Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El regiomontano que dejó la manufactura para fundar un imperio educativo

Dionisio Garza Sada dejó su empleo en Nemak para abrirse camino en la esfera educativa. El CEO de Talisis, firma de educación y desarrollo de talento, cuenta las razones detrás de esta decisión.
mar 17 agosto 2021 01:33 PM
La historia de Dionisio Garza Sada
Garza Sada tuvo que pisar el freno en su estrategia de negocio, pues en 2020 tenía planeado lanzar diplomados, cursos de liderazgo y Excel en planteles que fueron cerrados por la pandemia.

Dionisio Garza Sada creyó que haría una carrera larga en la industria manufacturera. En Nemak, el brazo automotriz que pertenecía a la multinacional industrial Alfa, su talento para la planeación estratégica le abrió las puertas para ocupar varios puestos.

El regiomontano incluso llegó a ser el gerente de Planeación Estratégica y tuvo la oportunidad de manejar el lanzamiento de nuevos productos, de abrir plantas en Asia y Europa, y de encargarse de las fusiones y adquisiciones de la empresa.

El joven estaba siguiendo los pasos de su padre, Dionisio Garza Medina. Un destacado empresario en el mundo manufacturero, que durante más de 25 años desarrolló su carrera profesional en Alfa y también presidió empresas como Sigma Alimentos, Vitro, Hylsamex y Empaques de Cartón Titán.

Publicidad

Garza Sada siempre había tenido un modelo a seguir. Mientras su padre estudió una licenciatura en Ciencias y una maestría en Ingeniería Industrial en la Universidad de Stanford, así como un MBA en la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard, él estudió Ciencias de la Gestión e Ingeniería, con un enfoque en Análisis Financiero y de Decisión, en la Universidad de Stanford, y un MBA en Harvard.

Su desarrollo profesional iba marchando conforme a lo planeado hasta que, para su sorpresa, la maestría sembró en él la curiosidad y el interés por emprender un negocio.

“Tomé una clase con Michael Porter, conocido por sus teorías económicas. Platicábamos mucho sobre cómo el emprendimiento social puede cambiar a los países y de que hay empresas que nacen con un objetivo social”, cuenta. Crear bienestar e impactar positivamente a la comunidad a través de su propia empresa se convirtió en la columna vertebral de su desarrollo personal y profesional. Así que renunció en Nemak tan pronto egresó de la escuela.

El atractivo de la educación

Al principio, el objetivo de Garza Sada era levantar capital y comprar compañías manufactureras para hacerlas crecer en la industria. Sin embargo, consideró que la educación tenía más oportunidades de impacto no solo a nivel social, sino económico.

Y no estaba equivocado. Bernardo Masini Aguilera, director de Investigación y Posgrado del ITESO Guadalajara, señala que la educación es un negocio rentable, porque de trasfondo es un derecho humano reconocido en la constitución, y una garantía avalada no solo en México sino en otras partes del mundo.

De acuerdo con el investigador, no se puede trascender en la sociedad sin educación. Pero el Estado "no es autosuficiente para cubrir toda la demanda de su población", dice. "Ahí es donde entran los actores privados”.

En 2011, Garza Sada, junto con su padre, adquirió la Universidad Regiomontana (U-ERRE), que en ese momento estaba controlada principalmente por Cemex y Femsa. El empresario reestructuró la operación de la escuela y su estrategia consistió en cambiar el modelo de enseñanza.

En lugar de una cátedra tradicional basada en la memorización de los contenidos, apostó por el modelo dual alemán que consiste en ofrecer teoría y práctica, con el fin de preparar mejor a los estudiantes para el ámbito laboral. También abrió otro campus y dio a los alumnos la oportunidad de internacionalizar su perfil, al estudiar parte de su carrera o realizar prácticas profesionales en otro país.

Para ello, comenzó a firmar convenios y alianzas con algunas empresas. La nueva escuela arrancó en 2013 con 4,000 estudiantes y hoy día tiene más de 30,000 egresados y 4,500 inscritos. Según sus registros, el 81% de sus alumnos activos consigue empleo antes de graduarse, y el 30% de los graduados participa en algún programa internacional.

“Esto lo hicimos con ayuda de académicos, gente creativa y ajena a la industria educativa. Como nosotros veníamos de manufactura no se nos hacía raro diseñar sistemas y buscar líneas de operación eficientes”, menciona.

Después, compró la mayoría de las acciones de la Universidad Interamericana para el Desarrollo (UNID), que tenía una matrícula de 18,000 alumnos y 57 sedes en 23 estados. Tras analizar el modelo de negocio, cerró diez planteles por falta de rentabilidad, y al igual que en la U-ERRE, el regiomontano elevó la calidad educativa y firmó convenios empresariales. Gracias a esto, la matrícula creció a 40,000 estudiantes activos y más de 60,000 egresados.

Pero tener 49 planteles y dos universidades representó la necesidad de sistematizar más procesos, sobre todo, administrativos. Por eso fundó Talisis en 2016, con el objetivo de centralizar el negocio para tener un mayor control. Desde entonces, Garza Sada es el director general de esta firma, que a su vez es la división educativa de Grupo Topaz, propiedad de su familia.

Publicidad

La expansión del negocio

A sabiendas que por cada peso invertido en el desarrollo inicial se generan 14 pesos de retorno en el Producto Interno Bruto nacional, Garza Sada adquirió los centros de educación temprana Advenio. Y aunque pareciera que este modelo no va en línea con la oferta de las universidades, señala que la operación es muy similar y le permitió entrar en un segmento donde no tenía presencia.

Hasta marzo de 2020, tenía 14 centros Advenio, pero su meta en los próximos años es llegar a 50, pues el empresario se dio cuenta de que los formatos pequeños son más expandibles que los campus universitarios, debido a los costos de operación. Por eso tampoco dudó en levantar la mano cuando supo que Nexxus Capital estaba vendiendo 100 escuelas de inglés Harmon Hall, en 2019.

Esta adquisición representó para Talisis una inversión de 540 millones de pesos (mdp), pero los ingresos de la compañía sumaron 2,400 mdp, durante ese año. “Esta compra nos triplicó el tamaño y representó para nosotros una fuerza de distribución, sin perder la esencia de ser una empresa social”, comenta el CEO.

Hoy, Talisis ofrece preescolar, bachillerato, universidad y educación continúa con programas a la medida para empresas, por ejemplo, un MBA con especialidad en cierto sector. Han trabajado con empresas como Arca, Cemex y Compartamos Banco. En su abanico de marcas educativas, UNID es la más rentable, luego Harmon Hall, U-ERRE y Advenio.

La llegada del COVID-19

Garza Sada tuvo que bajar la velocidad en su estrategia de expansión debido a la pandemia. En 2020 iba a lanzar diplomados, cursos de liderazgo, marketing digital y Excel en los planteles de Harmon Hall, cuyo modelo de negocio sigue enfocado en impartir cursos de inglés.

Pero con la llegada del coronavirus, la venta de cursos en Harmon Hall fue 'cero' durante mes y medio, cuando tenía entre 12,000 y 14,000 nuevos alumnos cada mes. Su reto principal fue cerrar todos sus planteles y terminar los procesos de digitalización para mantener la operación en cada una de sus apuestas educativas.

Estos cursos los empezó a lanzar en enero de 2021, y en lo que va del año, Harmon Hall ha recibido en promedio 11,500 alumnos al mes, en formato digital. Las dos universidades operan a distancia y en Advenio el directivo creó la modalidad en casa, es decir, juntar grupos pequeños de niños e ir a casa de los papás que así lo deseen. Esta modalidad hoy representa el 40% de las ventas de esta marca.

El regiomontano quiere triplicar su negocio en ocho años y expandirse en América Latina con un modelo educativo más sofisticado y flexible, que responda a las necesidades salientes del mercado, ya que hoy solo tiene presencia en cinco países; México, Estados Unidos, Argentina, Perú y Ecuador.

Desde el inicio de Talisis y hasta 2019, el crecimiento anual compuesto del Ebitda fue del 42%, según el directivo, y han tenido un crecimiento siete veces mayor desde que comenzó la aventura de emprender.

Publicidad
No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad