Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los créditos y las ofertas son necesarios para reactivar el consumo en México

Las empresas deben hacer un mayor esfuerzo por generar facilidades que ayuden al consumidor y permitir que la economía se fortalezca con uno de los pocos motores internos que puede tener ahora mismo.
jue 04 marzo 2021 05:49 AM
consumo economía méxico
Sin importar las circunstancias, la gente seguirá consumiendo, solo cambiará los canales y algunos hábitos para obtener los productos.

Después de la tormenta, ¿la calma regresará?

Esta frase popular puede aplicarse al entorno macroeconómico que atraviesa México actualmente, ya que el año pasado, el Producto Interno Bruto (PIB) se hundió 8.5%, su peor dato en 90 años, y ahora las expectativas para el 2021 han estado mejorando conforme pasan los días, y un claro ejemplo de ello es que Banxico considera que podría haber un rebote de hasta 6.7%.

La clave para dinamizar la economía, a decir de especialistas consultados por Expansión, está en apostarle a la reactivación del consumo interno. ¿Como hacerlo? Gilberto Lozano, socio líder de transformación de negocios en Ernst & Young (EY) México, tiene la respuesta: con descuentos y créditos.

Publicidad

En la comparación anual noviembre 2020-noviembre 2019, el consumo registra una caída de 6.6%, lo que significa que el reto no será nada fácil.

“La dinámica de reactivación de la economía, en temas de que volvamos a la normalidad, va a ser bastante lenta o va a tener un avance bastante débil. Las empresas de autoservicios y alimentos y bebidas van a seguir contando con esta demanda porque seguimos en casa”, comentó en Marisol Huerta, analista de consumo en Grupo Financiero Ve por Más (BX+).

“¿Cuáles son los factores importantes para hacer estas reactivaciones? Mucho viene alrededor de costos y descuentos, es decir, para volver a atacar al consumidor que solía estar en un nivel de categoría, las empresas tienen que hacer un mayor esfuerzo por generar descuentos, facilidades u otro tipo de esquemas que ayuden al consumidor a subirse a este nuevo tren. La otra parte es el crédito, pero para una crisis tan larga como esta, hay un momento en que empieza a tener afectación”, advirtió Lozano, de EY México.

Para enero, aún en semáforo rojo en la CDMX y el Estado de México, la confianza del consumidor mostró un avance con cifras desestacionalizadas de 0.3%, comparado con diciembre, para quedar en 38.4 puntos, por debajo de los 50 puntos que analistas consideran como un nivel óptimo, explicó Huerta, economista de BX+.

Este nivel de confianza irá aumentando, o no, dependiendo del avance de la vacunación en el país, algo que se traducirá en la reactivación de la movilidad y, por ende, un mayor consumo no solo de bienes y servicios relacionados con la alimentación, salud e higiene, sino también de servicios de diversión y esparcimiento.

“En este trimestre se irá habilitando más la movilidad y volveremos a ver un poco más de reactivación para el segundo trimestre del año”, dijo Gilberto Lozano, de EY.

Un factor que puede favorecer al consumo tiene que ver con las remesas –en 2020 México recibió 40,600 millones de dólares-, pues se espera un aumento en el dinero que envían los mexicanos que viven fuera del país a sus familiares.

“Más del 70% de estos ingresos se destinan a la compra de artículos básicos, entre ellos alimentos”, dijo Marisol Huerta.

“El gran reto de la humanidad hacia adelante no nada más va a ser encontrar la vacuna para las cepas actuales o el tiempo de inmunidad que esa vacuna transfiere, sino conseguir soluciones de mayor espectro que cubran no contra una cepa, sino contra más y que garanticen mayor tiempo de inmunidad”, señaló el directivo de EY.

Cambio de hábitos

Sin importar las circunstancias, la gente seguirá consumiendo, solo cambiará los canales para ello. Con la pandemia, por ejemplo, en lugar de comprar directamente en las tiendas, hubo gente que migró a medios digitales.

“En enero le preguntamos a las personas ¿cómo va a ser la mayoría de tus compras en los siguientes meses? El 80% contestó que de una u otra manera va a estar consumiendo por medios digitales. De este 80%, 30% en su totalidad digital y el otro 50% híbrido –presencial y digital-. Únicamente el 20% de las personas nos dijo que iba a seguir consumiendo de manera física”, detalló el socio líder de transformación de negocios en EY.

El coronavirus adelantó el proceso de digitalización en todo el mundo. En México, precisó, la adopción tecnológica tomaría entre 3 y 5 años, pero ocurrió en un lapso de tres a cinco meses. “Esto no quiere decir que con esto toda la población esté digitalizada, no. Simplemente llegamos a ese nivel de madurez esperado”, dijo.

“Al consumidor que esto le gustó (compras en línea), pues se quedó –sobre todo los jóvenes- y el que no –la gente mayor-, pues conforme las medidas lo permitan, volverá a realizar compras físicas. En algunos productos, como el tema de verduras que se buscan lo más frescas posibles, habrá que ir por ellas, pero en los básicos, como papel higiénico, se pueden pedir en línea”, comentó Marisol Huerta.

La analista de BX+ dijo que las empresas seguirán fortaleciendo sus redes digitales, a través de algoritmos digitales, para ofrecer a los consumidores productos basados en sus hábitos de consumo.

“Las empresas exitosas van a ser aquellas que no traten de regresar a lo que solía ser antes del COVID, sino que puedan empezar a establecer, definir los pasos y a entender estos nuevos hábitos de los consumidores”, sostuvo Lozano, de EY.

Publicidad
Publicidad
Publicidad