Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

AMLO usará el impuesto de gasolinas como el gobierno actual

El nuevo gobierno moverá el IEPS a modo, como lo ha hecho el gobierno de Peña Nieto, para evitar 'gasolinazos'.

No más movimientos abruptos en los precios de las gasolinas, o “gasolinazos”, esa es una de las principales promesas del virtual presidente electo Andrés Manuel López Obrador. ¿Cómo lo logrará?

No hay una estrategia distinta, su equipo económico prevé utilizar el mismo esquema al que ha usado la administración actual para suavizar los incrementos en los precios de los combustibles a raíz de la liberación del mercado: con alzas y bajas en el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS).

Con el nuevo gobierno, los precios de las gasolinas y el diésel ya no van a variar diariamente como ha pasado durante 2018, pues se establecerá un precio fijo para las gasolinas desde inicios de año ajustado a la inflación, y éste se mantendrá de manera anual, explicó Carlos Urzúa, próximo secretario de Hacienda, el miércoles pasado en una entrevista con la cadena Televisa.

La clave está en controlar la cuota del IEPS que se aplica a gasolinas y diésel, y que el gobierno actual ajusta semanalmente de acuerdo con el comportamiento del tipo de cambio y el precio del petróleo desde su liberación en 2017.

Lee: El gobierno perderá 107,816 millones de pesos por reducir impuesto a gasolinas

“No va haber ningún cambio ahí, lo que vemos ahora es que en algunos meses el gobierno deja de recaudar un poco cuando sube la gasolina en el exterior y el tipo de cambio, pero en otros meses puede recuperar cuando baja la gasolina en Estados Unidos y el tipo de cambio”, comentó Abel Hibert, asesor económico de López Obrador, en entrevista.

Publicidad

El único cambio en la siguiente administración es el precio fijo de los combustibles, que se ajusta una vez al año de acuerdo con la inflación, precisó Hibert.

Las siete medidas económicas que AMLO implementará como presidente

Pero mantener un solo precio durante el año, puede generar una suerte de efectos negativos y positivos en la recaudación, consideró Roberto Colín Mosqueda, integrante de la Comisión Fiscal 2 del Colegio de Contadores Públicos de México (CCPM).

Se va a tener un solo precio, entonces cuando suba el dólar y el petróleo, Hacienda va a bajar la cuota del IEPS, ahí perderá recaudación, pero cuando estos componentes bajen, Hacienda puede subir la tasa y recuperar recursos, explicó Colín.

Pero uno de los riesgos es que la volatilidad e incertidumbre permanezcan en los mercados, esto provocaría que el dólar y precio de la gasolina en el exterior se mantengan altos, presionen el precio de las gasolinas y Hacienda no tenga margen para aumentar la cuota del IEPS, consideró el especialista en materia fiscal.

Lee: El equipo económico de AMLO descarta desaceleración en 2019

Frente a ese riesgo, Hibert explicó que la mayor inversión en infraestructura para el transporte, almacenamiento y distribución de combustibles, prevista en la siguiente administración, permitirá disminuir el costo logístico, otro componente determinante en el precio de los combustibles.

Desde 2017, Hacienda aplica estos ajustes al IEPS, la apreciación del dólar y gasolina de importación, han provocado que Hacienda reduzca la tasa del IEPS más de 50% y recaudar menos ingresos frente a lo proyectado.

El año pasado llegaron a las arcas públicas 214,498 millones de pesos (mdp) por este IEPS; l o que representó 67,934 menos que lo programado . De enero a mayo de este año se han recaudado 71,704 mdp, pero Hacienda proyecta que para todo 2018 dejará de percibir 107,816 mdp , por reducir este impuesto.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad