Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Alimentos gourmet hasta tu sala de juntas? Este emprendimiento lo hace posible

Tessa Schoor y Anne Seguy fundaron Berlioz, una empresa que ofrece servicio de working lunch a otras compañías y que en 2018 alcanzó 8 millones de pesos en ventas.
mar 03 septiembre 2019 05:00 AM
berlioz.jpg
Prueba y error. En 2016, Tessa Schoor y Anne Seguy probaron vender directo al consumidor (B2C), pero fracasaron. El costo del box lunch fue una de las barreras.

Tessa Schoor ya no quiso ejercer la abogacía. Al regresar a México en 2013, después de vivir más de 15 años en Francia, decidió emprender en un sector opuesto al de su profesión: el de alimentos. “Todas las empresas necesitan alimentar a sus empleados. En ese momento, en el país no existía ningún servicio business-to-business (B2B) de esta índole y, mucho menos, especializado en juntas y reuniones. Así que lo creamos”, recuerda.

Meses después, Anne Seguy se sumó. La administradora de negocios internacionales y apasionada de la comida quedó impactada con la idea. En 2015, ambas fundaron Berlioz: firma que ofrece servicios de box lunch a empresas.

Publicidad

Crecimiento orgánico

Schoor y Seguy lo tenían claro: arrancar y crecer la empresa con sus propios recursos. Reunieron 600,000 pesos y empezaron su primera producción de comida. Después de tres años de crecimiento orgánico levantaron 1.4 millones de pesos de inversión, que utilizaron para contratar personal –pasaron de cinco a 15 empleados–, pagar a dos agencias de mercadotecnia y hacer negocios con nuevos proveedores.

Esto les permitió cerrar 2018 con ocho millones de pesos en ventas, 70% más que en 2017. “Emprendimientos como Berlioz son expertos en fidelizar clientes. Pero es necesario la aceleración y el fondeo para escalarla”, señala Isaac Lucatero, director regional del Instituto de Emprendimiento del Tec de Monterrey.

Conquista del mercado

Su cartera de clientes incluye más de 500 empresas en la Ciudad de México. Marcas como Gucci, Channel y Louis Vuitton solicitan el servicio ocasional. Otras, como la firma de arquitectura Sordo Madaleno, son más recurrentes. Y también hay pedidos especiales, como los 400 box lunch que surtieron a General Motors.

Publicidad

De todos estos, 60% repite la experiencia. “Al mes pedimos hasta 150 paquetes de comida. Y aunque es más caro, la calidad no se compara, por eso las preferimos a ellas “, dice Jesús Montoya, coordinador de Relaciones Públicas del coworking IOS Offices, quien invierte alrededor de 3,000 dólares mensuales en Berlioz.

Nuevos horizontes

Anne Seguy asegura que los clientes no buscan un producto, sino una experiencia. Por eso, este año van a lanzar un programa de recompensas. “Queremos convertirnos en una love brand que genere emociones en el consumidor, así que vamos a ofrecer regalos a las personas que nos refieran con sus conocidos. Esto para asegurarnos que el 40% de los que solo nos piden una vez se sientan en la necesidad de volver a nosotros”, menciona.

Además, las emprendedoras van a lanzar su propia competencia: Piropo. Esta nueva marca también ofrecerá servicios de box lunch corporativo, pero de comida 100% mexicana. “Es algo que nos están pidiendo los clientes y se los vamos a cumplir”, refiere Schoor.

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad