Publicidad
Publicidad

Esta start-up mexicana ya no quiere que firmes documentos en papel

EFirma promueve el uso de la firma electrónica. Actualmente cuenta con 3,000 usuarios y ha levantado 1.3 millones de pesos de inversión.
Modelo de negocio.
El emprendimiento gana dinero con el pago anticipado de paquetes de documentos. Los costos van de 15 a 79 pesos según el volumen.

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) - Cuando Felipe Leñero fundó la aceleradora de start-ups Xtratos junto con seis socios, en abril de 2014, no imaginó que sería víctima de fraude. Uno de los fundadores levantó, a nombre de la empresa, 10 millones de pesos de inversionistas ángeles y no lo volvieron a ver. No hubo juicio, pero sí reclamos de empresarios y emprendedores. La organización no sobrevivió a su segundo año y la credibilidad de los socios quedó manchada.

Para que este tipo de fraudes no volviera a ocurrir, Leñero -especialista en ciberseguridad- creó en noviembre de 2015 eFirma.com, una plataforma digital que permite firmar contratos y documentos de manera electrónica. Además, recaba las rúbricas de otros firmantes y recopila la evidencia del consentimiento en caso de fraude.

Durante dos años, Leñero trabajó en el desarrollo tecnológico de la plataforma. Para financiarlo, levantó 1.3 millones de pesos de inversión en diciembre de 2017. El fundador reconoce que obtener el capital no fue sencillo, pues el caso de Xtratos influyó de manera negativa. “Me afectó bastante, tuve problemas para el financiamiento y para hablar con otros emprendedores porque ya no confiaban. Poco a poco fui explicando lo sucedido y aceptaron que fue un error de impacto al ecosistema”, comenta.

Recomendamos: La Ley Fintech empareja la cancha a las start-ups... a medias

Publicidad

Actualmente, eFirma.com cuenta con 3,000 usuarios que suben sus documentos al sitio web de la empresa y los envían a las personas que deben firmarlos. El sistema recaba las rúbricas y manda las constancias de la operación. La start-up ofrece un servicio adicional: permite que las empresas acoplen las funciones de su plataforma a su propio sistema de gestión para que generen los contratos de forma automatizada.

La plataforma funciona con dos tipos de rúbricas: la autógrafa digital, que es la que escribe el usuario con un lápiz electrónico sobre un dispositivo móvil, y la electrónica avanzada, como la que emite el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y que requiere recabar datos biométricos como iris y huella digital. El emprendimiento, que tiene tres empleados, gana dinero con el pago anticipado de paquetes de documentos y los costos van de 20 a 5 pesos según el volumen.

En mayo de este año arrancó las ventas y hasta entonces registra un crecimiento de 40% mensual. El portafolio de clientes está integrado principalmente por empresas de los sectores financiero e inmobiliario. También cuenta con un programa de referidos mediante el cual, los usuarios ganan una comisión de 20% por lo que facturen sus recomendados durante un año.

Lee: Esta fintech reduce hasta 80% los ciberfraudes en micropréstamos

Publicidad

Ahora, Leñero quiere sumar a las empresas de tecnología financiera donde ve oportunidades de negocio, porque con la entrada en vigor de la Ley Fintech deben validar los datos y verificar la autenticidad de los documentos que les envíen sus clientes por email u otro medio digital. “Queremos que adopten algunos procesos individuales, como la recolección de la identidad (INE o pasaporte) o actas constitutivas, que requieren para cumplir con la ley”, detalla el emprendedor.

El objetivo general es que más empresas utilicen las firmas electrónicas para que crezca el mercado. En México, la Ley de Firma Electrónica Avanzada fue publicada en el Diario Oficial de la Federación en 2012, a partir de entonces inició formalmente la promoción del uso de este método de firma que se usa sobre todo para el pago de impuestos y transacciones del sistema financiero. Pero su adopción ha sido lenta para otros fines, como convenios laborales, comerciales o con proveedores, afirma Ignacio Bermeo, fundador y CEO de la empresa de contratos digitales con blockchain TRATO.

La seguridad que brindan las firmas digitales sería un escudo ante los casos de fraude. Sin embargo, Bermeo estima que las empresas tardarán 10 años más en adoptar este mecanismo. “Mucho dependerá de cómo las autoridades, sobre todo en materia legal, se pronuncien sobre la validez como prueba de este tipo de tecnología en los juicios”, afirma.

Te interesa: El ABC para protegerte de los fraudes financieros

Publicidad

También dependerá de que las compañías comiencen a ver las ventajas en las firmas electrónicas que, según Leñero, reducen hasta en 95% los costos en logística. Esto se debe a que ya no tienen que enviar físicamente los contratos o documentos, ni esperar una semana para recabarlos y cotejarlos. “Ahora lo hacen en menos de un minuto”, asegura el especialista.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad