Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Multimillonarios de EU dudan de Elizabeth Warren

Empresarios con grandes fortunas se han pronunciado en contra de la aspirante demócrata y sus proyectos de impuestos sobre la riqueza.
dom 10 noviembre 2019 07:32 AM
FILE PHOTO: Democratic presidential candidate Senator Elizabeth Warren speaks as she visits a picket line of striking teachers in Chicago
La demócrata Elizabeth Warren es vista como un potencial agente de cambio en Estados Unidos.

Los agresivos planes de Elizabeth Warren para nivelar el campo de juego para la economía estadounidense están provocando fuertes críticas por parte de los multimillonarios, incluso entre aquellos que reconocen que el sistema necesita ser reparado.

El jefe de JPMorgan Chase, Jamie Dimon, dijo esta semana que Warren “vilipendia a las personas exitosas” y que sus planes cambiarían “la naturaleza completa de cómo se maneja una corporación”.

Publicidad

El también multimillonario Leon Cooperman afirmó que la aspirante demócrata está “cag**dose en el jo**do sueño americano”. Al presidente y CEO de Omega Advisors, que ha prometido dar su fortuna a la caridad, incluso se le quebró la voz hablando sobre el impuesto al patrimonio de Warren, y bromeó diciendo que las políticas de Warren serían tan desastrosas que “no abrirán el mercado de valores” si gana la Casa Blanca.

Lee: Elizabeth Warren y Donald Trump desean un dólar más barato

Warren no es el primer aspirante presidencial que critica a la clase multimillonaria y afirma que el sistema está manipulado. Donald Trump hizo llamamientos populistas similares, señalando a Goldman Sachs como un símbolo de la clase dirigente corrupta, antes de proceder a contratar ejecutivos del banco para ayudarlo a administrar el país.

Pero pocos creían que Trump, respaldado por un Congreso republicano, de hecho adoptaría una agenda antiempresarial más allá de la política comercial (y algunos probablemente tampoco pensaron que de hecho lanzaría una guerra comercial).

Warren, por otro lado, es vista como un potencial agente de cambio.

“De repente, personas que nunca pensaron que tendrían que defender el capitalismo saldrán de la nada porque perciben una amenaza para el sistema”, dijo Ian Winer, un exejecutivo de fondos de cobertura que ahora es miembro del consejo asesor del banco de inversión Drexel Hamilton.

La reacción negativa de los multimillonarios proviene de la aprensión sobre el alcance de los esfuerzos de Warren por reconstruir la economía estadounidense mediante el aumento de los impuestos a los ultrarricos.

Warren quiere deshacerse de una parte de los recortes de impuestos corporativos de 2017, instaurar un impuesto a la riqueza de 6 centavos por cada dólar de patrimonio neto por encima de 1,000 millones de dólares y aumentar los impuestos a las ganancias de capital.

Los nuevos impuestos ayudarían a programas ambiciosos, incluido el plan Medicare-for-All propuesto por Warren y uno que eliminaría la deuda estudiantil de millones de estadounidenses y haría que todas las universidades públicas fueran libres de matrícula.

Publicidad

El 1% superior controla 34.7 billones de dólares

Sus reformas agresivas tienen como objetivo solucionar el problema de desigualdad de Estados Unidos, que es muy real. La campaña de Warren, junto con la de Bernie Sanders, se basa en la idea de que las ganancias se destinan desproporcionadamente a los ricos. Y que muchos hogares no tienen acceso a las mismas oportunidades para lograr el sueño americano.

Las cifras respaldan eso, incluso después de la expansión económica más larga en la historia de Estados Unidos.

Consideremos que el 1% superior de los hogares ahora controla 34.7 billones de dólares de la riqueza de la nación, según la Reserva Federal. Eso es 611% más que los 4.88 billones de dólares que tenían en 1989.

Las ganancias han sido más discretas para el resto del país. El 50% inferior de las familias controla solo 2.08 billones de dólares actualmente, un alza más modesta de 174% respecto a 1989.

Cifras como esa alimentan la sensación de que el sueño americano no está vivo y coleando.

Daly dijo que la “economía fuerte” en la última década ha logrado cerrar algunas de las brechas que existen entre ricos y pobres, pero solo “un poco”. Agregó: “Las brechas siguen siendo grandes”.

Daly dijo que la “economía fuerte” en la última década ha logrado cerrar algunas de las brechas que existen entre ricos y pobres, pero solo “un poco”. Agregó: “Las brechas siguen siendo grandes”.

Publicidad

El acceso limitado a la educación desacelerará la economía

No hace mucho, la clase media controlaba mucho más de la riqueza de Estados Unidos que los superricos. En 1989, la clase media mantenía 7.1 billones de dólares, en comparación con 4.7 billones de dólares del 1% superior, según la Fed.

Hoy, la clase media tiene 30.73 billones de dólares en activos, mientras que la proporción del 1% superior se ha disparado a 34.7 billones de dólares.

Daly argumentó que los problemas de desigualdad son el resultado de obstáculos “estructurales” en el sistema, incluido el acceso a la educación, que ni una economía fuerte puede cubrir.

“Lo que me asusta en ese frente es que no tenemos suficiente acceso a cosas que permitan a las personas ser su mejor versión”, dijo Daly. “Y eso significa que vamos a limitar nuestro potencial de crecimiento”.

“Los estadounidenses no resienten la gran riqueza, siempre que no se haya logrado mediante trampas y robos”, dijo Sonnenfeld.

Ray Dalio advierte que el sistema está 'roto'

El fundador de Microsoft, Bill Gates, se convirtió en el último multimillonario en opinar sobre Warren.

Cuando se le preguntó si alguna vez hablaría sobre política fiscal con Warren, Gates dijo: “No estoy seguro de cuán abierta es... o si incluso estaría dispuesta a sentarse con alguien que tenga grandes cantidades de dinero”. Gates, quien habló el miércoles en la conferencia del Dealbook del New York Times, dijo que apoya mayores impuestos a los ricos.

Por su parte, Warren señaló que la reacción de los multimillonarios es una prueba de que el sistema necesita ser reparado.

“El hecho de que hayan reaccionado con tanta fuerza —¡tan furiosamente!— a que se les pida que contribuyan más, te dice todo lo que necesitas saber”, tuiteó el martes. “El sistema funciona muy bien para los ricos y con buenas conexiones, y Jamie Dimon no quiere que eso cambie. Voy a luchar para asegurarme de que funcione para todos”.

Algunos multimillonarios son muy conscientes de los problemas en el sistema actual.

Cooperman ha dicho que cree en un impuesto progresivo sobre la renta y también que los ricos deberían pagar más.

Dimon dijo a CNN en marzo que la economía estadounidense es “fundamentalmente antipobres” y que ha dirigido a JPMorgan para tratar de resolver estos problemas capacitando a estadounidenses de bajos ingresos para trabajos en el futuro, contratando exconvictos e invirtiendo 200 millones de dólares en Detroit.

El CEO de Salesforce, Marc Benioff, dijo recientemente que “el capitalismo, tal como lo conocemos, está muerto” y pidió una nueva versión que se centre más en el bien social.

Ray Dalio, el multimillonario fundador de fondos de cobertura Bridgewater Associates, reconoció en una publicación de LinkedIn el martes que “el sistema para hacer que el capitalismo funcione bien para la mayoría de las personas está roto”.

Dalio no definió cómo será ese cambio, lo cual deja a personas como Warren y Cooperman para resolverlo.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad