solución", indica Glickman.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad