Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

Así se produce la Montejo, la cerveza yucateca

Grupo Modelo inauguró la planta de Yucatán a mediados 2017, donde produce toda la cerveza Montejo, junto a Modelo Especial, Victoria y, para exportar, Corona.
Va para más
En el año y medio que lleva operando la planta de Yucatán ya ha producido alrededor de 5 millones de hectolitros.

En medio de la frondosa vegetación de Yucatán, a 50 kilómetros del puerto de Progreso, se encuentra la planta más nueva de AB InBev en México, la multinacional cervecera dueña de Grupo Modelo. La fábrica, que se inauguró hace año y medio, ya se ha convertido en uno de los principales bastiones de exportación de la compañía, pues desde ahí envía el producto a más de 50 países.

El clima húmedo y caluroso de la región es una invitación para beber cerveza. Y en este lugar los empleados tienen una marca favorita, la Montejo, que presumen como "la cerveza yucateca", pues toda su producción sale de aquí, junto con parte del volumen de Corona —sólo para exportación—, Modelo Especial y Victoria.

Lee: La nueva planta de Modelo: 5.4 millones de cervezas al día

La historia de esta cerveza data de 1900, cuando José Ponce Solís fundó la Cervecería Yucateca. Su nombre hace honor al que se considera padre fundador de la ciudad de Mérida: Francisco de Montejo. Y en el año y medio que lleva en operación, la Cervecería Yucateca ha producido alrededor de 5 millones de hectolitros de esta bebida, asegura Omar Guevara, gerente de la planta.

El proceso para la elaboración empieza en Zacatecas, donde está la planta más grande de cerveza del mundo. Desde allí llegan la malta y la cebada —las principales materias primas—, que son almacenadas en los 12 silos de la planta en Yucatán, que en conjunto tienen una capacidad de 5,600 toneladas de malta, detalla Karen Martínez, supervisora de elaboración de la fábrica.

Silos.
La planta cuenta con 12 silos con capacidad de alamacenar en conjunto 5,600 toneladas de malta.
Publicidad

La malta le da el sabor y el color a la cerveza. La diferencia entre una marca y otra proviene del grado de tostado de la malta. En la cervecería Yucateca se usan tres maltas: la nacional, para cerveza clara, y la chocolate y la caramelo, que son más tostadas y se emplean para cervezas oscuras, como la Victoria y la Montejo.

Recomendamos: Así `la rompen´ los cerveceros artesanales en México

La malta pasa de los silos al proceso de molienda, después se filtra y se introduce en un tanque, que hace la función de una olla de presión, donde el líquido es sometido a altas temperaturas para definir el color de la cerveza y eliminar cualquier residuo de bacterias.

Después de cocerse, es el momento del proceso de enfriamiento y luego de los tanques de fermentación, en los que se agrega la levadura, que es la responsable de darle el sabor y el volumen a la cerveza.

Larga espera.
El proceso de elaboración desde que se muele la malta hasta que sale la cerveza es de alrededor de un mes.

La etapa de fermentación dura siete días. Después se extrae la levadura —un proceso que se logra al bajar hasta 6 ºC la temperatura— y luego se deja en reposo por 19 días. Como última fase, se filtra la cerveza para quitar los últimos rezagos de la levadura, y ya está lista para el envasado

Publicidad

Todo el proceso para hacer una cerveza tarda un mes. En total, explica Martínez, se producen 14,400 hectolitros diarios de cerveza, de los cuáles 6,000 son de Montejo.

Saciando la sed.
Las cinco líneas de producción de Cervecería Yucateca tienen capacidad para sacar hasta 10 millones de hectolitros al año.

Finalmente, las botellas pasan por el área de etiquetado, pintado, lavado, inspección, pasteurización, llenado y empacado. De la producción total, el 50% se exporta, principalmente a Reino Unido.

Esta es una de las tres plantas del grupo que hacen cerveza para exportación. Las otras dos están en Zacatecas y en Oaxaca.

También lee: Grupo Modelo alcanza la mayor producción de su historia

La planta es joven y las expectativas son altas: su capacidad instalada es de alrededor de 7 millones de hectolitros al año, pero se espera que en un futuro se duplique ese número. “Si el mercado lo pide, estamos listos para atender cualquier incremento de demanda, ya sea de exportación o en mercado nacional”, afirma Guevara.

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad