Publicidad
Publicidad

Ya es 2018… ¿Por qué todavía se venden autos 2017?

La caída en las ventas de autos el año pasado dejó más inventario de lo esperado. Para sacar los modelos rezagados, las marcas lanzaron algunas promociones. ¿Conviene comprarlos?

Ya es 2018, pero en los concesionarios aún quedan algunos modelos 2017. Al igual que pasa con la ropa de la temporada pasada, tienen un precio rebajado, pero ¿conviene comprarlos?

El que estos modelos aún estén en el piso de exhibiciones se debe a que los concesionarios no alcanzaron a 'sacar' todos los vehículos que esperaban vender en diciembre.

Según datos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), en ese mes se vende hasta 60% más autos que en marzo o abril, en los que la compra de vehículos suele caer por la Semana Santa.

Pero en diciembre de 2017, las ventas de vehículos bajaron 17.6%, causando que en los patios de los concesionarios quedara más inventario de lo esperado.

Recomendamos: Se acabó la fiesta. Las automotrices prevén bajas ventas en 2018.

Ahora, para comercializar esos modelos rezagados, las marcas lanzaron algunas promociones, pues el costo de mantener un inventario está entre el 12% y 34% del valor anual del auto. Y el concesionario es quien absorbe la mayor parte de este costo.

Publicidad

Comprar estos modelos tiene algunas ventajas. La mayor de ellas es un menor precio, que puede ser hasta 30,000 pesos inferior al de los autos más actuales, según las cotizaciones hechas por tres concesionarios de diferentes marcas para modelos 2017 y 2018.

“También el seguro (que viene asociado al plan de financiamiento) suele ser un poco más barato”, dijo un vendedor de un concesionario de Nissan.

Al comparar las cotizaciones, la diferencia en el costo anual del seguro es de 100 o 200 pesos entre un modelo 2017 y uno 2018.

Recomendamos: Estos fueron los 10 autos más vendidos en 2017.

Entre las desventajas de comprar un vehículo 2017, destaca que, aunque es un modelo cero kilómetros, al ser de un año anterior su valor se deprecia alrededor del 20%, incluso sin haber salido del concesionario. Y una vez que salga, se depreciará otro 30%, que es el promedio para cualquier vehículo nuevo.

Además, el cliente está limitado a los colores, versiones y nivel de equipamiento que haya en existencia. Por ejemplo, en el concesionario de Nissan visitado solo quedaba del modelo Versa uno color azul.

Publicidad

Conviene si el modelo se usará como taxi, por ejemplo en Uber o Cabify, sobre todo si se paga de contado, porque si es vía crédito a veces la tasa de interés puede ser más alta que la del modelo del año, diluyendo la ventaja del precio rebajado.

En el caso de una cotización de un modelo Versa, por ejemplo, la tasa de interés para el modelo 2017 es de 15.5%, mientras que para el 2018, es de 14.17%. “Esto debido a que la financiera de la marca tiene una promoción especial para los modelos 2018 que no aplica para el 2017”, explicó el vendedor.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad