El caos del mercado bursátil 'golpeó' los bonos de EU

Durante la agitación de los mercados en las últimas dos semanas, los inversores también vendieron bonos del Tesoro y no ha habido un rebote en estos instrumentos.
Nervios  El aumento en los rendimientos de los bonos ha puesto nerviosos a los inversores que se acostumbraron a las tasas extremadamente bajas que, en comparación, hicieron que las acciones parecieran una ganga.  (Foto: iStock by Getty Images/Avosb)
MATT EGAN
NUEVA YORK -

En tiempos alarmantes, el efectivo generalmente huye hacia los brazos del Tío Sam.

Sin embargo, durante el caos del mercado bursátil de las últimas dos semanas, no se salvaron ni siquiera los seguros bonos del Tesoro de Estados Unidos.

El Dow se desplomó 2,400 puntos, o 9%, entre el 26 de enero y el 9 de febrero, debido a que los inversionistas estaban preocupados por la amenaza de la inflación. Pero, en un giro, los inversionistas también vendieron bonos.

Lee: El desplome de Wall Street, ¿debe preocupar a México?

El rendimiento de la nota del Tesoro de Estados Unidos a 10 años, que se mueve de manera opuesta al precio, se disparo de 2.62% al 2.85%. Luego subió un poco más el lunes porque los inversionistas siguieron vendiendo bonos, incluso mientras impulsaban un alza de 400 puntos en el Dow.

“Aunque las acciones están recibiendo un respiro (...) no hay rebote en los bonos en absoluto”, escribió Peter Boockvar, director de inversiones de Bleakley Advisory Group, en un informe el lunes.

Por extraño que parezca, una de las razones de la doble venta masiva es que la economía es muy fuerte. Los inversionistas están vendiendo bonos del Tesoro porque el crecimiento económico ha despegado y porque creen que la inflación y las tasas de interés más altas están por llegar. Y un derroche de gasto por parte de Washington obligará a Estados Unidos a vender aún más bonos del Tesoro en los próximos años.

Lee: Wall Street vive una loca semana, ¿qué pasó exactamente?

El hecho de que los bonos realmente no tuvieran una racha alcista la semana pasada mientras que las acciones sufrían una venta masiva “no inspira confianza” en que los rendimientos caerán pronto, escribió el estratega de Morgan Stanley Matthew Hornbach en un informe el lunes.

El aumento en los rendimientos de los bonos ha puesto nerviosos a los inversores que se acostumbraron a las tasas extremadamente bajas que, en comparación, hicieron que las acciones parecieran una ganga.

Las tasas del Tesoro de Estados Unidos desempeñan un papel fundamental en las finanzas modernas. Sirven como punto de referencia para todos los demás activos, ayudando a establecer el precio de todo, desde hipotecas hasta acciones. Eso es porque la deuda del gobierno de Estados Unidos se considera la inversión más segura.

Es cierto que durante la peor de las ventas masivas de la semana pasada, el efectivo acudió brevemente a la seguridad de la deuda pública de Estados Unidos.

Por ejemplo, cuando el Dow cayó en picada casi 1,600 puntos durante las operaciones del 5 de febrero, las fuertes compras hicieron que el rendimiento del Tesoro a 10 años cayera abruptamente. Pero la compra fue fugaz, y los rendimientos rápidamente volvieron a subir, causando más problemas en Wall Street.

Aunque la semana pasada fue la peor para el Dow y el S&P 500 en dos años, los rendimientos de los bonos del Tesoro a 10 años casi no se modificaron.

Lee: 5 razones por las que el Dow Jones se hundió

En circunstancias normales, los rendimientos se reducirían drásticamente, en alrededor de 0.5 puntos porcentuales, según Merrill Lynch del Bank of America.

“Estamos experimentando un cambio de régimen”, dijo Terry Sandven, director de estrategia de acciones de U.S. Bank Wealth Management.

Hornbach sugirió que las acciones podrían necesitar hundirse aún más antes de que los rendimientos comiencen a caer como lo harían normalmente.

“Como mínimo, los activos de riesgo tienen que desempeñarse aún peor que la semana pasada para provocar una baja en los rendimientos”, escribió.

Muchos analistas prevén que los rendimientos continuarán subiendo más, lo que podría sumarse a las inestables operaciones en Wall Street.

Las tasas más altas reflejan una economía más fuerte y signos de inflación. Los salarios crecieron en enero al ritmo más rápido desde 2009. Algunos analistas creen que la Reserva Federal se verá obligada a acelerar sus planes para elevar las tasas a corto plazo, lo que aumentará presión sobre los bonos.

Una ola de gastos en Washington, después de años de apretarse el cinturón, también está jugando un papel importante. Se espera que los recortes de impuestos republicanos y un acuerdo de gasto bipartidista impulsen el déficit federal a alrededor de 1 billón de dólares para el año fiscal 2019.

El gobierno tiene que pedir dinero prestado para ese gasto deficitario, lo que significa que tendrá que vender más bonos, probablemente a tasas más altas.

El “ambicioso plan de gastos” de Washington es un “cambio radical de años de consolidación fiscal”, escribió Richard Turnill, director de estrategia de inversiones globales de BlackRock, en una nota el lunes.

El mercado bursátil probablemente no respondería bien a un repentino aumento en los rendimientos de los bonos del Tesoro. Las tasas más altas hacen que las acciones parezcan menos atractivas en comparación.

“Si comienzas a acercarte al 3%, tendrás otra ola de ventas”, dijo Ian Winer, jefe de acciones de Wedbush Securities.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pero pocos anticipan rendimientos de los bonos del Tesoro muy por encima del 3% en el corto plazo. Esto se debe a que las tasas más atractivas eventualmente atraerán el efectivo de inversionistas individuales, fondos soberanos y compañías de seguros.

“Habrá demanda de bonos del Tesoro a 10 años con rendimientos más altos. Eso pondrá un inhibidor sobre qué tan alto pueden llegar los rendimientos”, dijo Mike Gitlin, jefe de renta fija de Capital Group.

Ahora ve
Holanda prueba la primera granja solar flotante en mar abierto
Te Recomendamos
×