Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Energía 360 Desktop Header

La fórmula del 'gasolinazo' se mantiene con AMLO

Los precios de los combustibles contarán todavía con el estímulo fiscal para evitar alzas o bajas abruptas en los precios de la gasolina, pero el impuesto seguirá impactando al consumidor.

La política pública que provocó que los precios de la gasolina subieran se mantendrá con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. La razón es que esta medida permite seguir recaudando impuestos, estabilizar los precios al público y dar confianza para que continúen las inversiones en el sector de la comercialización.

Lee: La nueva refinería de AMLO recibirá 50,000 mdp en 2019

Del precio final de las gasolinas al consumidor, cerca del 30% corresponde al impuesto especial (IEPS). Entre enero de 2017 y noviembre de este año, el costo de la Magna pasó de 16 a 19.41 pesos, la Premium subió de 17.8 a 20.9 pesos, y el diésel de 17 a 20.7 pesos, según cifras de la Comisión Reguladora de Energía (CRE). Estos precios reflejan el promedio nacional, pero la liberación del mercado permitió que cada gasolinera fijara su costo al público, por lo que hay zonas del país con combustibles más caros.

5 datos que debes saber acerca del presupuesto 2019 de AMLO

Ahora, “la única vía que tenía el gobierno para reducir el precio de la gasolina este año era reducir o eliminar el IEPS”, dice Thomas E. Heather, asociado senior del despacho González Calvillo. Pero no ha ocurrido así.

Publicidad

La ley de ingresos de 2019 ya aprobada por el Congreso prevé una recaudación de 269,300 millones de pesos (mdp) gracias al IEPS a las gasolinas automotrices. Son cerca de 10,000 mdp más que los previstos en la ley de este año.

López Obrador prometió bajar el precio de las gasolinas, tras criticar con fuerza las alzas de los precios a lo largo del sexenio pasado, por lo que existía incertidumbre sobre si iba a usar una nueva fórmula para calcular el precio de los combustibles. Sin embargo, la actual administración ha decidido no renunciar a esa gran fuente de recursos y mantener tanto la liberación del precio como el uso del llamado estímulo fiscal, que permite reducir o aumentar el gravamen cada semana para evitar fuertes cambios en los precios de las gasolinas al público.

Lee: La gasolina tienen ADN de más de 30 países

“Es darle continuidad a una fórmula bastante probada con éxito, donde se evitan variaciones abruptas, con el IEPS como amortiguador. Eso da mucha confianza, y al empresario gasolinero le favorece en esta apertura en el mercado”, considera Roberto Díaz de León, presidente de la Organización Nacional de Expedidores de Petróleo (Onexpo).

El representante del gremio de las estaciones de servicio añade que seguir con esta política permite dar certidumbre a las inversiones que se realizan desde 2017, con la entrada de nuevas marcas de gasolineras y de proyectos de infraestructura para el almacenamiento y distribución de combustibles.

Mientras, López Obrador pide paciencia y asegura que los precios bajarán en el mediano plazo, tras la construcción de una nueva refinería, con la que se pretende aumentar la producción de combustibles dentro del país.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad