Publicidad
Publicidad

El interés por las visas de inversionistas de EU aumenta

En los últimos cuatro años, 263 empresarios nacionales han dolarizado su patrimonio y diversificado sus inversiones mediante las visas EB-5 y E-2.
Inversión.
El monto mínimo para obtener la visa EB-5 es de 500,000 dólares, mientras que para la visa E-2 es de 200,000 dólares. (iStock by Getty Images).

Los empresarios mexicanos aumentan su interés por invertir en Estados Unidos. A pesar del ambiente antiinmigrante y de la incertidumbre por la renegociación del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN), el número de nacionales que obtuvieron la visa de inversionista EB-5 en 2017 aumentó 93% respecto a la cifra de 2014 (al pasar de 44 permisos, a 85), según datos del Departamento de Estado de ese país. El acumulado de los últimos cuatro años es de 263 permisos.

Así, mientras miles de mexicanos cruzan la frontera para vivir en el vecino país de forma ilegal, otros lo hacen firmando cheques para abrir o expandir negocios, construir hospitales, viviendas, puentes y generar empleos con el aval del gobierno estadounidense. El medio son las visas E-2 (cuyo monto mínimo es de 200,000 dólares) y EB-5 (con una inversión mínima de 500,000 dólares) que, a cambio, otorgan la residencia temporal o permanente –según el tipo de visa- para el inversionista y su familia.

“La residencia permanente es una motivación paralela para el inversionista mexicano”, asegura Wilka Toppins, fundadora y CEO de Toppins Law Firm, un despacho especializado en visas de inversionistas, que atiende principalmente a mexicanos. “Éste es exigente, bien preparado, comprende el mercado estadounidense y busca diversificar su patrimonio. Piensa en vivir un tiempo en Estados Unidos, meter a sus hijos en la escuela y regresar a México, donde está el resto de sus inversiones”.

Lee: La vía corta para obtener la residencia en Estados Unidos

Publicidad

Con ese perfil coincide Rich Morgan, presidente y fundador de LightRx Face & Body, un proveedor de servicios médicos estéticos con 85 sucursales en Estados Unidos. “El empresario mexicano quiere invertir en algo que sea fácil, seguro y concreto. Quieren una compañía que les reditúe y garantice su inversión”, asegura.

Desde marzo pasado, Morgan ha visitado México en busca de socios mayoritarios que utilicen la visa E-2 para invertir 250,000 dólares en su firma. Con el capital pretende abrir 40 sucursales de LightRx Face & Body en el estado de California. Además de los beneficios que otorga la visa, el negocio ofrece un rendimiento de 15 a 25%, según el monto de inversión, asegura el empresario estadounidense.

La visa E-2 es la más popular entre los inversionistas mexicanos, explica Toppins. “Hay entre 400 y 600 aplicaciones cada mes, aunque no todas son aprobadas. Por 200,000 dólares pueden tener un negocio propio o asociarse con una empresa estadounidense”.

Te interesa: Trump tiene un nuevo plan para otorgarte (o no) una visa

Publicidad
REFORMAS EN PUERTA

Las visas E-2 y EB-5 fueron creadas en la década de los 90 por el gobierno estadounidense. La primera está sujeta a tratados comerciales como el TLCAN, por lo que podría sufrir alguna modificación en la renegociación que se lleva a cabo. “En el remoto caso de que el tratado trilateral se cancele, la visa se puede vincular a otro acuerdo comercial que pacten México y Estados Unidos”, expone la abogada.

El programa de la visa EB-5 es renovado por el Congreso cada dos años. Mediante la visa EB-5, Estados Unidos recaudó 22,000 millones de dólares entre 2008 y 2017, según datos de la Asociación Invertir en EU (IIUSA, por sus siglas en inglés), y aún tiene pendientes otros 12,000 dólares en solicitudes de inversionistas.

Publicidad

Debido a que el monto de inversión es mayor y el trámite es más complejo hay un retraso de 21,000 solicitudes de visas por responder, asegura la abogada estadounidense. La respuesta en uno u otro sentido tarda entre 15 y 22 meses.

Recomendamos: Estados Unidos ofrecerá 15,000 visas para trabajadores temporales

Pero hay sospechas de un mal uso. En junio pasado, el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS por sus siglas en inglés) alertó sobre 19 casos de fraude y abuso que han hecho pensar a las autoridades que el programa EB-5 es usado por gobiernos extranjeros para realizar espionaje económico. China es el primer solicitante de este tipo de visa. De los 10,000 permisos que se liberan cada año, ocho de cada 10 son para ciudadanos de ese país.

Debido a esto, congresistas y la propia USCIS ven la necesidad de elevar el monto mínimo de inversión y realizar otras reformas sobre los lugares donde se debe invertir, a fin de generar un impacto económico y en el empleo real. Incluso el mismo USCIS ha propuesto su cancelación, pero eso está lejos de suceder, segura Toppins. “El mismo Trump y su familia tienen proyectos EB-5, su yerno Jared Kushner tiene proyectos de estos – según informó CCN Money - y por eso no va a desaparecer”, confía la experta.

Publicidad
NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad