Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Incertidumbre y baja inversión complican panorama para México en 2023

El grupo suizo UBS señala que México tendrá una de las recuperaciones más lentas ante una débil inversión fija, que se mantiene por debajo de los niveles registrados en 2018.
mié 30 noviembre 2022 06:01 AM
inversion-mexico-pib
Los envíos de remesas también se verán lastrados por la desaceleración de las economías.

La inminente desaceleración en la economía estadounidense dará un coletazo a México en 2023, por lo que analistas anticipan un menor crecimiento. Además, la baja inversión fija corre el riesgo de seguir debilitándose a pesar de la urgencia por reactivar al sector productivo nacional.

Con una economía abierta cuyas exportaciones representan el 38% del PIB, el grupo fiunanciero suizo de inversiones UBS consideró que México se contagiará de la menor actividad económica gracias a que el 80% de sus exportaciones van hacia Estados Unidos.

Publicidad

"El Gobierno deberá fomentar la inversión privada de forma más enérgica y fortalecer los motores de crecimiento internos. Hasta que no lleguen los cambios, la incertidumbre por la política regulatoria mantendrá al margen a muchos inversores, lo que supone un lastre para el crecimiento económico estructural", destacó Gabriela Soni, jefa de inversiones en UBS, en el reporte "México: remanso de paz en tiempos turbulentos.

Para 2023, UBS estima que el crecimiento económico de México será de 0.5%, un pronóstico muy distante del 3% que se planteó la Secretaría de Hacienda.

Soni consideró que México tiene dos factores a favor: cuenta con estabilidad macroeconómica y está fuertemente vinculada con la principal potencia económica mundial; sin embargo, el apoyo fiscal limitado en la pandemia y la débil inversión lastraron la recuperación después de la pandemia.

"El gasto en maquinaria y equipo ha aumentado de forma considerable para atender a la fuerte demanda externa de exportaciones de productos manufacturados, pero las tendencias de construcción, que dependen de las perspectivas de crecimiento siguen siendo decepcionantes", comentó.

Aunque la estabilidad macroeconómica del país con finanzas públicas sólidas y la credibilidad del Banco de México se ha mantenido, UBS estima que el peso mexicano se depreciará debido a que la Reserva Federal seguirá subiendo las tasas de interés.

Al subir las tasas de interés, que ya han mermado la actividad económica de Estados Unidos, UBS estima que repercuta en el envío de remesas a México y que menos remesas sean sinónimo de menos consumo en México.

"La inflación superior al promedio y la desaceleración de las remesas podrían frenar el consumo de los hogares en México".

Se espera que el peso cotice en 20.5 pesos por dólar en el primer trimestre del siguiente año y para el cierre, este se ubique en 21.5 pesos.

 
Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad