Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El arresto de Carlos Ghosn muestra que hasta los visionarios necesitan revisión

Cuando los CEO toman demasiado poder, la responsabilidad y la rendición de cuentas a veces salen por la ventana.
jue 22 noviembre 2018 12:47 PM
Carlos Ghosn, chairman and CEO of the Renault-Nissan-Mitsubishi Alliance, attends the Tomorrow In Motion event on the eve of press day at the Paris Auto Show, in Paris
Carrera. Durante sus 40 años de carrera, Ghosn se convirtió en uno de los ejecutivos más influyentes en la industria automotriz.

Matt Egan

NUEVA YORK - La caída del presidente de Nissan, Carlos Ghosn, es un doloroso recordatorio de que todos necesitan un jefe, incluso los capitanes más poderosos de la industria.

Ghosn, quien fue arrestado el lunes por lo que Nissan llamó "importantes actos de mala conducta", se desempeñó como director ejecutivo y presidente de Nissan hasta el año pasado. Y tiene ambos puestos en Renault, el gigante francés del automóvil. Las acciones de ambas compañías se hundieron por la pérdida de su líder visionario.

Lee: Nissan cesa a su presidente Ghosn por escándalo, y reafirma alianza con Renault

Cuando los CEO toman demasiado poder, la responsabilidad y la rendición de cuentas a veces salen por la ventana.

Esa falta de supervisión puede llevar a un fraude, como la desaparición de Enron bajo Kenneth Lay o Tyco bajo Dennis Kozlowski.

Publicidad
Nissan cesa a Carlos Ghosn como presidente del consejo

Otros CEO imperiales, como Dick Fuld de Lehman Brothers, permitieron una toma de riesgos imprudente que arruinó a sus compañías. John Stumpf no pudo arreglar la cultura de ventas tóxicas de Wells Fargo. Y Jeff Immelt tomó una serie de malas decisiones que han regresado para atormentar a General Electric.

Lee: ¿Quién es Carlos Ghosn, ejecutivo arrestado por "conducta indebida" en Nissan?

"Se necesitan controles y balances", dijo Ralph Walkling, fundador del Instituto de Gobernanza Raj & Kamla Gupta de la Universidad de Drexel.

"El principal trabajo de la junta es contratar y despedir al CEO. Y la junta es dirigida por el presidente. Cuando esos dos roles se combinan, puede presentar una situación incómoda", dijo Walkling.

Denuncia de informante

Durante sus 40 años de carrera, Ghosn se convirtió en uno de los ejecutivos más influyentes en la industria automotriz. Fue el arquitecto detrás de la alianza global de Nissan, Renault y Mitsubishi de Japón. Las tres empresas emplean a casi medio millón de personas en casi 200 países.

Nissan dijo el lunes que inició una investigación después de una denuncia de un informante en la que se encontró que Ghosn y el miembro de la junta Greg Kelly habían estado reportando una compensación menor para Ghosn. "Se han descubierto muchos otros actos importantes de mala conducta, como el uso personal de los activos de la compañía", dijo Nissan.

Lee: ¿Por qué importa el escándalo de Carlos Ghosn por prácticas indebidas en Nissan?

"El poder máximo puede corromper en última instancia", dijo Bill Klepper, profesor de administración en la Universidad de Columbia.

Nissan reconoció ese problema el lunes.

"Algunas cosas deben corregirse, como la concentración excesiva de poder y la gobernanza corporativa", dijo el CEO de Nissan, Hiroto Saikawa, durante una conferencia de prensa.

Las juntas han sido presionadas durante mucho tiempo para romper los roles de CEO y presidente. Mantener los papeles juntos equivale a pedirle al presidente de Estados Unidos que también se desempeñe como juez principal de la Suprema Corte. El equilibrio de poder está inclinado.

Lee: El escándalo de Nissan amenaza con extenderse

"Si alguien no se siente responsable, puede participar en actos inapropiados. Se sienten invulnerables", dijo Charles Elson, director del Centro John L. Weinberg para el Gobernanza Corporativa de la Universidad de Delaware.

'Defectos no detectados'

Un montón de líderes corporativos han tenido éxito en ambos puestos. Estos poderosos CEO han sido ayudados por la designación de directores independientes respetados y encargados de supervisar.

Por ejemplo, a Jamie Dimon se le atribuye la conducción de JPMorgan Chase a través de la crisis financiera. Dimon, presidente y CEO durante una docena de años, ha convertido a JPMorgan en el banco estadounidense más grande y quizás más exitoso.

Con Jeff Bezos como presidente y CEO, Amazon se ha convertido en la compañía más dominante en el Estados Unidos empresarial, y Bezos se convirtió en la persona más rica del mundo.

"Algunos CEO imperiales pueden liderar con mucho éxito", dijo Walkling.

Lee: Francia y Japón respaldan la alianza entre Renault, Nissan y Mitsubishi

Pero advirtió que la desventaja también es mayor cuando hay mucho poder concentrado en un individuo.

"El problema es que, si hay fallas no detectadas en su líder y encuentra acusaciones de mala conducta, la compañía sufre una fuerte caída", dijo Walkling.

Considere la agitación en Tesla. Ante una demanda de la SEC por supuestas declaraciones "falsas y engañosas", Elon Musk se vio obligado a renunciar al cargo de presidente .

Y una serie de escándalos en Facebook ha llevado a peticiones para que el presidente y CEO Mark Zuckerberg renuncie a parte de su gran poder. Zuckerberg tiene la mayoría del poder de voto en Facebook.

Los CEOs imperiales son menos comunes

A pesar de que Zuckerberg se ha resistido a las llamadas para separar sus roles en Facebook, la tendencia en Estados Unidos empresarial se está moviendo en esa dirección, aunque lentamente.

De acuerdo con la consultora de gestión Korn / Ferry, el 53% de las compañías de S&P 500 tienen actualmente CEO y presidentes independientes. Eso es un aumento del 42% en 2011 y del 26% en 2001.

Y cuando los CEO imperiales se han retirado, muchas compañías están nombrando una silla independiente. Eso es lo que hizo Wells Fargo cuando Stumpf se fue bajo presión en 2016. La ex gobernadora de la Reserva Federal Elizabeth Duke se convirtió en la presidenta de Wells Fargo este año.

De acuerdo con la firma de búsqueda de ejecutivos Spencer Stuart, solo el 7% de las compañías de S&P 500 que nombraron un nuevo CEO en 2017 combinaron los títulos de CEO y presidencia. Eso es un descenso del 30% en 2010.

A pesar de sus tropiezos con Immelt, GE aún no lo ha hecho. El reemplazo inmediato de Immelt, John Flannery, se desempeñó como presidente y CEO. Lo mismo ocurre con Larry Culp, quien se hizo cargo el 1 de octubre.

"Un buen CEO no debe temer un presidente independiente", dijo Elson. "Deberían darle la bienvenida".

- Jethro Mullen y Daniel Shane de CNN contribuyeron a este reportaje.

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad
Publicidad