Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El tamaño de la crisis económica de China es un misterio sin resolver

Para analistas, la situación económica del país podría ser peor de lo que sugieren las cifras oficiales, que indicaron que el PIB creció a su menor nivel en tres décadas.
Businessman with a stock market of china
Dudas. Expertos sospechan que la Oficina Nacional de Estadísticas china está más enfocada en hacer quedar bien al gobierno que en proporcionar información que refleje adecuadamente la salud de su economía.

HONG KONG (CNN)- Las empresas y ejecutivos de todo el mundo intentan medir la severidad de la recesión económica China con desesperación, pero es difícil obtener una visión clara.

El crecimiento de la segunda economía más grande del mundo se enfrió el año pasado a su nivel más bajo en casi tres décadas , de acuerdo con información gubernamental.

Grandes marcas como Apple y Caterpillar han responsabilizado por la caída en sus ganancias a la debilidad del mercado en China.

La situación podría ser incluso peor de lo que sugieren las estadísticas gubernamentales, de acuerdo con analistas.

"Las cifras del PIB de china publicadas son completamente basura. Sin duda el consenso es que estas cifras son poco confiables”, dijo Leland Miller, CEO de la consultora China Beige Book.

Lee: ¿Día de la amistad? EU y China retoman discusión comercial el 14 y 15 de febrero

Publicidad

Su empresa recopila información de miles de empresas a través de diversas industrias en China para obtener su propio análisis de lo que sucede, por lo que su nombre tiene que ver con el reporte Beige Book de la Reserva Federal.

Miller afirma que la economía china es “mucho, mucho más débil” en este momento de lo que sugieren las cifras del gobierno chino y que probablemente no mejoren pronto.

Los negocios requieren saber la profundidad y probable duración de la crisis para tomar decisiones de inversión y contratación y para que los inversionistas determinen dónde poner su dinero. China lidia con las consecuencias de los esfuerzos del gobierno para reprimir los préstamos riesgosos y la guerra comercial con Estados Unidos.

Estos son los posibles ganadores del conflicto comercial entre EU y China

Expertos sospechan que la Oficina Nacional de Estadísticas china, que reporta la mayor parte de la información del país, está más enfocada en hacer quedar bien al gobierno que en proporcionar información que refleje adecuadamente la salud de su economía.

La oficina es “un organismo del Partido Comunista primero y un mediador de estadísticas honesto en segundo lugar”, dijo Derek Scissors, investigador residente del American Enterprise Institute de Washington en una publicación de blog.

Es difícil determinar la tasa real de crecimiento de China, pues mucha de la información emitida por el gobierno “no tiene sentido”, de acuerdo con Scissors, quien también es economista en jefe de China Beige Book.

Por ejemplo, las cifras sobre el tamaño de la economía, en comparación con el ingreso promedio de los ciudadanos chinos no concuerda, dijo.

Otros analistas recurren a sus propias mediciones para hacerse una idea de la salud de la economía china.

La empresa de investigación Capital Economics examina un rango de datos que incluyen el transporte de carga marítimo, la generación de electricidad y los préstamos financieros para llegar a un indicador indirecto. Mediante esto, afirman que la economía china podría haber crecido solo un 5% el año pasado, en lugar del 6.6% que afirma la tasa oficial.

La desaceleración ha ensombrecido a los negocios chinos.

"La economía empeorará cada vez más en los próximos meses”, dijo Wei Bingyu, propietario de una fábrica de pintura industrial en Beijing.

Responsabiliza a la guerra comercial y otros problemas por las dificultades actuales.

Una encuesta independiente observada de cerca que mide la salud del enorme sector de manufactura de China afirma que el mes pasado se hundió a su nivel más bajo en casi tres años.

Los consumidores chinos sienten la presión

Los inversionistas analizan la economía para encontrar señales de debilidad, que hasta ahora incluyen el declive en los márgenes de ganancia industriales y la caída en las exportaciones.

El comportamiento de los consumidores chinos es un punto clave. El gasto por parte de los compradores chinos aumentó en casi 10% el año pasado, de acuerdo con información oficial.

Pero el enorme mercado de automóviles del país se redujo en 2018 por primera vez en casi 20 años, y las ventas minoristas de la festividad del Año Nuevo Lunar que tuvo lugar este mes crecieron al ritmo más lento de más de una década.

La información oficial china probablemente está “exagerando el crecimiento en el consumo” dijo Julian Evans-Pritchard, economista sénior de China en Capital Economics, en una nota reciente a sus clientes.

Estima que el gasto en consumo en las grandes áreas urbanas de China se redujo en 3% el año pasado, sugiriendo que los compradores de clase media están reduciendo sus gastos. Esto corresponde con lo que algunos propietarios de negocios han dicho.

Zhou Chang, propietario de un gimnasio en el centro de Beijing dijo a CNN que sus clientes están gastando menos.

Usar un gimnasio “no es igual que comer, vestirse, rentar una vivienda o transportarse. Esos son básicos, mientras que el fisicoculturismo no”, dijo Zhou.

A la vez que se desacelera la economía, “muchos gimnasios han cerrado temporalmente o han quebrado”, añadió.

¿Los estímulos han llegado a los lugares necesarios?

El vicepresidente Wang Qishan instó a los inversionistas a dejar de preocuparse por la economía.

“Habrá mucha incertidumbre en 2019, pero algo que es seguro es que el crecimiento de China permanecerá y será sostenible”, dijo en un discurso presentado en el Fondo Económico Mundial en Davos el mes pasado,

Pero los funcionarios chinos han mostrado señales de preocupación. Ellos han intentado impulsar el crecimiento a través de medidas como recortes de impuestos, mayor gasto en infraestructura y políticas monetarias más laxas.

Aún no es claro cuánto ayudarán estas decisiones para detener la crisis puesto que gran parte del capital que se libera es destinado a empresas estatales ineficientes, en lugar de a los negocios privados, según afirman los analistas.

Muchas empresas privadas en China dependen del financiamiento en las sombras que se refiere a formas turbias de préstamos que se mantienen lejos de los balances financieros oficiales de los bancos. Los reguladores han puesto presión sobre esas prácticas en años recientes.

"Es extremadamente difícil obtener un apoyo financiero como negocio privado”, dijo Guo Yucheng, propietario de un negocio de fabricación de medicamentos en la provincia Jilin ubicada al norte de China.

Recientemente fusionó su empresa con una empresa estatal para mejorar sus probabilidades de obtener financiamiento.

Predijo que tomará hasta dos años el que las medidas como los recortes hacendarios hagan una diferencia real para las empresas en dificultades.

"Hay demasiados negocios, como el nuestro, que solo están intentando salir adelante cada mes. Los negocios privados están atravesando un invierno difícil”, dijo Guo.

Serenitie Wang, Julia Horowitz, Lily Lee y Eduardo Baptista contribuyeron a este reportaje.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad