Publicidad
Publicidad

Ante turbulencia en mercados, todos los ojos en el presupuesto 2019

El paquete económico 2019 será una pieza clave para que AMLO convenza de que cumplirá sus promesas de mantener la estabilidad económica y unas finanzas públicas sanas.
AMLO
Clave. La entrega del paquete económico es para muchos una nueva oportunidad para que López Obrador y su equipo económico puedan congraciarse con círculos empresariales, financieros y bursátiles.

CIUDAD DE MÉXICO- Ante la desazón que dejó la decisión de Andrés Manuel López Obrador de cancelar el aeropuerto en Texcoco, y ante la propuesta de Morena de prohibir comisiones bancarias, el siguiente evento que captará la atención de empresarios e inversionistas será la entrega que hará el gobierno entrante del paquete económico 2019, con el que fijará los criterios generales de política económica que seguirá el próximo año.

Para algunos, el paquete económico, que está integrado por la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos de la Federación, será una pieza clave para que el futuro presidente convenza a muchos que hoy tienen dudas de que cumplirá con sus promesas de campaña de mantener la estabilidad económica y finanzas públicas sanas.

"La próxima administración está obligada a presentar un presupuesto equilibrado", dijo Ernesto O'Farril, presidente de Casa de Bolsa Bursamétrica, en una conferencia de prensa. Un aspecto clave a revisar será que cumpla con la propuesta de contar "con un superávit primario, que evite que la deuda pública vuelva a aumentar como relación del PIB".

Lee: El presupuesto 2019 contemplará indemnizaciones por el NAIM, dice Mario Delgado

Así, la entrega del paquete económico, cuya fecha límite es el 15 de diciembre, es para muchos una nueva oportunidad para que López Obrador y su equipo económico puedan congraciarse con círculos empresariales, financieros y bursátiles que ha desilusionado al adoptar medidas con poca o nada racionalidad económica y financiera, como fue para muchos la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), por los costos y el despilfarro de recursos que esa decisión representará.

La desilusión ha quedado de manifiesto con las caídas que han registrado el mercado accionario, cambiario y de bonos en los últimos días y que además complicarán el plan económico del próximo gobierno.

Publicidad

Desde que López Obrador anunció su decisión de cancelar el NAIM tan pronto como tome posesión del cargo, el principal indicador de la Bolsa Mexicana de Valores ha caído alrededor de 9.5% y el tipo de cambio ha perdido casi 1%, a pesar de haber registrado una momentánea recuperación hace un par de semanas.

De ahí que analistas consideran que tanto Carlos Urzúa, el próximo secretario de Hacienda y Crédito Público, como sus colaboradores más cercanos, estarán a prueba en los siguientes días para ver si convencen a los inversionistas de que López Obrador será prudente con el manejo de las finanzas públicas.

Lee: OPINIÓN: Turbulencia en el Presupuesto de Egresos 2019

Si eso ocurre, algunos consideran que el próximo presidente y su equipo económico podrían frenar y quizás revertir parte del deterioro de la confianza que hoy padecen, tanto de inversionistas nacionales y extranjeros.

"La certidumbre del mercado para los inversionistas se deberá reflejar en la ley de ingresos y el presupuesto de egresos para el 2019", dijeron Alberto Saavedra y Gustavo Mendoza, del bufete d abogados Santamarina y Steta, en un comunicado de prensa.

El paquete económico deberá entonces ser congruente con la realidad del país e ir de la mano con el Plan Nacional de Desarrollo del gobierno de López Obrador, el cual deberá evitar incurrir en un mayor déficit fiscal, algo que no será nada fácil de lograr ante los ambiciosos programas sociales y de inversión del próximo gobierno.

Publicidad

Esa ambición podría enfrentarse a restricciones presupuestarias por la decisión de la futura administración de no incrementar impuestos.

Así, el próximo presidente estará apostando a que sus recortes al gasto, vía la reducción de salarios a los funcionarios gubernamentales mejor pagados, así como un recorte de estructuras y de servidores públicos, permitan más que compensar los mayores gastos sociales y de inversión que planea hacer el próximo presidente.

Analistas consideran que la administración entrante deberá construir una administración de riesgos más completa que la que implementó el gobierno saliente de Enrique Peña Nieto.

Los mecanismos con los que cuenta al día de hoy el gobierno para la administración de riesgos son el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios, el programa de cobertura de los precios de exportación de petróleo, el Fondo de Desastres Naturales y la línea de Crédito Flexible del Fondo Monetario Internacional (FMI), además de las reservas internacionales del Banco de México.

Sin embargo, economistas consideran que esto no es suficiente debido a que no cubre aspectos relevantes que deben atenderse para procurar una mayor certeza en el manejo de las finanzas públicas y que les permita, en caso de ser necesario, afrontar alguna crisis en los flujos de capitales.

OPINIÓN: Los costos de cancelar el nuevo aeropuerto van más allá de lo monetario

Publicidad

Analistas de Bursamétrica Casa de Bolsa incluso propusieron que se debe crear un programa de coberturas en el precio de importación de la gasolina y del gas natural, así como un esquema de protección contra los incrementos en las tasas de interés, tanto para la deuda externa como para la deuda interna, un programa de cobertura ante riesgos cambiarios y, finalmente, una reserva estratégica física de crudo, gasolina y gas natural.

Así, los especialistas de esa institución financiera dijeron que si el futuro gobierno integra esos programas al esquema de administración integral, entonces el paquete económico sería bien aceptado por los agentes económicos y los inversionistas globales.

"Si no se presenta un presupuesto creíble. . .va a ser un golpe más a la confianza" de los inversionistas, dijo O'Farril, en conferencia de prensa.

"En el paquete económico 2019 ya se podrían mencionar estas propuestas. . .para que genere algo de confianza", agregó.

Otro aspecto que algunos consideran sería fundamental para presentar un paquete económico apropiado sería propiciar un diálogo incluyente con organizaciones expertas y de la sociedad civil organizada, ya que con eso consideran que se podría evitar la volatilidad que ha sufrido el mercado local.

"Hay que analizar, antes de actuar (…) los impactos financieros", dijo Francisco Gutiérrez-Zamora Ferreira, presidente del consejo técnico del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), en conferencia de prensa.

Publicidad

Quienes también centrarán su atención en el paquete económico son las agencias calificadoras, luego de que algunas degradaron su perspectiva crediticia de México de 'estable' a 'negativa', tras la cancelación de la construcción del NAIM, en lo que era el lago de Texcoco.

Las calificadoras consideran que las políticas económicas de la nueva administración tendrán un peso importante en la degradación de la nota del país, así como los objetivos para el desempeño de las finanzas públicas que contendrá el paquete económico en su exposición de motivos.

No obstante, luego del anuncio de Alfonso Ramírez Cuéllar, el presidente de la comisión de presupuesto de la Cámara de Diputados y militante del partido Morena, sobre la posibilidad de que dentro del paquete económico se incluyan cambios en materia de impuestos a Petróleos Mexicanos (Pemex), podría no ayudar a que mejore la nota de las calificadoras sobre México.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad