Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Marcelo Ebrard, el encargado de Sheinbaum para defender la revisión del T-MEC

El alto perfil negociador y capacidades diplomáticas de Ebrard al frente de la Secretaría de Economía darán mayor seguridad a las relaciones comerciales de México, coinciden especialistas.
vie 21 junio 2024 05:29 AM
marcelo-ebrard-secretaría-economía.jpg
Marcelo Ebrard será el secretario de Economía de Claudia Sheinbaum.

El perfil de negociador y la diversidad de puestos que ha ocupado Marcelo Ebrard Casaubón a lo largo de su trayectoria en el servicio público, lo ha llevado a ser considerado por la virtual presidenta electa, Claudia Sheinabum, para ocupar uno de los cargos clave en el próximo sexenio rumbo a la revisión del T-MEC en 2026: la titularidad de la Secretaría de Economía .

Ebrard sabe que una de sus principales encomiendas será la revisión del acuerdo comercial norteamericano, en la que tendrá que hacer uso de sus habilidades para defenderlo.

Su paso por la Cancillería mexicana durante la administración de Andrés Manuel López Obrador es su experiencia más cercana a lo que va a enfrentar. En su momento negoció con el gobierno de Donald Trump para evitar la imposición de 25% de aranceles a productos de México con un controvertido acuerdo en el que México debía reducir el paso de migrantes a Estados Unidos.

Publicidad

Carlos Novoa, presidente del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Comercio Exterior (IMECE), resalta que no se debe olvidar que Ebrard estuvo involucrado en la negociación del T-MEC, por eso conoce perfectamente la magnitud de la relación comercial de la región.

"Le va a tocar en 2026 la revisión del T-MEC, que tiene un grado de complejidad importante, tendrá que consolidar un equipo negociador", señaló Novoa.

Para Jesús Carrillo, director de Economía del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), Ebrard tiene un claro conocimiento del mundo, de cómo están las relaciones internacionales y comerciales, lo que explica el porqué ha sido elegido para la Secretaría de Economía.

Además, no puede dejarse de lado su formación académica. Marcelo Ebrard es licenciado en Relaciones Internacionales por el Colegio de México. También cuenta con una especialidad en Administración Pública en la Escuela Nacional de Administración en París, Francia.

"Algo a destacar de Marcelo Ebrard, quien salió del Colegio de México, es su alto perfil negociador, porque ahora más que nunca se requiere para lo que se avecina en la agenda comercial de México", comenta Ignacio Martínez Cortés, coordinador del Laboratorio de Análisis en Comercio, Economía y Negocios (Lacen) de la UNAM.

Si bien los especialistas coinciden en que Ebrard es una figura con una buena imagen en el exterior, no todo se le dará en charola de plata, porque México aún tiene pendientes temas ásperos, como el panel del maíz y una posible reactivación de disputa energética bajo el T-MEC.

"A Ebrard le tocá también la resolución de las diversas controversias que han surgido relacionadas con temas de inversión, mecanismos laborales de respuesta rápida y las reformas legislativas que han generado cierto grado de preocupación entre los socios comerciales de México", apunta Novoa.

En el mismo tema, el especialista del Imco anticipa que en la controversia del maíz no resultará tan fácil, "la próxima presidenta dio un mensaje claro. De hecho, me pareció equivocado, sobre el no permitir aquí el uso de maíz transgénico, (...) ese frente me parece que va a superar las capacidades de Ebrard, porque es una política ejecutiva; mientras el gobierno mexicano no se eche para atrás, creo que no hay mucho que hacer", anticipa Carrillo.

En la parte energética tampoco se descarta que la disputa pueda revivir, aunque el corazón de este desacuerdo quedó eliminado con la determinación de la Corte de inconstitucionalidad de la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica que pretendía AMLO, nada asegura que no se vuelva a intentar en las reformas que se presenten en septiembre.

México ahora es el socio comercial más importante para Estados Unidos, por ello, es un desafío para Ebrard hacer prevalecer el T-MEC; el grado de dificultad dependerá de quién sea el próximo presidente de Estados Unidos, una carrera en la que compiten Joe Biden y Donald Trump.

Publicidad

Un reto para Ebrard en el desarrollo económico interno

El presidente del IMECE dice que otro factor que será un reto es la política industrial, la cual se enfoca al sector interno, producción y consumo, en el que se tendrán que adoptar e implementar algunas medidas de desarrollo y fortalecimiento.

"Recordemos que como Jefe de Gobierno y como Secretario de Relaciones Exteriores, debido a su cercanía con el presidente López Obrador, ha sido un interlocutor con el sector empresarial, (...) consideramos que va a dar seguimiento a la política industrial que se ha desarrollado en este sexenio buscando la consolidación de la industria nacional".

Para el experto del Imco, este es un aspecto que se le puede dificultar a Ebrard, en el cual también se debe considerar haber logrado una coordinación en los estados; si bien fue Jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal (2006 a 20129), lo que le da cierta experiencia, le hace falta mayor preparación.

"En materia de política industrial, de desarrollo económico, de desarrollo regional, creo que él puede aportar algo. Sin embargo, ahí me parece que tiene menos conocimientos técnicos", comenta Carrillo.

El coordinador del Lacen de la UNAM dice que para 2025 se profundizará la desaceleración económica mundial, lo que afectará el sector exportador mexicano, que representa 37.3% del PIB, por lo que se debe impulsar el mercado interno.

Y uno de los puntos a atacar es el de la inseguridad, que agobia a las empresas y afecta tanto el consumo como a la demanda interna.

En el tema de seguridad, Ebrard también tiene un punto, pues conoce el tema al haber sido secretario de Seguridad Pública del Distrito Federal de 2002 a 2004, cuando López Obrador era Jefe de Gobierno capitalino.

Publicidad

El desafío de consolidar el nearshoring

Claudia Sheinbaum se ha pronunciado por el aprovechamiento del nearshoring y del momento económico a favor de México. En ese aspecto, Ebrard tendrá la batuta para consolidar este fenómeno de empresas que vienen principalmente de Asia a trasladar sus operaciones.

"Lo primero que tiene que hacer es luchar a contracorriente en un gobierno que, me parece, va a tener muy difícil construir infraestructura crítica, principalmente en energía y agua, porque no hay muchos recursos fiscales", señala Jesús Carrillo.

Estos temas se han identificado como críticos para que las inversiones extranjeras aterricen en México.

Ignacio Martínez refiere que la tarea de Ebrard es que los proyectos del nearshorinhg se hagan realidad en inversión productiva, para esto se requiere que inviertan aproximadamente 400,000 millones de pesos en infraestructura física para atraer el mayor número de empresas.

También se deben apuntalar los dos decretos presidenciales publicados el año pasado, uno el 12 de mayo y el otro el 11 de octubre, ello debe generar nueva inversión en torno a los polos desarrollo hacia el sur-sureste y el otro hacia la actividad del nearshoring.

Dinero Inteligente

Únete a Dinero Inteligente. El newsletter con consejos para cuidar tus finanzas.

Publicidad
Publicidad