Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Conviene comprar un auto con crédito de nómina?

Los clientes aceptan condiciones más caras a cambio de condonaciones de pagos y menos requisitos que en un crédito automotriz.
vie 02 marzo 2018 02:46 PM
Auto nuevo.
Auto nuevo. Adquirir un carro sin 'apretarte el cinturón' es posible. Hay personas que lo han logrado con un adelanto de su sueldo. Conoce cómo le hicieron. (Foto: Photobuay/Getty Images/iStockphoto)

La primera opción de Claudia Arias para financiar la compra de su vehículo no fue pedirle al banco un crédito automotriz. Después de comparar plazos, comisiones y tasa de interés entre los préstamos para adquirir un auto y un crédito de nómina, la diseñadora gráfica -de 35 años- eligió la segunda alternativa.

“Mi idea era comprar un auto para hacerlo taxi y tener un ingreso extra en el futuro", dice Arias. "Lo vi como un negocio, por eso me animé a pedir mi crédito de nómina”. En 2013, Banorte le prestó 120,000 pesos y, junto con sus ahorros, compró un Nissan TIIDA 2014 para poner a trabajar las placas de taxi en las que había invertido.

La diseñadora cubrió la deuda en cuatro años, dos meses antes del plazo establecido, con lo que logró que le descontaran dos mensualidades. “En el banco me ofrecieron una tasa de interés de 18% en el crédito de nómina y en el crédito automotriz una tasa de 14%. Lo malo de éste último era que si quería adelantar pagos, no me condonaban intereses, el pago no bajaba. En cambio, con el crédito de nómina podía hacer abonos a capital y reducir mi deuda”, explica Arias.

Lee: Haz que te paguen por lo que te gusta hacer

“Hemos hecho investigaciones y corridas financieras de por qué la gente opta por adquirir un crédito de nómina en lugar de un crédito automotriz para comprar un auto. Encontramos que las tasas de los créditos de nómina son más caras (casi 10 puntos porcentuales arriba) que los créditos de automotrices”, dice Mario Di Costanzo, presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

A pesar de la diferencia en las tasas, las personas siguen optando por los créditos de nómina. "No es que esté mal", explica el funcionario, sino que los bancos han modificado sus productos según las necesidades de los clientes.

Publicidad

De acuerdo con datos del Banco de México, la tasa promedio de los créditos de nómina en 2017 fue de 24.6%, mientras que la de los créditos automotrices de 11.8%. Casi el doble.

En BBVA Bancomer, por ejemplo, la tasa de interés del crédito de nómina es de 22.1%, mientras que la del crédito automotriz es de 11.4%. Banorte, por su parte, tiene una tasa de 24.2% para el crédito de nómina y de 11.7% para el financiamiento automotriz.

En cambio, HSBC tiene el crédito de nómina en 24.8% y el automotriz en 11.3%. Con Scotiabank, la tasa es de 26.9% para el crédito de nómina y de 11.9% para los préstamos para comprar vehículos.

“Parecería absurdo que la gente opte por un crédito más caro para financiar su auto, pero nos dimos cuenta que hay algunos bancos que ofrecen el financiamiento solo para algunas marcas específicas, como Scotiabank con Mazda, por ejemplo”, detalla Di Costanzo.

Otros bancos, explica el experto, investigan si el crédito de nómina se utilizará para comprar un vehículo y le ofrecen al cliente la posibilidad de dejar la factura del auto en garantía, con la condición de bajarle la tasa de interés. “Esto pudiera explicar las cosas, porque al darte a ti el crédito de nómina compras el auto de contado y aprovechas mejores precios”, explica el presidente de Condusef.

Facilitan el camino

El requisito esencial para obtener un crédito de nómina es que el cliente tenga tres meses laborando y el cobro del crédito se hará automáticamente de su sueldo, según la Condusef. Mientras que para ser sujeto de un crédito automotriz es necesario tener un sueldo mínimo de 10,000 pesos. Además los préstamos derivados del salario son crédito al consumo y no existe la restricción de que se deban utilizar para comprar algo en específico.

Lee: Saca tus dólares de debajo del colchón

En noviembre pasado, Jaquelin Ávila pidió un crédito de nómina por 65,000 pesos para dar el enganche de su auto nuevo: un SEAT León 2016. En diciembre, la químico-farmaco-bióloga, de 31 años, usó su bono, caja de ahorro y aguinaldo para liquidar el préstamo salarial de 'un solo golpe' y solo quedarse con la deuda del crédito automotriz que también le otorgaron.

Hacer esta operación le permitió a Ávila cambiar su auto por uno más reciente y aprovechar las promociones decembrinas de la agencia automotriz.

El crédito de nómina que Ávila aceptó fue con Banamex a una tasa de 32%. Mientras que el crédito automotriz, con el que actualmente paga su auto, tiene una tasa del 12% con Volkswagen Bank. "Antes de aceptar este crédito automotriz pregunté si podía adelantar pagos sin penalizaciones y esa será mi estrategia", comenta.

A considerar

Si vas a usar el crédito de nómina, mide tu capacidad de endeudamiento. No porque te presten hasta un año o más de tu sueldo, comprometas tus ingresos futuros. Debes considerar que los siguientes meses o años estarás recibiendo tu sueldo incompleto.

“Trata de que el crédito de nómina no supere el 20% de tu capacidad de endeudamiento”, sugiere Di Costanzo. Es decir, si ganas 20,000 pesos al mes y en gastos fijos ocupas 8,000 pesos, sólo te quedarán 12,000 pesos para gastos variables y ahorro. De este último monto, solo 20% (2,400 pesos) podrían ser ocupados para pagar el crédito de nómina.

De acuerdo con Di Costanzo, una de las desventajas que puede tener este método de financiamiento es que el auto -al no estar atado a un financiamiento automotriz- no está obligado a tener un seguro. Lo cual se debe compensar con una contratación inmediata y voluntaria.

¿Quieres saber cómo cuidar tu dinero?
Recibe nuestro contenido sobre ahorro, gasto e inversión en un correo semanal.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad