Publicidad
Publicidad

4 tips financieros para sobrevivir a un cambio de carrera

Cambiar de carrera después de tus treinta, requiere un salto de fe y un ajuste a tu presupuesto, una situación que pareciera complicada pero solo requiere de un cambio de hábitos.
Empezando de cero
Empezando de cero Como posiblemente no ganes lo mismo, los expertos sugieren hacer un seguimiento de tus ingresos y gastos actuales durante al menos un mes para identificar las áreas en las que puedes hacer recortes. (Foto: baona/Getty Images/iStockphoto)

Cambiar de empleo requiere de un gran salto de fe... y un cambio en el manejo del dinero, especialmente si esperas tener un buen finiquito.

“Saber a dónde quieres ir y definir tus metas y tener un plan para llegar allá puede ayudarte a tomar la decisión con confianza”, dice Marcy Keckler, planificador financiero certificado y vicepresidente de estrategia de asesoramiento en Ameriprise.

Lee: Los mexicanos viven con el mismo salario de hace 10 años .

Te contamos cómo sobrevivir e incluso prosperar con un salario más bajo:

Publicidad

1. Aumenta tus ahorros. No esperes que los eventos no planeados en la vida —como la reparación de un auto o que se te dañe la lavadora— no ocurran solo porque no estás ganando dinero.

Por eso es que los expertos dicen que es importante tener fondos de emergencia que cubran al menos seis meses de gastos.

Lee: Los 10 oficios 'mejor' pagados con el nuevo salario mínimo .

“Haz todo lo posible para acumular los ahorros antes del cambio para hacer la transición mucho más fácil”, dice Maggie Germano, una coach financiera en Washington.

Publicidad

También es muy útil pagar la mayor cantidad de tus deudas antes e que empieces a vivir con un cheque más pequeño.

“Al reducirlo en la mitad o incluso eliminarlo por completo, se reducirá el costo de acarreo y el flujo de dinero adicional para pagar el interés de otra persona”, dice Jeff Corliss, planificador financiero certificado y director ejecutivo de RDM Financial Group en HighTower.

2. Crea un nuevo presupuesto. Tendrás que ajustar tus hábitos de gastos cuando pierdas la mitad de tu salario.

Para empezar, los expertos sugieren hacer un seguimiento de tus ingresos y gastos actuales durante al menos un mes para identificar las áreas en las que puedes hacer recortes.

Publicidad

Separa los gastos obligatorios —como gastos de la casa, servicios públicos, comida y transporte— del gasto discrecional, como comidas fuera y entretenimiento.

Lee: Tres estrategias ganadoras para negociar el salario .

Saber qué tanto gastas en diferentes áreas te ayudará a identificar los gastos que puedan ser eliminados.

El próximo paso es crear un nuevo presupuesto basado en tu nuevo salario.

Publicidad

Pequeños cambios a tu estilo de vida como dejar de tomar una elegante taza de café, comer más en casa y tomar transporte público en vez de Uber pueden ayudarte a ahorrar.

Medidas más drásticas, como mudarte a una vivienda más económica o aceptar compañeros de apartamento, puede generar ahorros más grandes e inmediatos.

Pedirle a tu aseguradora de auto un deducible más alto que resultará en una prima más baja que también puede ayudar a reabastecerte de efectivo, agregó Keckler. Solo asegúrate de tener suficiente dinero en efectivo para cubrir la deducción si algo sucede.

3. Cambia tu mentalidad de gasto. La vida con un salario más bajo, significa que probablemente vas a tener que pensar dos veces antes de aceptar una invitación a cenar de improviso o unas vacaciones a la playa.

Publicidad

“Es realmente un cambio muy difícil de mentalidad”, dice Corliss. “Cuando las personas pierden sus salarios regulares, les lleva tiempo ajustarse”.

Recomendamos: OPINIÓN: ¿Eres 'Godínez'? Ya puedes elegir cómo invertir tu ahorro de retiro .

Sí, inevitablemente tendrás que gastar menos en gastos discrecionales, pero los expertos recomiendan mantener un margen de maniobra en el presupuesto para divertirte.

“Querrás mantener un poco la calidad de vida”, dice Keckler. “Si te vas a apegar a un presupuesto, va a tener que ser algo realista”.

Publicidad

4. Busca beneficios para ahorrar dinero

Antes de dejar a tu actual empleador, asegúrate de entender cualquier beneficio que puedas aprovechar antes de tu partida. Por ejemplo, hay seguros que permiten a algunos trabajadores seguir con su la cobertura.

También puede ser financieramente benéfico buscar becas o subvenciones para ayudar a cubrir los costos de regresar a la universidad.

Publicidad

Lee: Los 'millennials' procrastinan con su ahorro para el retiro .

Tu nueva vida también puede venir con nuevos beneficios de presupuesto. Algunos minoristas y restaurantes ofrecen descuentos con una identificación de estudiante válida, así que no temas preguntar. Las asociaciones de Alumno y otros grupos de membresía, como organizaciones profesionales, también pueden ofrecer algunas ofertas y descuentos que pueden ayudarte a ajustar tu presupuesto.

Tomarse el tiempo para llamar a algunos de tus proveedores de servicio para regatear también puede dar sus frutos.

“Exprime más valor de tus recursos disponibles”, dice Keckler. “Busca cosas que puedas ya sea ajustar o renegociar”.

Publicidad
¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Recibe los mejores tips para tu ahorro, gasto e inversión.

has quedado suscrito al newsletter

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad