Publicidad
Publicidad

China aplica un juego inteligente a Trump en comercio del que debemos aprender

El país asiático ha anunciado concesiones en materia de comercio ante la presión del presidente de EU, pero mantiene su enfoque a largo plazo en tecnología e infraestructura.

China sabe lo que hace en las negociaciones con el presidente estadounidense, Donald Trump, sobre comercio.

En los últimos meses, Beijing ha mostrado una disposición a hacer concesiones. Reducirá los aranceles en las importaciones de automóviles. Está abriendo sus mercados financieros a prestamistas extranjeros. Y comenzará a permitir que las automotrices estadounidenses fabriquen automóviles en el país sin socios comerciales locales.

Pero a pesar de lo notables que son esos cambios, China se mantiene firme en las cuestiones mayores. Está avanzando con su plan para dominar en tecnología, incluida la inteligencia artificial. Al mismo tiempo, está inyectando cientos de miles de millones de dólares en proyectos de infraestructura en Asia, África y Europa, comprando años de buena voluntad e influencia geopolítica.

Trump, mientras tanto, se enfoca en el déficit comercial. Pero los economistas dicen que esa fijación está fuera de lugar. China continuará siendo un productor gigantesco en el escenario mundial, mientras que la economía de EU es impulsada por el gasto del consumidor.

Se requeriría de enormes garantías a largo plazo para que sea posible alterar el desequilibrio comercial de una manera significativa, y no solo incrementos en las exportaciones agrícolas y de energía, lo cual China prometió durante el fin de semana.

Lee: Los mercados pierden ante la tensión comercial de China y EU

Publicidad

“Esto es China, siguiendo la corriente a Estados Unidos”, dijo Phil Levy, alto miembro de economía global del Consejo Council on Global Affairs.

El martes, el Ministerio de Finanzas chino dijo que el país reducirá los aranceles de importación de vehículos de pasajeros del 25% al 15% a partir del 1 de julio.

Es una medida llamativa que le permitiría a EU cantar una victoria. El presidente Trump señaló los aranceles de China sobre los automóviles el mes pasado para criticarlos, señalando que son mucho más altos que el 2.5% del arancel de importación sobre automóviles que es impuesto por Estados Unidos.

“¿Suena eso a comercio libre o justo?”, tuiteó Trump. “No, suena como COMERCIO ESTÚPIDO - ¡que continúa por años!”.

La flexibilización de los aranceles de importación no es la única medida que China ha tomado recientemente para demostrar que está dispuesto a liberalizar su economía.

El gobierno chino también prometió eliminar las restricciones a las automotrices extranjeras que deseen fabricar vehículos en el país.

Publicidad

nullAnteriormente, compañías como GM y Volkswagen debían formar empresas conjuntas con socios locales en las que las empresas chinas tenían la participación de control. China dijo el mes pasado que eliminará esas reglas para 2022.

Lee: La Organización Mundial de Comercio, arrinconada por Trump

Y Beijing también está trabajando para eliminar las restricciones al acceso extranjero a los mercados bancarios, de valores, seguros y gestión de activos en el país, con cambios previstos para fines de junio.

Dichos cambios benefician a China en dos frentes, según Levy. Apaciguan temporalmente a Estados Unidos y hacen parecer que China está tomando medidas para convertirse en un jugador de equipo en el comercio global, dijo.

Al mismo tiempo, China sigue marchando a toda velocidad en su impulso dirigido por el Estado para dominar sectores de alta tecnología desde autos eléctricos hasta la tecnología inalámbrica 5G.

“Estados Unidos no cambiará el enfoque de China sobre política tecnológica”, dijo Samm Sacks, investigador principal del Technology Policy Program del Center for Strategic and International Studies. “Ciertamente no lo harán a partir de ninguna acción unilateral estadounidense”.

Publicidad

Beijing además está expandiendo su influencia global al invertir en puertos, líneas ferroviarias y otros proyectos de desarrollo a través de su iniciativa Belt and Road.

Estos movimientos para el dominio global podrían posicionar a China como una amenaza mucho mayor para la hegemonía estadounidense en el futuro.

El gobierno chino sabe que Trump sigue enfocado férreamente en dos grandes cuestiones: Corea del Norte y el déficit comercial.

Trump ha dejado claro que desea materializar una posible cumbre con Corea del Norte en junio y quiere que China mantenga la presión sobre Corea del Norte.

Además, el énfasis del presidente en el desequilibrio comercial ha permitido que China otorgue a EU victorias nominales al comprometerse a comprar más bienes.

Incluso en esto, los expertos son escépticos. Los patrones globales de ahorro y gasto están bastante arraigados, lo que hace que los déficits comerciales bilaterales sean difíciles de manipular.

Publicidad

“Si su métrica es el déficit de comercio de Estados Unidos con China, los programas que se han presentado hasta ahora no lo van a reducir significativamente”, dijo Nicholas Lardy, miembro del Peterson Institute for International Economics y experto en economía china. “Pueden evitar que sigan aumentando”.

Recomendamos: EU y China están cerca de un acuerdo sobre ZTE, según el WSJ

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad